viernes, 31 de diciembre de 2004

El primer anuncio del año

A la felicidad por el consumo televisivoEn la televisión patria, el primer anuncio que se emite cada año después de las uvas, es otra de esas tradiciones de Navidad y fin de año, tan asentada como el turrón, darse abrazos y besos con semi-desconocidos, o poner el belén. De hecho, es la más coherente con estas fiestas, que todos sabemos que se las inventaron para vender más. En mi casa también se convierte en el último juego del año, cuando la familia al completo hacemos cábalas para ver quién acierta.



No voy a hacer ninguna apuesta, porque no estoy muy al tanto de qué anuncios están pegando más estas navidades, que lo mío es la tele digital (sin publicidad). Supongo que no será uno de juguetes, ni de corbatas, ni un perfume, sino de alguna gigantesca empresa de esas con un slogan que todos conocemos de memoria, y que se puede permitir el inmenso desembolso que supone la contratación de tal franja horaria. Algún emporio de centros comerciales, un banco, la Lotería, la familia Ruiz-Mateos y sus no maltratados empleados, o una institución oficial. Aunque desde que semos europeos y tenemos varios canales, es más difícil acertar:



- En la Primera, me atrevo a suponer (aunque ya digo que sin apuesta) que este año nos colarán a las 00:01, justo después de que todos gritemos «por el culo te la hinco», el deplorable spot antitabaco, para que toda España a la vez apague el puro de mala hostia en el platito de las uvas. Ése de «Su aliento más pestilente, gracias», que promueve el consumo masivo entre la muchachada y la mala conciencia del adicto, a partes iguales. O quizá el de las burbujas de Freixenet, el del sorteo del Niño, o directamente el de la próxima temporada de la cadena, que está tan en horas bajas.



- En La 2 estarán echando un documental de animales de los años setenta o la Nochevieja desde Tegucigalpa, así que no creo que entren en liza.



- Antena 3 probablemente apueste por anunciar el disco de Fran Perea, el DVD de "Aquí no hay quien viva" o una invitación a que mandes 'tono campana', 'poli campana' o 'real campana' desde tu móvil al 33333, para que si cruzas los dedos con fuerza te llegue el bonito sonido con el que despedimos el año.



- Lo de TeleCinco es ya más complicado, dado que en estos últimos meses se han puesto a la vanguardia de la publicidad subliminal, ideando nuevas maneras de desconcertar al público y vendernos submarinos. Ya sea con esa técnica de colar entre los anuncios esas "revistas de tendencias" o simulacros de noticias (que consisten en anunciar sus propios productos en forma de propuesta cultural alternativa y superfashion), o cuando aparece un reputado científico que explica las bondades del zumo con trocitos de fruta, con sesudos argumentos, y a continuación nos sueltan un publireportaje de Pascual.

Otra de sus novedades es la de meter entre sus interminables ristras de anuncios una cuña del programa que estamos viendo, ya que al irse a los anuncios te avisaban con un inmenso cartel fosforito: «Sólo durante la publi». Y todos ahí embobados zampándonos los mensajes consumistas para enterarnos en 4 segundos si Juanjo le había cantado las cuarenta a Nicky, o no.

En fin, que puede que nos sorprendan con una imagen en flash superpuesta sobre el reloj de la ciudad de Castilla La Mancha elegida (2005 será el año del Quijote, y ya sabéis: 12 meses, 12 causas, 12 campanadas desde el Toboso), con un cartelón de Pepsi, o sustituyendo el sonido de cada campanada por un «Carrefour... Carrefour... Carrefour...» o algo similar y aún más absurdo.



- En las autonómicas probablemente hayan preparado un anuncio conjunto, con todos sus empleados brindando (con cava catalán) y sonriendo, larguísimo, que dé la bienvenida a un nuevo año repleto de noticias descacharrantes e información exhaustiva sobre nuestro barrio. O si no, de la campaña pro-Madrid 2012.



- Y en el Canal 7 madrileño y otras cadenas locales, sin duda alguna nos pondrán el anuncio de la Whiskería Stark sita en el extrarradio, con las más bellas camareras (aquí sí que me apuesto lo que sea).



En fin, que la cosa no está del todo clara, pero un poco sí.



Y que sepáis que Félix halló un huevo... O sea, que:



FELIZ AÑO NUEVO




de parte de los cazurrines enmascarados, desde




tu blog amigo


Ved la teleComprad lo que ella os diga¡Y sobre todo, gritadle a Ramón García que se la hincáis por el culo!

jueves, 30 de diciembre de 2004

Peanuts reciclado

John Tones en su Focoblog me ha recordado que no había colgado el artículo de la sección Reciclaje de La Vanguardia Digital de esta semana, que tengo por costumbre saquear. Es un artículo de Jordi Costa, que analiza la trayectora y la obra de Charles Schulz, con motivo de una reedición en tomo de una edición integral de Peanuts. Ya sabéis, si no tenéis subscripción a La Vanguardia, podéis leerlo pulsando sobre la máscara de aquí debajo.

De propina, pongo un enlacito a otro artículo del maestro Costa que nos gustó mucho en su momento, publicado en el suplemento de La Luna de El Mundo, y que tituló explícitamente "300 razones para amar a Los Simpsons". A leer esperando las campanadas.

'Charlie Brown tiene descendencia', por Jordi Costa

Matthew McGrory - El gigante gentil

Un gigante en HollywoodLa primera vez que vi "Big fish", la maravillosa película de Tim Burton, quedé absolutamente fascinado con la historia, o mejor dicho, las distintas historias y lecturas que ofrece; contagiado y casi enfermo de nostalgia cuando terminaron los créditos; enamorado al instante de Elena Bonham Carter (cuando no hacía de bruja piruja); y sumido en sueños durante días, pensando en la posibilidad de que algunos de esos personajes de las historias con las que yo fantaseaba de pequeño (como el hámster devorador de muebles, el Cabeza Molida o el Elefante Japonés, sobre los cuales no creo que vuelva a hablar en este blog) existiesen realmente, y algún día me acompañasen al cruzar el río. En fin, que me pareció una película realmente mágica y de las más bonitas que he visto nunca. La recomiendo por si queda algún despistado que no la ha visto.



El caso es que una de las imágenes de la película que no me pude quitar de la cabeza desde el primer fotograma en el que aparece, es la del gigante Karl, con esa cabeza ladeada y cara de tener la mente permanentemente en blanco. Tan sólo es uno de los mitos ambulantes de esa galería de personajes excepcionales que se cruzan en la vida de Edward Bloom, el protagonista, por no hablar de la factoría completa del genio director de Burbank, repleta de seres fantásticos. Pero concretamente éste, me tuvo anonadado todo el metraje; aonadado por su naturaleza anormal, que derrumba (de un sopapo) con su arrebatadora presencia toda la admiración que sentía hasta la fecha por André el Gigante. Por su acojonante presencia (exagerada en el film), y también por esa voz de barítono.



Pues ese impresionante señor nació hace 31 años en Pennsylvania (por lo visto cuna de legendaria bizarría), es de ascendencia irlandesa y educación católica, licenciado en Derecho, se llama Matthew McGrory, y sale en el libro Guiness de los récords acreditado como la persona con la mayor talla de pie del mundo (casi 75 cm. de pinrel) y también como el actor más alto (ligeramente por encima de Tom Cruise), con 2 metros treinta y tantos.



Además de estos datos meramente numéricos, por lo que hemos podido saber se trata de una excelente persona humana. De ese tipo de adinerados famosos que dedican varias horas a la semana a obras de caridad. Amante de la música (tocó la batería en el instituto, suponemos que sin baquetas), del Jack Daniel's, con quien te puedes tomar unas copas si te le encuentras en un bar, o pedirle montones de autógrafos sin que te clave al suelo de un capón.



