lunes, 29 de febrero de 2016

PODCAST - Episodio 18: Imperdibles en el Monte Rushmore (con Pierre Patán)


Pierre Patán, cantante de Wicked Wanda y aficionado a la música macarra, se vino al locutorio esta semana a la Reunión de Majorettes con una montaña de canciones de punk-rock en español con trasfondo político. Nada de anarquistas: un repaso por esa escena contemporánea (y sus antecedentes) que se inspira en fenómenos como el nazionalsocialismo, el comunismo, la guerra fría, el anterior Régimen o el anterior al anterior, tanto para dar nombre a su grupo como para construir sus piezas musicales de política-pop. Una generación cargada de sátira y cachondeo que tiene entre sus musas a Fraga Iribarne, Paco Frutos, la AVT, Xavier Albiol, lehendakaris, jueces-estrella, guerrillas terroristas sudamericanas o las más coloridas dictaduras del globo.

Pulsa sobre las majorettes arias para acceder al PODCAST:

http://www.ivoox.com/1x18-imperdibles-monte-rushmore-con-audios-mp3_rf_10621796_1.html

Lista de CANCIONES que sonaron:

01. Iquattrocentocolpi – California über alles ["Fagiani in fiamme", 2002 (Dead Kennedys)]
02. Las Führers – Ya no quiero ser un pank ["El futuro no nos necesita", 2011]
03. Gabinete Caligari – Héroes de la Unión Soviética ["Que Dios reparta suerte", 1983]
04. Reserva Espiritual De Occidente – Primavera [EP "La noche blanca", 2012]
05. Hobbit – L’impero contraataca ["L'impero contrattacca", 2010 (Los Nikis)]
06. Dead Kennedys – Nazi punks fuck off [EP "In God We Trust, Inc.", 1981]
07. Sección Femenina – Pánico (Voy a hacer que sientas) ["Hits with tits, vol. 2", 2015]
08. Los Iribarnes – A55 ["Planeta Iribarne", 2006]
09. T.E.J.E.R.O. - El rey puede violarte ["Drimin is pósibol", 2013]
10. Richard Cheese – Holiday in Cambodia ["Lounge against the machine", 2012 (Dead Kennedys)]
11. Juventud Juché – Gibraltar español [EP "Juventud Juché", 2012]
12. La URSS – Viejas armas, nuevas guerras ["Sonidos de un derrumbe", 2012]
13. Siniestro Total – El sudaca nos ataca ["Siniestro Total II: El regreso", 1983]
14. La Stasi – Ceaucescu ["La Stasi", 2004]
15. Rumanía – Fiesta democrática [EP "Fiesta democrática", 2009]
16. Nueva Autoridad Democrática – Pasto de las hienas [EP "Mini-LP 45rpm", 2015]
17. Los Ganglios – Mimetic motherfucker ["Cataclismo electoral", 2011]
18. AVT – Amor juché [EP "Lo queremos todo", 2015]
19. T.E.J.E.R.O. – Xavier García Albiol ["Drimin is pósibol", 2013]
20. Troika – Etiquetas ["Troika" k7, 2016]


Únete a ϱδμ en

RADIO ARREBATO

FACEBOOK

IVOOX

domingo, 28 de febrero de 2016

Episodio 18 - Imperdibles en el Monte Rushmore (con Pierre Patán)


Esta semana, vuelve el punk a REUNIÓN DE MAJORETTES. Vendrá al estudio un invitado de excepción, estrella de la escena punk matritense: PIERRE PATÁN, cantante de Wicked Wanda, y ha preparado un menú completo de canciones que hablan sobre fenómenos políticos de las últimas décadas, desde el punto de vista más macarra del cancionero patrio contemporáneo.


El espíritu de los Dead Kennedys sobrevolará por toda la emisión, aunque el grueso de los artistas que desfilarán por el programa son españoles: punk español contemporáneo. Bandas pequeñas que gritan su mala leche inspirados en los grandes fenómenos políticos del XX y el XXI: el nazismo, el comunismo, el franquismo, la actual dictadura del capitalismo o pequeños acontecimientos pop de esos que nos regalan los políticos que sufrimos actualmente, son el leit motiv de las bandas.


Es indudable que hay mucho cachondeo en la escena punk actual de España, con todas esas bandas que toman sus nombres de supuestos fallecidos lehendakaris, de jueces-estrella, ministerios diversos, golpistas, simpatizantes franquistas y demás elementos pop; y rascando la superficie, Pedro Toro nos trae un largo desfile de piezas imprescindibles... o mejor dicho, imperdibles.


Porque "Imperdibles en el Monte Rushmore (Política pop en bandas de punk)" es el largo título del programa de esta semana. Que se materializará en directo este lunes 29 de febrero, a partir de las 20.30 en Radio Arrebato, Marconi mediante.