Dicen que cuando nació ya medía 60,9 centímetros, lo que son unos tres palmos de un canijo (a su lado) como yo, y no está nada mal. De joven hizo giras promocionales con feriantes de hoy en día como el Dr. Scholls (un P.T. Barnum actual), y fue un buen estudiante. Pero evidentemente no podía llevar una vida normal: tanto por la necesidad de tener casi todo su entorno modificado para adecuarlo a su vida, como por los problemas sociales que conllevaba su extraordinaria naturaleza. Por ello, decidió hacerse un hueco en el mundo del espectáculo.



Y como no podía ser de otra manera, llamó la atención y destacó por encima de sus acompañantes desde su primera aparición pública en un medio de comunicación. Que sería en el talk-show de Oprah Winfield o alguno de esos, porque se los recorrió enteritos, pasando por todos los canales de televisión a grandes zancadas. Desde entonces hasta su actual fama de estrella del cine, su carrera ha sido meteórica. En el programa de la superestrella de la televisión americana, Howard Stern, tuvo su propio personaje, Bigfoot, durante toda una temporada. También en TV, se le ha visto en series como Malcolm (in the middle), Embrujadas y otras que sólo se han visto en yankeelandia.



En cine, además de en esa maravillosa "Big Fish" en la que le descubrimos para nuestro particular homenaje, ha participado en "¡Los muertos odian a los vivos", que debe ser una serie-z bastante mala (no la hemos visto), en "Bubble boy" (2001, remake de una frikada de los setenta), en el alucinante homenaje al terror ochentero que hizo Rob Zombie con "La casa de los mil cadáveres" (2003), y en las pendientes de estreno "Constantine" (basada en el cómic de culto Preacher) o "The devil's reject" (la secuela de "La casa de los 1000 cadáveres"; por cierto, que el enlacito de ésta lleva al trailer).



También aparece como guest freak en videoplips de tipos como Marilyn Manson, Iron Maiden o Jason Zodiac (quienquiera que sea). Queda por tanto de manifiesto que nuestro héroe está habitualmente en la mente de los agentes de Hollywood a la hora de hacer apariciones en trabajos raritos, y bastante interesantes, al menos para el abajo firmante. Videoclips gore, películas de género, de personajes marginales, que remiten a épocas pasadas (todas ellas, en cierta manera), y con nombres importantes y muy admirados desde aquí, entre sus autores.



La rumorología ya se está cebando con el fantástico Matt. Si bien se comentan nimiedades sin confirmar como que es ambidiestro o que medía más de metro y medio cuando pisó por primera vez la guarde, o que arranca los asientos delanteros de sus coches porque tiene que conducirlos desde el asiento de atrás (igual que el hombre más alto de Springfield, en los Simpsons, serie por cierto de la que se jacta de ser un auténtico fanático), también dicen las malas lenguas que debería salir en el libro de los récords por el tamaño de su miembro, o que se le pagarían sumas astronómicas como actor porno (os juro que cosas así he leído por Internet, que no es una coña nuestra). Y ahí sí que no, un respeto, que el porno es otra cosa para la que no hace falta saber actuar, y Matthew sabe. Yo tengo un respeto muy serio por este hombre, que me parece de verdad un gran actor, dentro de sus limitaciones físicas. No entiendo nada de interpretación, pero vi en su momento "Big Fish" y "La casa de los 1000 cadáveres" en la misma semana, y mientras en la primera causaba ternura y admiración, en la segunda aterrorizaba, apenas con el mismo maquillaje, con su sola pulsión actoral y su mirada. Estamos hablando de un gran actor. Grande, y además muy muy grande.

E lo ma grande

miércoles, 29 de diciembre de 2004

Gracias, Amèlie Poulan, por alentar mi friquismo

Pippen y Jordan eran mis Robin y BatmanAlgo parecido a lo que le pasara a Amèlie con la caja de recuerdos del "señor Bredotó" (o Brétódó), este fin de semana ha aparecido en un cajón de mi casa una cajita de cartón, que contenía un puñado de cositas maravillosas que acumulé de pequeño. Concretamente, montones de cromos americanos que guardaba entonces como un tesoro. De distintas colecciones, no completas (e incluso de alguna de las ellas sólo unos pocos ejemplares), pero no por ello menos valiosos: por un lado, centenares de estampitas de la NBA de 1992. De esa impresionante fábrica de sueños que era entonces, por la época en la que todos nos quedábamos cada viernes por la tarde embobados viendo a Ramón Trecet y su 'Cerca de las estrellas'. Decir Jordan, Bird, Wilkins, Malone, Thomas, Webb, 'Magic'... para algunos no es decir nada. Para mí, lo era todo. Recuerdo que daban estos cromos con el As o con el Marca, un día a la semana. Un sobre con cada ejemplar. Y un vecino y yo, poco menos que acampábamos junto al kiosko y amenazábamos a los vecinos para que nos dieran sus cromos, para ir acumulando postalitas que esconder lejos de mamá y de la basura.



Una de las elucubraciones del fascinante mundo de Boris Vallejo, que diría un pedante Otro de los montoncitos de cromos que había en la caja es de una colección de trading-cards de superhéroes Marvel, con un dibujo (de las más grandes plumas de la compañía) en el anverso, y fichas de personajes en el reverso. Con su historia, poderes, puntuaciones, etc.



Y también hay un puñado de cartas, no muchas, de colecciones particulares de impresionantes dibujantes que me fascinaban entonces, tales como Hayime Sorayama (de estas tengo casi todas), Boris Vallejo o los hermanos Hildebrandt. En fin, un hermanamiento entre pajerismo y nostalgia en forma de obras de arte en miniatura, que me han aparecido de repente, cuando no lo esperaba, después de tres o cuatro años sin saber de todo ello. Gracias, Amèlie, si lees esto.

Cromos para el recuerdo

Adiós a "El Víbora", ahora sí que sí

El número 299/300 de la revista El Víbora ya está en los kioskos. Con portada de Nazario, y sendos logos abajo anunciando "25º Aniversario" y "Último número". Se acabó lo que se dab... lo que se vendía. No lo hemos pillado todavía, supongo que caerá en cualquier momento, que no es fácil mantener esta fama de manirroto.

¿Qué pasará con el 'Planeta Enfermo'?

Planes para Nochevieja

Cuando uno señala al reloj, sólo el tonto mira al dedoA sólo dos días de que comience la más exagerada y absurda celebración española, la verdadera FIESTA del año, en la que miles de personas beberán por primera vez, vomitarán por primera vez, se despertarán en un contenedor de basura por primera o segunda vez, o perderán su virginidad hasta tres veces en una noche (si es que esto es posible), aún no tenemos ni idea de dónde acabaremos dando con nuestros huesos después de la cena familiar. En realidad, el 80% de los conciudadanos me temo que se encuentran ante la misma disyuntiva. Y las posibilidades son, únicamente, las siguientes:



1. Fiestón por todo lo alto en la macrodiscoteca del extrarradio Edén. Por 200 euros más IVA, ofrecen cotillón (con gomita), barra libre de primeras o como mucho segundas marcas, catorce pistas de baile, un ejército de DJs residentes, chunda-chunda y waka-waka hasta decir basta, la vista gorda en los servicios por parte del gorileo, y resaca hasta bien entrado febrero. Imprescindible chándal con la banderita y pelo con forma de cenicero. Mejor que no. El infierno puede esperar.



2. Viaje de fin de semana al pueblo de un colega. Un plan perfecto: barato, original, alternativo y transgresor. Lo de estar pendiente a las campanadas es lo de menos. Lo bonito es compartir experiencias en el salón arropados en mantas, con esa sensación de que todo puede pasar, de estar en el lugar idóneo, ajeno al borreguismo del resto de la gente, que todos los años hacen lo mismo. Mejor hacer este plan, que se puede hacer cualquier otro fin de semana del año, pero no se hace porque no mola, porque es de domingueros. O algo. Veinte minutos después de las campanadas, todos dormidos.



3. Salir de bar en bar, como un fin de semana normal. Este plan es mejor no planificarlo, por solidaridad con toda esa gente que ha terminado de esta manera cuando no le han dejado entrar en la fiesta de la Zaxxon, por la que pagó medio salario, o cuando descubrieron que una gran parte de los taxistas también gustan de salir en Nochevieja. En sí, el plan es original. Ver a gente diferente en cada sitio, la posibilidad de ampliar el círculo de amistades, de desaparecer en mitad del trayecto con un/a hermoso/a chavalote/a que conocemos de repente... Generalmente, en todos los bares te cierran la puerta en las narices o te escupen, y tendrás pesadillas durante días con la frase «fiesta privada, capullo». Por no hablar de los precios de las copas, cada una de ellas más caras que la cena familiar. Además, si uno cree que yendo al bar de siempre, donde es una cara conocida para el dueño, le van a invitar a las copas, es que sueña despierto.



4. Bôite en un hotel o similar. Suponemos que este plan es perfecto. Mejor si uno llega en su Ferrari azul cielo del brazo de Carmen Electra. Pero estamos hablando de planes para gente corriente, no para príncipes o emires.



5. Fiés en casa del vecino. Generalmente, se prometen cientos de chavalas (o maromos, dependiendo del sexo del vecino/a y sus amistades), y barra libre por cuatro duros. La realidad es que el anfitrión no tenía dinero para salir, y sus padres cenan en casa de la suegra. Cada uno trae su bebida, nadie se acuerda de traer algo para picar, siempre se rompe algún objeto valioso comprado en el extranjero, e inevitablemente en la fiesta todos/as son del mismo sexo. Esta vez, todos dormidos dos horas y veinte después de las doce. Pero porque se acabó la bebida, que si no... Si por algún avatar del destino en la fiesta coincide que hay chicos y chicas, pero no del mismo grupo de amigos, puede que hasta pase algo curioso, y haya dos que se lo pasen bien, dependiendo ahora de cómo se de el bailoteo horizontal.



6. Trabajar en Nochevieja. Cuando uno va teniendo cierta edad, parece la opción más sensata, aparte de la de quedarse en casa viendo a Raphael. Además, la situación económica aprieta. Uno puede cuidar niños, revender entradas, ejercer de miembro de la seguridad en la puerta de un local de copas (agorilarse, vaya), y sobre todo trabajar de camarero. Los más osados o ambiciosos, incluso alquilan un bar y hacen una fiesta. Hay gente que ha acabado viviendo de ello. Para quien sea capaz de estar una noche entera despierto sin beber alcohol (no es nuestro caso), puede ser la opción. Pero no a falta de dos días. Haberte puesto las pilas antes.



7. Quedarse en casa. Ya lo decía Dorothy en "El mago de Oz". Allí se está como en ningún sitio. La única pega, inventarse una fiesta perfecta para cuando te pregunten «qué tal en Nochevieja» durante las próximas semanas, y saber desconectar cuando en grupo se hable de las barrabasadas que han hecho todos los demás menos tú.



En fin, que seguimos sin tenerlo nada claro. Este año vamos a quemar la ciudad, este año es el bueno, el nuestro. Seguro. Pero todavía no sabemos muy bien de qué manera. Se aceptan propuestas.

Y ya sabéis: ¡por el culo te la hincooooo!A beber y desfasar, en la calle y después de las diez, como animales

martes, 28 de diciembre de 2004

lunes, 27 de diciembre de 2004

Florence Foster Jenkins, la soprano del sopor

Es como una de esas con las que ligaba Groucho en las películas de los Hnos. MarxAsí como Ed Wood Jr. es universalmente respetado y cuenta con miles de incondicionales en el mundo, basados su fama y reconocimiento en considerarle "el peor director de cine de la historia", o del mismo modo que hay quien queda subyugado ante la asistencia a un concierto de La Rata de Antequera, Tony Genil o Leonardo Dantés, hay quien encuentra una belleza mutante en la horrible voz de la soprano Florence Foster Jenkins. Y en su vida un ejemplo de lucha palurda por el estrellato, una búsqueda de su lugar en la historia de la música, a la que finalmente accedió a golpe de talonario y superando barreras tales como sus problemas de salud, el desprecio de sus amistades de la alta alcurnia y, sobre todo, su incapacidad vocal manifiesta. Estamos ante la que es considerada, con permiso de Tamara, como la peor cantante de todos los tiempos.



También conocida como "la reina del aria oscura" ('Queen of the night' era uno de sus temas favoritos), "la diva inversa" o "la primera dama del patinaje sobre la escala musical", nació en 1868 en Pennsylvania, en una familia acomodada. Amante del bel-canto y la opereta desde pequeñita, y de la música de los grandes compositores clásicos esos que estudiamos en el colegio, quiso dar clases de música, pero su padre se negó a invertir dinero en ello, probablemente consciente de que cuando la niña de sus ojos cantaba los vecinos huían despavoridos.



Florence se mudó a Philadelphia con el adinerado doctor Frank Thornton Jenkins, quien le financió sus estudios y con quien se casó un martes de finales del siglo XIX. En 1902, se divorció de Frank, quien tampoco veía con buenos ojos, o mejor dicho no escuchaba con buenos oídos la aficción de Flo, que por entonces trabajaba dando clases de piano. Unos años después, en 1909, falleció el padre de la criatura, lo que le proporcionó, como única heredera, una considerable fortuna con la que, ahora sí, se preparó concienzudamente como soprano, y se hizo un hueco en la alta sociedad de Philadelphia. Fundó el Verdi Club (un local donde se daban clases de música y recitales, evidentemente de entrada restringida e imprescindible vestido de etiqueta), y poco a poco empezó a labrarse una cierta fama, dando su primer "concierto" en 1912.



Lo curioso de este personaje es que, a pesar de que tanto los textos de la época como la fe que podemos dar nosotros tras las escuchas de sus ejecuciones vocales, coincidimos en que su voz es cuando menos poco agraciada, y los temas los adornaba con todo tipo de gallos y errores armónicos, ella se consideraba una gran cantante, y se comparaba con grandes sopranos de su época. Pero es un claro ejemplo de que por Murder on the high Csmás que la mona se vista de seda, es decir, por más educada que tuviera la voz, ni siquiera los más grandes expertos pueden lograr que uno sepa afinar, si tiene un oído enfrente del otro (los de OT podrían tomar nota de esto). Precisamente a los críticos dedicó una de sus famosas frases altivas y un tanto incongruentes: «la gente podrá decir que no sé cantar, pero no podrá decir que no canto». Con dos bemoles.



Para su puesta en escena, combinaba la ejecución (literalmente, sin miramientos y con saña) de óperas de Verdi, Mozart o Strauss, con algunos hits de la canción ligera, como el 'Clavelitos' (que desgraciadamente nunca llegó a grabar). Igual que hacen AC/DC, acompañaba cada uno de los temas con una coreografía y parafernalia diferentes, ya fuera lanzando flores, sentada en una silla haciendo de plañidera o con más cambios de vestuario que la Obregón.



Durante los años 20's y 30's del siglo pasado, trasladada a la ciudad de New York, era ya una habitual en los saraos y su fama era considerable. Al parecer, las malas lenguas decían que se peleaban por ir a verla, que los precios de las entradas se disparaban, ya que sus recitales, que ella llevaba a cabo con el máximo respeto, eran seguidos con sorna y tomados por espectáculos cómicos. Que la gente se partía de risa, vamos. De todas maneras, y quizá por esa razón, solía restringir la entrada a su círculo de amistades (los cuales imaginamos que irían por compromiso y con tapones para los oídos a mansalva), y tenía por costumbre el realizar un único recital público anual (como Barbra Streisand), en el salón de actos del Ritz-Carlton.



En 1943 tuvo un accidente a bordo de un taxi, lo que la proporcionó según su propio criterio una mayor capacidad vocal, y le permitiría llegar a notas más altas.



The glory (????) of the human voicePero la demanda era tan grande, que el 25 de octubre de 1944, a la edad de 76 años nada menos, dio un concierto en el inmenso Carnegie Hall, cuyas entradas se agotaron en cuestión de horas (llegándose a pagar 20 dólares de la época por una butaca), y que dio como resultado uno de los pocos discos que nos ha legado, "The Glory (????) of the Human Voice" (sic, incluidas los signos de interrogación).



Un mes después, la diva falleció repentinamente. A pesar de que hay quien sostiene que con el corazón roto (ante los continuos ataques en el papel couché y las carcajadas que provocaban sus actuaciones), probablemente palmó sumida en el placer de catar las mieles del éxito, feliz y pletórica, con esa misma sensación de grandeza con la que vivió sus 32 años de carrera, y ajena (consciente o inconscientemente) a las críticas especializadas y de la humanidad en general, que la consideraban entonces, y seguimos haciéndolo, como una bizarra broma musical.



Pero lo que es indudable es que logró convertir su sueño en realidad, y ganarse la vida haciendo lo que le gustaba (con ayuda de una herencia millonaria, vale), a pesar de las citadas críticas y de un físico poco agraciado. Mantenemos por tanto la duda acerca de quién se reía más a gusto: si el público con sus canciones y su inocencia, o era ella la gran bromista adinerada que logró llevar a su vida el clásico dicho de que "lo importante es que hablen de uno, aunque sea bien".

Apaga el disco ya, SuperAstro,que me da algo

domingo, 26 de diciembre de 2004

No comas nada. Pásalo

Me acaba de llegar un e-mail:



«No consumas productos catalanes. Agua: Font-Vella, Vichy Catalán (...) y ni se te ocurra brindar con Cava catalán estas navidades.

Podrás pensar que todos los catalanes "no son iguales", y tienes razón, pero si dejas de comprar sus productos, harás que esos que "no son iguales", se levanten contra sus gobernantes, pues ahora callan. Si dejas de consumir sus productos, podrás conseguir, si por alguna razón tienes que ir a vivir a Cataluña, que tus hijos puedan estudiar en un colegio en lengua española. Acuérdate que ese político, pactó con ETA para que cometiera sus atentados en otro territorio que no fuera el catalán. Recuerda que este simple gesto, que no te va a costar dinero, solo va a traerte beneficios, y reportarte una gran satisfacción. Y sobre todo: ¡¡¡¡¡¡¡¡PASALO!!!!!!!!»




Es uno de los e-mails más tontos que he recibido desde 1945. Sólo ha faltado poner al final algo así como "José A. P. de R. mandó este e-mail a 10 de sus mejores amigos, y en sólo tres meses ganó una quiniela bla bla...".



Supongo que a todos os ha llegado, éste o alguno parecido, ¿no? En fin, el tema de moda. Para mí, lo de reivindicar el absentismo de cava catalán estas navidades, es algo tan absurdo como enarbolar la sandalia de Bryan y seguirle por todo Jerusalén; coger un símbolo al azar, por asociación directa y sin pensar en ello, y maltratarlo al extremo. En este caso, con la idea de dañar la economía de una región de nuestro país. O sea, tirar piedras ("¡no ha dicho Jeovah!") contra nuestro propio tejado. Para que aquellos que crean en el ridículo boicot, sepan que están siendo incoherentes casi las 24 horas del día; levantándose por la mañana en colchones de marcas catalanas, vistiendo ropa de allí, comiendo cosas de allí («hostia, me estoy comiendo unos Doritos de Matutano, hechos en Lleida, ¡a vomitar! ¡Y mi colección de incunables de la Patrulla-X son de Planeta DeAgostini, empresa catalana! ¡¡Los quemo ahora mismo!!...». Para este tipo de fanáticos, el máximo respeto. Esta web os ayudará).



Y todo esto, ¿por qué? Porque un señor de bigote, Llosep-Lluis Carod-Rovira, perteneciente a un partido independentista catalán, hizo una declaración airado por las circunstancias, en las que hablaba de no apoyar las olimpiadas de Madrid, al haber sido rechazada su propuesta de una selección catalana de hockey (de las que luego se retractó); y porque al parecer se reunió con ETA y pactó un alto el fuego en su pueblo, y no en el resto del país (que no es lo mismo que proponer a ETA que cometa atentados, pero fuera de Cataluña como dice el e-mail, un pequeño error de redacción, supongo...). No le justifico, y le dimos hace poco en esta web un premio al tontaina del año. Pero que yo sepa, no es el dueño de todas las plantaciones de cava. Que le pregunten al señor que recolecta uva en Figueres, qué le parece todo esto. Seamos un poco más serios.



En definitiva, la cuestión está en que el PSOE no podría sacar adelante ninguna ley sin ayuda de ERC, el partido mayoritario de Catalunya. Como si esto fuese una novedad. Así es la política, señores. Es lo que hay. Pactos, intereses creados, especulación y chabacanería. Esto viene pasando desde que existe la política, y este caso concreto está siendo una excusa perfecta para dejar salir la xenofobia y el anticatalanismo que muchos llevan dentro. No hay más que escuchar a la gente cómo habla del tema.



Creo que si el partido clave en las votaciones (que es lo que ha resultado ser ERC, un partido democráticamente decisivo, por cantidad de votos, ni más ni menos, y que los partidos grandes se lo rifan. Estamos hablando de POLÍTICA, y los políticos son todos iguales, y así seguirá siendo, ¿qué cojones tiene que ver el cava o la butifarra?), decía, que si le hubiese tocado hacer de "ERC" a un partido andaluz, por ejemplo, que a cambio de apoyar al gobierno central pidiera más dinero en agricultura para sus olivas, por ejemplo, nadie pondría el grito en el cielo ni pediría la cabeza de Los Del Río.



Según el sabio autor de la misiva, basta de comer productos catalanes. Y lo explica: así tendremos más beneficios y satisfacciones, y nuestros hijos podrán estudiar en castellano en Esplugues, si queremos. Y haremos que los ciudadanos que no piensan como ellos, se levanten contra sus gobernantes. Por esa inteligente regla de tres, como el gobierno central me está tocando bastante las pelotas (éste y el anterior, y también el próximo, sin duda), y para que hagan las cosas como a mí me gustan, pues a partir de ahora me declaro en huelga de hambre sesgada, y sólo comeré en el McDonald's... bueno, pensándolo mejor, sólo productos de Burundi.

Prometo no volver a hablar de política

sábado, 25 de diciembre de 2004

Culturilla antes de Navidad

Mientras mamá rellenaba el pavo, la abueli se quejaba de todo, los primitos correteaban y tropezaban siempre a un palmo de la chimenea, y todos se besaban bajo el muérdago, estos días he sacado tiempo para algo de subcultura.

- He visto dos películas que me han gustado mucho ("Smoochy" y "Desenfocado"), una que no me ha gustado ("Yo, robot"), y una que me entusiasma, como a todos ("Eduardo Manostijeras"), y que la he visto más veces que el episodio de los Simpsons donde a Bart se le queman los regalos de Navidad (también lo han echado estos días, hay que joderse). Sobre alguna de estas películas puede que vuelva en otro momento.

- Acerca de un disco que me he comprado (de The New Strychnines haciendo versiones de los Sonics), también quisiera hablar un día de estos.

- He devorado de una sentada la novela gráfica de "El Borbah" (Charles Burns), y los dos primeros tomitos de "Sudando tinta" (Peter Bagge y su cuchipandi), que los tenía pendientes, y he terminado el tomo de ciencia-fición de la EC del que hablaba el otro día.



También le he hecho, con estas manitas, un regalo precioso y cursi a un familiar, que en cierto modo nos ha reconciliado. En fin, que ha habido tiempo para todo en estas fechas. De todas formas, elegir entre estas lecturas y películas, o ver a Bisbal haciendo playback abrazado a un Lunni... Pues es bastante sencillo.



Ahora que lo pienso, no he salido mucho de farra. No me apetecía nada. Será por el frío, o por ver si este año pillaba a Santa Claus trayéndome las movidas. Que precisamente, me ha traído el feto-mascota que tengo ahí a la derecha en un frasco. Un envío desde FetusMart. De paso, para hacerle esto más acogedor al pequeño ninja HenryDosDos, he adecentado un poco la web. He cambiado cuatro cosas.



Ah, por cierto, abrígate al entrar aquí, que está nevando en FRUNOBULAND (no, no era un virus letal en tu PC).

Papá Noel me pilló con los pantalones bajados viendo a Winona Ryder

viernes, 24 de diciembre de 2004

I Entrega de premios Frunobuland - Lo mejor de 2004

MADRID/Agencias



Madonna Ciccone y Angelina Jolie, cuchicheando sobre el apuesto SuperAstroAlfombras rojas, limusinas, joyas y vestidos de diseño, escotes de vértigo, moderneo y mucho glamour, se pudieron ver anoche, bajo la carpa montada para la ocasión dentro del Palacio Real, durante la entrega de los I Premios Frunobuland, a lo mejor de 2004. Ninguno de los nominados faltó a la gala, en la que más de tres billones de personas pudimos ver en directo, a través del Canal de Historia (además de las actuaciones de bandas como los Rolling Stones, Bob Dylan o Fran Perea), momentos televisivos que darán mucho que hablar; como ese pezón deslizado de Janet Jackson, o el morreo que le propinaron al alimón Britney Spears, Madonna y Traci Lords a Frunobulax.



Mamoneos aparte, hemos hecho un tremendo esfuerzo, y ya tenemos un best of, unos highlights, unos greatest hits, es decir, lo que más (y lo que menos) nos ha gustado de este 2004 que está acabándose. El esfuerzo ha sido doble: primero porque estamos muy poco al día y casi siempre mirando al pasado (como se puede detectar en recientes reivindicaciones en este blog a Zappa, los tebeos de ciencia-ficción de hace 50 años o los videojuegos del Pleistoceno), y no entendemos a la inmensa mayoría de los artistas y famosos contemporáneos; y segundo, porque este año no ha sido demasiado prolijo culturalmente, y pocas cosas pasarán a la historia. Esto es lo que se nos ha ocurrido, y esperamos que lo completéis y nos hagáis ver la luz en los comments.



MUSICA

La gala comenzó con la entrega de discos de cadmio a las mejores novedades discográficas. La siguiente lista es prácticamente todo lo que ha sonado en nuestros respectivos aparatos, de cuanto se ha publicado en este 2004, aproximadamente ordenado y consensuado. Si se nos olvida algo, ya lo pondremos en otro momento:



The Hives, elegantes para la ocasión1. The Hives - "Tyrannosaurus Hives"

2. The Shins - "Chutes too narrow"

3. Green Day - "American Idiot"

4. Kings Of Leon - "Aha shake heartbreak"

5. Reverend Horton Heat - "Revival"

6. Scissor Sisters - "Scissor Sisters"

7. Björk - "Médulla"

8. Tom Waits - "Real gone"

9. Wilco - "A ghost is born"

10. PJ Harvey - "Uh huh her"



Por cierto, que el disco de REM nos ha hecho perder totalmente la poca esperanza que nos quedaba en el que fue el mejor grupo de los 90's, y les entregamos a Michael Stipe y los suyos un disco de caca y una colleja . En cuanto a discos recopilatorios, que son muy socorridos para ir tapando huecos en la estantería, estos fueron los galardonados:

Neil Young a su rollo

1. Neil Young - "Greatest Hits"

2. Pixies - "Wave of mutilation"

3. Guns 'n' Roses - "Greatest Hits"

4. Nirvana - "With the lights out"

5. Travis - "Greatest Hits vol. 1"



(En el de Nirvana nos gastamos más de 60 ecus, todo por ser fieles a la memoria de una adolescencia rebelde y crunch... En fin). Después de unos cortes publicitarios, la gala siguió haciendo entrega del micrófono de manganeso a las mejores actuaciones en directo. Que ha sido nuestra asignatura pendiente, nosotros que antaño íbamos al menos a un par de festivales y casi a concierto por semana... Nirvana. Vida, mucha vida Entre el pluriempleo y nuestro intento de superar el umbral de la pobreza, hemos pogueado muy poco. Lo que más nos gustó fueron los Pixies en el FestiMad, que fue tan grande como ver a los Beatles. Aunque en el mismo evento nos hicimos fans a muerte de Young Herat Attack. También nos gustaron mucho The Gaforic Explosion, o los Coronas, a los que ya les hemos visto unas cuantas veces. Albert Plá nunca decepciona, y el concierto de los Hives estuvo a la altura de lo que se esperaba, aunque el sonido no muy allá. Poco más, sinceramente. Aunque está en boca de todos los suertudos que lo presenciaron, que pasará a la historia el de Brian Wilson en el FIB, y los dinosaurios que celebraron el Xacobeo. Si quieres, puedes dejar un comentario con tu actuación favorita, y le haremos llegar al interfecto su premio.



CINE Y TV

En cuanto al celuloide, aquí sí que no tenemos casi nada que decir. La inmensa mayoría de los premios quedaron sin entregar. Aunque sea de un snobismo tremendo, de verdad que las salas de cine nos parecen lugares de tortura. El precio desorbitado, las butacas incomodísimas, la gente haciendo ruido, comiendo y bebiendo cuando no directamente de pie dando gritos y tirando tuercas a los de las filas de atrás, pues nada, que no hemos ido a ver más de 5 ó 6 películas de estreno en todo el año, y sólo cuando hemos sido invitados. Aquí que si nos ceñimos a estrenos, es evidente: las dos de "Kill Bill", "Los Increíbles", "Fahrenheit 9/11" y "Crimen ferpecto". "Spiderman 2" también nos gustó.

Un poco pobre, sí. Pero es que nos pasamos el día viendo películas de la tele digital o del videoclub de importación de turno... Se admiten recomendaciones.



El presentador de la gala, a su llegadaEn televisión, pues la cosa también ha estado bastante flojita, ¿no? Lo único que se ve en Chez Frunobuland es el Canal de Historia, Calle 13, VH1, el Canal Playboy y el Canal 18, cine de todo tipo y alguna cosita concreta más. Este año ha estado muy politizado, y hemos sido todos un poco adictos a la información de actualidad, y los mejores momentos televisivos nos los han ofrecido Rajoy, Bin Laden, Al-Jazeera, la comisión del 11-M, Condoleeza Rice, Fidel Castro y sus caídas, Trillo y su "¡viva Honduras!", los señores que pegan a sus mujeres, la violenta y a veces sin sentido campaña antitabaco, la teta de Janet Jackson, Fernando Alonso... Ah, Carlos Latre es el puto amo, y le dimos dos premios enormes.



Pero el tepé de oro lo tenemos guardado, y se los daremos a Ramón García, que hizo correr personalmente un bulo por Internet, para que toda España sin excepción, incluso los presentadores de las otras cadenas, estemos pendientes del momento en el que recite el mantra "Feliz 2005", y todos le contestemos al alimón que se la hincamos por el culo. Los medidores de audiencia de TVE1 van a reventar.



PAPEL

Uno de los pocos libros recientes que nos han gustado muchoEn literatura, ha sido el año de "El código Da Vinci" y los más de 10 libros escritos alrededor de éste que se han visto por ahí, y lo que te rondaré. Por supuesto, no lo hemos leído, por pura cabezonería (y aunque lo hubiéramos hecho no lo diríamos...), y el premio Pluma de platino se lo clavamos a Dan Brown en un ojo durante la gala. Es que, independientemente de lo que ponga en el puto libro en sí, la jugarreta de marketing que han montado a su alrededor, el ver cada día a más personas con el mamotreto en el Metro, ha sido un fenémeno comparable a la pulserita de los chinos hace unos años, o el jersey blanco con banderita de EEUU del invierno pasado. Terrorífico. Igual que nos pasa con los discos y con las películas, vamos un poco tarde, y las mejores novelas que hemos leído no son de actualidad. Las más recientes, "Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay", que es una obra maestra, o el "Diario" de Palahniuk. El resto, cosas antiguas y no-ficción ("¡Más madera! Una historia del rock" nos llevó 3 meses acabarlo, por ejemplo). Y en un acto de contricción, confesamos que no hemos leído más de 10 ó 15 libros enteros en todo el año...



Br1tn3y 5p34rsDespués de otra pausa para publicidad y la actuación de la Pitonisa Lola y la Pantoja de Puerto Rico, llegó el momento de la entrega de los Kioskos de oro. Este año han aparecido nuevas revistas como setas. Truños musicales como las revistas de la MTV y Los 40, que no hemos tenido el gusto de hojear, y que no se llevaron premio en la gala; otras que puede que traigan algo interesante en el futuro, como Bizarre; ha vuelto la revista de tebeos que más nos gusta, el Wizard; nos hemos hecho adictos a revistas machistas, de tías y cachondeo, que nacieron a la par, como Maxim y FHM; los miércoles hemos cambiado El Jueves, que apenas pillamos algún número suelto cada veinte semanas, por la infantil Mister K, que siempre la pedimos al kioskero como si fuera para nuestro sobrino, y en cambio nos echamos unas risas al llegar a casa; El Víbora está en los estertores; y seguimos fielmente, aunque con altibajos, el Ruta 66, el Popu y el MondoSonoro.



El panorama fanzinero está de capa caída, y en todo el año sólo hemos añadido a la estantería un par de MondoBruttos y de 2000 Maníacos, un espléndido número de Mudhoney (tenemos adoración por este 'zine), algún Monja Jamón que apunta muy alto, y uno que no nos acordamos del nombre, y que dedicó su primer número a la historia del heavy metal en el cine, muy bueno. Ah, y también han salido algunos panfletos sobre música rarísima que no entendemos muy bien, como el Bang! y el Dead City Radio. Este vacío cultural ha sido claramente suplido por la multiplicación de los blogs que rezuman pasión por la subcultura, como este mismo que estás leyendo. Para todos ellos (y a todos los webloggers que nos ahorramos de citar para no dejarnos a nadie), vaya el premio Mostrenco de plata.



Y en cuanto a tebeos, pues hemos perdido todo contacto con los superhéroes, que hasta hace poco éramos unos Marvel-zombies, y hemos recopilado un buen puñado de tomos de clásicos de la Biblioteca Marvel, algún Odio, alguna cosita de Clowes o Burns, Usaji Yojimbo, del que somos absolutos fans, y poco más. Andamos muy perdidos.



PREMIO A TODA SU CARRERA

Un discurso del fuckhrerHa sido un año negro, y durante algunas semanas eran constantes las noticias de gente a la que admirábamos que la espichaba. Los más llorados, Johhny Ramone y Russ Meyer. Dos iconos con los que hemos crecido y cuyo legado llena gran parte de nuestras estanterías. Pero también nos han dejado John Peel, Fay Wray, Ronald Reagan, Peter Ustinov, Greg Shaw... Subió a recoger el premio, en nombre de todos ellos, el camello de Carmina Ordóñez.



En fin, que no ha sido un año que vaya a pasar a la historia. Al menos no por nada bueno. 365 días que nos han dejado terribles atentados (entre ellos el mayor que ha habido jamás en Europa), un cambio político durante esos cuatro durísimos días que cambiaron Instantánea del campo de batallala Democracia, una guerra televisada en directo desde Irak (hay muchas otras guerras, pero no tienen audiencia), sin solución y con una media de 20 muertos diarios (con sus torturas a prisioneros de guerra, sus kamikazes, su especulación...), una vuelta a "las dos españas" más evidente que nunca desde 1975 (sazonada con una absurda campaña anticatalanista en la televisión y la prensa más rancias), unas elecciones en USA en las que Satanás salió reelegido, la creciente oleada de racismo (y su aprovechamiento en los medios de comunicación y los estamentos deportivos), el secuestro sangriento en Osetia o la miseria de la crueldad humana en prime-time... En fin, el año del fanatismo elevado a la enésima potencia. La confirmación, por si a alguien le quedaba alguna duda, de que el mundo sigue siendo una mierda. Esta fue la parte emotiva y con música tristona de fondo, durante la entrega. De homenajes y obituarios. Justo después, saltaron al escenario Bisbal y Melendi, y todos a mover el cu-cu como si nada hubiera pasado.



MENCIONES ESPECIALES

Nosotros estábamos muy bien callados detrás de nuestras máscaras, con nuestros deuvedés, nuestros discos, nuestros tebeos y nuestras cositas, así que terminamos la gala con los premios a los personajes más tontos del año. Ex aequo para Josep-Lluis Carod-Rovira y Nicky-Ana Belén Eltransexual-Degranhermano. Con mención especial para Aida y Ana Rosa Quintana, que ni siquiera estaban invitadas a la gala. A la tal "Fresita", los de seguridad no la dejaron entrar.



SE CIERRA EL TELON

Como colofón, salió el Rey Juan Carlos, que estrenó 24 horas antes, en primicia, el discurso de este año. Especialmente sentido y solidario. Luego salimos al escenario nosotros mismos, e hicimos propósitos para el año próximo. Pero eso lo dejamos para otro post, que esta noche es Nochebuena, así que vamos a dejar de escribir esto y empezar a beber. Y a brindar con cava, kalimotxo, sidra, un rioja, fino, manzanilla, whisky segoviano, alvariño, gazpacho, la salsita del cocido madrileño, o líquido de lentillas si hace falta.



Chimpón. Feliz Navidad.









Yo acabé con todos los canapésYo miré debajo de las faldas de las más jamonasYo me dediqué al hurto indiscriminado

jueves, 23 de diciembre de 2004

La cárcel de papel

Gracias a un post de hoy en La Cárcel de Papel, el sitio web en el que más saben sobre tebeos de toda la Blogosfera, esta tarde hemos recibido más visitas que Google y sexo.com juntos. Si a alguno de esos visitantes le gusta todo esto y se queda por aquí, pues encantados de la vida. Quedamos eternamente agradecidos y en deuda.





Vaya a La Cárcel (de papel) sin pasar por la casilla de salida






¡¡¿Imprescindibles?!!

Diseccionando

Hemos abierto nuevas secciones en el blog, para ir agrupando los posts temáticos sobre los temas que más nos obsesionan, y que conforman secciones más o menos fijas. Así, a partir de ahora en el menú de la derecha podéis ir a los lugares donde iremos poniendo, todos juntitos, las entradas dedicadas respectivamente a las chavalas del mes, a los bares con más clase y a la vida y obra de nuestro gurú genuino Frank Zappa.

Ah, y como también anunciamos en el rótulo móvil, es posible que nos animemos y colguemos todo esto mensualmente (en Word y/o en PDF) en el orden de lectura, para que podáis imprimirlo en papel, como si fuese un fanzine de los de toda la vida.

Frank Zappa es mi DiosLas tías buenas sus profetasY los bares son su templo

miércoles, 22 de diciembre de 2004

Una introducción a Frank Zappa

«The present day composer refuses to die!», Edgar Varèse


«El periodismo musical consiste en gente que no sabe escribir, entrevistando a gente que no sabe hablar, para gente que no sabe leer»,Frank Zappa




Zappa en el estudio. De fondo, Flo o Eddy, una de dosSi hay una persona en el mundo a la que admiro, cuya efigie tengo en las paredes de casi todas las habitaciones de mi casa, y con cuya iconografía llevaría la carpeta forrada al insti en caso de que yo fuese una niña colegiala católica; si hay algún músico en la historia que me parece verdaderamente honesto y coherente durante toda su carrera, hiperactivo y enamorado de la música hasta rozar la locura; si tuviera que pensar en alguien cuya música evoca sonidos por igual de Robert Johnson, Miles Davis o Igor Stravinski; si hay alguna persona en este mundo en la que hubiera llegado a confiar en las urnas, y a votar por él en unas elecciones, de haber sido yo un norteamericano en 1984; si tuviera que decidir un músico que mereciera ser escuchado todavía dentro de miles de años, o enviar su discografía en una cápsula al espacio para dar a conocer la genialidad de la música del siglo XX en el planeta Tierra a los extraterrestres (quienes sin duda sabrían valorarla); si me preguntaran por un músico al cual físicamente no quisiera parecerme por nada del mundo... En todos estos casos, mi respuesta sería Frank Vincent Zappa, el bizarro compositor, cantante y multiinstrumentista más grande que he conocido hasta la fecha.



¿Otra vez este solo? Lo podría hacer con la punta del cimbel...Zappo nació en Baltimore, la ciudad del músico Philip Glass, el nadador Michael Phelps, el filósofo John Rawls o mi admirado John Waters (lo poco que sé de Baltimore es por sus películas). En 1940. Por las fotos que he visto en los (poquísimos) libros publicados, o en el (muy abundante) material en Internet, diríase que tenía ya entonces su característico bigote y la perilla tipo mosca debajo del labio. Creció sano y alegre, compuso unos cuantos cientos de canciones, y murió el 4 de diciembre de 1993, de un incurable cáncer de próstata.



Desde muy joven dio muestras de una capacidad y una pasión incomparables por la música; desde las composiciones medievales y barrocas, o los clásicos del siglo XIX, pasando por los primeros bluesmen, los originarios del rock and roll y hasta unos pocos de sus colegas contemporáneos.



Su vida me fascina porque está repleta de momentos legendarios, determinadas leyendas y citas lapidarias. Entre este anecdotario curioso, podríamos mencionar que su primer contacto laboral con el mundo de la música fue cuando le ofrecieron la composición del score para una película pornográfica, y resultó ser un señuelo puesto por la policía para llevarle a prisión acusado de pervertido; o aquella vez que el desquiciado novio de una fan, celoso de Zappa, le empujó al foso desde el escenario durante un concierto, y pasó todo el año siguiente en una silla de ruedas (sin dejar de actuar ni grabar) y arrastrando un agravamiento en la tonalidad de su voz de por vida; o aquel trágico concierto entre llamas en Suiza, que quedó inmortalizado en el tema 'Smoke on the water' de Deep Purple; o sus aventuras cinematográficas (cuyo principal legado y única película terminada es la simpar "200 motels"); sus colaboraciones musicales y su leyenda... Pero de todo esto, si se cumplen mis expectativas, hablaré en otro momento.



¿Lo ves, como soy el más freaky?En esta ocasión, podíamos empezar hablando de sus letras. Diciendo que en ellas se aúnan la ironía (basada en el humor inteligente), la crítica social-política o las referencias constantes a sus obsesiones: el cine de serie B y la ciencia-ficción, las historias de la vida en la carretera y las groupies, el sexo, y sobre todo historias sobre personajes inventados por él, a menudo basados en experiencias propias, que van conformando un universo propio e interrelacionado, una continuidad en su temática, repleto de tipos extraños con nombres inverosímiles y situaciones imposibles. Homenajes a gente marginal y fea, y desprecio por la gente "guapa" y borrega.



En cuanto a su música, también a bote pronto y según me viene a la cabeza, podemos agrupar (en caso de querer hacerlo, cosa innecesaria y bastante freak) sus canciones en distintas categorías, dado que encontramos: discos de pop-rock relativamente comerciales, numerosos discos instrumentales, discos de homenaje a estilos musicales, discos conceptuales que remiten a películas ficticias, discos dedicados enteramente al virtuosismo musical... Pero sobre todo, la mayoría de sus canciones tienen una estructura muy compleja, que responde a otro tipo de obsesiones: la cacofonía musical y la asonancia, el juego con el silencio, la "ironía musical", por llamarla de alguna manera (coger una pieza clásica y transformarla, zappearla, llevársela a su mundo y hacerla propia; a veces con respeto y en forma de homenaje, caso del 'Bolero' de Ravel o el 'Stairway to Heaven', por ejemplo; y otras veces en forma de burla, como con la música hippie, los standards de rock o algún tema de los Beatles), y la experimentación instrumental: desde sus comienzos tocando la batería y buscando ritmos nuevos y estructuras difíciles, hasta convertirse en un virtuoso genio de la guitarra eléctrica (cosa que no siempre se recuerda, y estamos ante un guitarrista que podría compararse a Hendrix o Page, que fue maestro de Steve Vai e influencia de todos los 'guitar heroes' que vinieron después), pasando por experimentos tan extraños como llenar un piano de agua y grabar frases y conversaciones aleatorias, alrededor de las cuales componer discos enteros; o utilizar las melodías de juguetes infantiles en sus directos; o su aprendizaje y desarrollo del synclavier (un instrumento electrónico que podía imitar casi cualquier sonido, lo más parecido a los complejos programas informáticos de hoy día)...



La foto-póster marca de la casaEn definitiva, la imagen que tengo de FZ, y que nadie ni nada de lo que he leído me ha hecho pensar lo contrario, es la de un genio absoluto, que tenía la música presente en cada momento de su vida, como si el negocio musical no fuese con él, como si crease e interpretase música por una cuestión de necesidad vital, ajeno a modas, a críticas y a lo que pudiese conseguir con la música. Un tipo que, a juzgar por su forma de moverse y de hablar en los conciertos, parecía llevar un diapasón en mitad de su alma, de tan asumidos que llevaba el sonido y el silencio combinados. Que varias veces se arruinó, así como otras veces ganó mucho dinero, convencido de que tenía que llevar a cabo un proyecto que tenía en mente. Todo por comunicarse a través de la música.



También me parece interesante destacar, en esta introducción a FZ hecha a bote pronto y según me vienen las cosas a la cabeza (y que me da la impresión de que por ello mismo está quedando algo incomprensible; espero que no sea así), algunos otros detalles que ayuden a comprender mejor su persona y/o su música:



- En primer lugar, es significativo conocer el siguiente dato: Frank Zappa tiene, a fecha de hoy, 64 LP's oficiales.

Bien es cierto que "sólo" unos 40 son discos de estudio al uso (6 ó 7 de ellos son recopilaciones de distinto pelaje), y todo lo demás son discos en directo. Pero es que muchos de los temas nuevos que componía sólo los tocaba en directo, y no los llegaba a grabar en estudio, no le gustaba demasiado el estudio. Es decir, que su sistema de composición no era convencional (como casi nada en su carrera), no seguía el modelo habitual (esperar seis meses, encerrarse hasta componer 2 canciones radiables y 10 de relleno, grabarlas, irse de gira y promoción, y vuelta a empezar), sino que su vida era una gira constante y un perenne estado de creatividad. De hecho, de esos 64 discos, 10 de ellos (de momento) se han publicado después de su fallecimiento, puesto que dejó mucho material inédito. Y además, cada concierto podía ser totalmente diferente un día del siguiente, sin un solo tema en común.

También es cierto que eran otros tiempos en la industria, y que probablemente ahora sería impensable tan dilatada discografía, pero en Mr. Z es habitual encontrarse con un disco publicado cada dos o tres meses.



Zappa for presidet- Prácticamente todas las personas que le conocían coincidían en que tenía un carácter difícil, muy mala hostia, y que llegaba a ser incluso cruel con algunos de sus músicos;



- Rompiendo el clásico triángulo sexo / drogas / rock and roll, era un maniático enemigo del consumo de drogas, por razones ideológicas (relacionadas con la artificial alteración mental en el momento de la composición, que él rechazaba anteponiendo siempre la creatividad en estado "virgen");



- Su forma de trabajo era bastante peculiar, y más parecida a la de una orquesta de cámara que a la de un grupo de rock: su grupo, The Mothers Of Invention, ensayaba ocho horas diarias, antes, durante y después de las giras. Y los miembros de The Mothers (que variaron mucho durante su larga vida, llegando a pasar más de 30 músicos por sus filas) recibían un sueldo (abundante) por su trabajo, administrado por el jefe, el mohíno Zappa. Por cierto (relacionando los dos puntos anteriores con éste), que en una ocasión Zappa despidió a una formación completa de los Mothers al descubrir que eran habituales consumidores de marihuana... o eso dice la leyenda;



- Y acabo con otros aspectos que me parece conforman sus circunstancias, y sobre los que puede que vuelva algún día (o no): su condición de "director de orquesta rock" (no son pocos los conciertos en los que, cuando suelta la guitarra, dirige batuta en mano y partitura delante, de espaldas al público, a su panda de melenudos rockeros); la belleza de sus portadas (para las cuales trabajaba principalmente con Cal Schenkel, y en momentos puntuales con Tanino Liberatore, Matt Groening...); su misteriosa relación con los Residents (?); su amistad con su viejo compañero de clase Captain Beefheart; su carrera política; los mensajes ocultos en sus canciones; su relación con Satán y su relación con Dios; la secta zappiana que se esconde en Internet; su probable implicación en casos de fraude relacionados con la Sábana Santa de Cristo; sus apariciones ocultas en los Simpsons... Y por qué no, también de sus canciones. En fin, que hay para rato.



Perfil clásico de un genio del rockHasta aquí esta introducción al mundo de Frank Zappa, personal, de memoria y a trompicones, y por lo tanto seguramente llena de incorrecciones, desde la admiración y el respeto (y de hecho, me ha quedado todo muy serio, ¿no? Con lo que me gusta decir chorradas). Es el primero de lo que pretendo que sea una saga de posts dedicados a Zappa, con al menos una alusión mensual a la única persona en el mundo a la que verdaderamente admiro de verdad.



Mis disculpas para el posible seguidor casual de este humilde blog y al que le interese un pimiento el pesado de bigote y su música para pseudointelectuales, y también al que le guste Zappa y no encuentre entre estos posts más que insensateces y errores. Disculpas a ambos colectivos, y para expresar cualquier cosa o dejar insultos o halagos están los comentarios de aquí abajo.



No me quiero olvidar de recomendar la página de Internet de Román García, El Tercer Poder, donde está escrito absolutamente todo sobre el Maestro Zappa.

martes, 21 de diciembre de 2004

Los archivos del misterio

Cuando la música da mieditoHace ya algún tiempo, en un puesto del Rastro que vendía 6 tornillos oxidados, un puñado de chapas, un interruptor roto y un lote de revistas porno, encontré dos libros que me llamaron poderosamente la atención, como si alguien me hubiera enviado una señal, y no pude evitar comprármelos (también me compré las revistas porno, pero eso ahora no viene a cuento): uno de ellos era un libraco de bolsillo, de portada naranja, cuyo nombre no recuerdo exactamente (lo presté hace más de un año, ahora que lo pienso, cago en ros...), y que se trataba de una antología de textos de la literatura mainstream en los que era mentado el demonio. Poesía y prosa de todo tipo y de muy distintas épocas, de escritores conocidísimos; el otro, un libro blanco finito, también de bolsillo, en el que ponía, en letras rojas "Música rock y satanismo" (de un tal René Labán).



Una vez en casa, descubrí que el libro naranja era el interesantísimo compendio que ya he comentado. Como no lo tengo a mano y no recuerdo el título exacto para preguntar a Google, pues no puedo comentar mucho más. Creo recordar que había cosas del Antiguo Testamento, de Poe, Cervantes, Shakespeare, Lorca... En fin, muchas superestrellas de la literatura. Ahora lo echo de menos. En cuanto al otro, en el que imaginé encontrar suculentas anécdotas sobre la cómica relación entre rockeros y el Demonio, era algo así pero desprovisto de comicidad y repleto de ira, escrito desde el más profundo conservadurismo religioso y con la intención de advertir a padres y educadores sobre el peligro de pecado mortal al que están expuestos los críos que escuchen de refilón a los Beatles o a Led Zeppelin.



Hasta aquí la anecdotilla de introducción. Que viene a cuento para hablar de un librito de divulgación paracientífica que estoy leyendo: "Cine y música malditos", de Antonio Luis Moyano. Y mencionar también la colección que lo cobija: "El archivo del misterio de Iker Jiménez".



Otro ejemplar bizarrote de la colecciónEn cuanto a este libro en concreto. Es bastante corto, con muchos subcapítulos (estructura de artículos sueltos) y dibujitos, así que se lee del tirón. Está interesante, y me he enterado de unas cuantas leyendas urbanas sobre el r'n'r que desconocía, si bien el autor peca de saber muchísimo sobre esoterismo y satanismo, pero muy poco sobre rock. O esa sensación me da, cuando pasa por encima de los grupos y los temas cometiendo algunos errores, traduciendo canciones sin conocer los dobles sentidos que expresan los autores, y en general sin un orden (crono)lógico. Además, por alguna razón que se me escapa da muy pocos datos sobre algunos temas de los que se conocen legiones de detalles (los asesinatos de Chuck Manson, la muerte de Paul McCartney, el malditismo alrededor de "El exorcista"etc.), como si se desviviera por contar la anécdota pero quedarse ahí sin aglutinar datos. Como en los artículos de los periódicos, vamos, que se dan muchos rodeos y sobre el tema en sí se profundiza lo menos posible, lo que da a entender que no sabe nada más. Eso sí, el autor se ha empeñado en dar luz a algunos de esos momentos oscuros, y personalmente ha escuchado al revés discos de los Rolling Stone, los Eagles, etc., o se ha pateado determinados lugares del crimen, y se agradece y se nota el esfuerzo y los datos de primera mano.



En cuanto al resto de la colección, pues a nosotros nos convence. Aunque se trata de libros de divulgación esotérica que bien podrían haber regalado con el Más Allá o el Karma 7, es una colección abierta y algunos de los títulos parecen interesantes, y sin duda nos pillaremos alguno más. Sobre todo nos interesan "El enigma nazi" (todo sobre la obsesión por los OVNIs o el Santo Grial del führer y su tropa), "Vampiros" (en la vida real, uy qué cangueli), u otro que vimos en la tienda sobre deformaciones corporales y personas con el cuerpo transformado después de accidentes (centrado sobre todo en enanos y "mutantes" que se han hecho famosos en el cine), y que no aparece en la página web oficial de la colección. Lo que sí aparece, por cierto, es otra vomitiva aportación al absurdo y puñetero lucro de "El código Da Vinci". ¡¡Otro más!! Hay gente que ya puede presumir de tener una biblioteca abundante, con sólo libros que contienen las palabras "código" y "Da Vinci" en su título...

¡Qué yuyu de libros!