Ah, y de propina, te proponemos un himno punk español (que no sonará en el programa) para que se lo dediques a tu político favorito:

martes, 23 de febrero de 2016

PODCAST - Episodio 17: Los Trenes


En esta Reunión sonaron montones de canciones relacionadas con los trenes. Un programa ideal para escuchar en el Cercanías de camino o de vuelta a la mina mientras ignoramos las miradas de los demás desconocidos y les observamos furtivamente cuando no miran al tiempo que simulamos leer un libro que hace juego con nuestro outfit, y también para una larga estancia en el Transiberiano o el Orient Express. Una hora feliz de canciones de todo tipo de estilos alrededor del rock (folk, rock and roll, surf, ska, góspel, country...), unidas bajo una única premisa: que su ritmo y sonido esté inspirado en el traqueteo, el "choo-choo" y el "chaca-chaca" de los trenes. Maravillosos ejemplos de la música imitando sonidos de la realidad. Aunque también repasamos algunos clásicos del cancionero popular íntimamente ligados al mundo ferroviario.

Pulsa sobre el tren de majorettes para acceder al PODCAST:


La LISTA DE CANCIONES fue la siguiente:

01. La Familia De Ukeleles – Train ["La Familia De Ukeleles", 2014]
02. Glenn Miller – Chattanooga Choo Choo ['Chattanooga choo choo / I know why (And so do you)' 7'', 1941]
03. Jerry Nelson & The Cookie Monster – The Ballad Of Casey MacPhee ["C is for cookie", 1974]
04. Medeski, Martin & Wood – The Train Song ["Let's go everywhere", 2008]
05. The Ethiopians – Train To Skaville ['Train to Skaville / You are the girl' 7'', 1967]
06. The Shadows – Chattanooga Choo Choo ["The Shadows know!!!", 1964]
12. Chuck Berry – All Aboard ["On stage", 1963]
07. The Electro-Tones – Ghost Train ["Monster instros", vvaa, 2001]
09. The Cardinals – Choo Choo ['Choo choo', 1956]
10. Justin Timberlake, Carey Mulligan & Stark Sands – Five Hundred Miles [BSO "Inside Llewyn Davis", vvaa, 2013]
11. Golden Gate Quartet – Gospel Train ['Golden Gate gospel train' 7'', 1937]
13. Primus – Hamburger Train ["Pork soda", 1993]
14. Mano Negra – Rock Island Line ["Patchanka", 1988]
16. Los Loud Jets – Chattanooga Choo Choo ["Twist con los Loud Jets", 1961]
17. Trío Guadalajara – El Vaivén Del Tren ['El vaivén del tren', 1957]
18. Armando Bohórquez Con Acompañamiento De Orquesta – Pita El Tren ['Pita el tren', 194?]
19. Soul Asylum – Runaway Train ["Grave dancers union", 1992]


Únete a ϱδμ en

RADIO ARREBATO

FACEBOOK

IVOOX

viernes, 19 de febrero de 2016

REUNIÓN DE MAJORETTES: Episodio 17 - Trenes


Desde el albor de los tiempos... bueno, en realidad, desde la Revolución Industrial, existen canciones dedicadas a los trenes. Un asunto íntimamente ligado con los músicos itinerantes, con la vida de los artistas en la carretera vía, para narrar viajes reales o imaginarios entre dos o más destinos... O como simple inspiración: el tránsito, la máquina, el paisaje en movimiento, el imparable avance del progreso, etc.


La inspiración de estos músicos, a lo largo de estos más de 100 años, ha cristalizado de muy diferentes maneras. Hay canciones sobre trenes fantasma, trenes nocturnos, trenes humanos, trenes de juguete, trenes subterráneos, e incluso trenes hechos de comida. Canciones sobre viajar a sitios concretos, sobre líneas de tren famosas, sobre viajes transcontinentales o sobre accidentes históricos.


Hay canciones protesta que tienen como protagonista a determinados viajes en tren, como metáfora de la vida de ciertos luchadores, trabajadores relacionados con este medio de transporte. Algunas de las canciones más viejas y más versionadas del cancionero popular, tienen mucho que ver con los trenes; y no solo en el mundo de las canciones infantiles, sino en el citado universo de la canción protesta, como símbolos de progreso y avance.


Sin embargo, en esta primera aproximación al mundo de los trenes en Reunión de Majorettes, y aunque viajaremos en torno a muchos de los conceptos anteriores, la idea es centrarnos en canciones que suenen como trenes. Es decir, canciones cuyo ritmo e instrumentación imita el traqueteo, el silbido, el choo-choo o el pita-pita del tren. Un programa bastante onomatopéyico y trepidante, en el que habrá cabida para el jazz, el country, el rock n' roll, el garage, el ska, el surf... y muchas otras cosas.


Este lunes 22 de febrero, a las 20.30, en directo desde Radio Arrebato.


martes, 16 de febrero de 2016

PODCAST - Episodio 16: Weird country

s

Esta semana, la reunión estuvo dedicada, de nuevo, a un género musical en lugar de a un animal, un objeto o un concepto. Concretamente, a la música country, ese gran desconocido. Pero no al country en general, sino al country extraño, sobrenatural y bizarro. En un asunto tan amplio como la música rural del hombre blanco norteamericano, caben temáticas de todo tipo: canciones sobre fantasmas, el Apocalipsis, ríos embrujados, marcianitos y suicidas; baladas vaqueras sobre asesinos en serie, bluegrass espeluznante, psychobilly gótico, death metal sobre subastadores de reses... Y alguna sorpresa final. Un somero repaso a casi cien años de 'weird country' y música vaquera heterodoxa.

Pulsa sobre las majorettes del Oeste para acceder al PODCAST:

http://www.ivoox.com/1x16-weird-country-audios-mp3_rf_10451694_1.html


A continuación el PLAYLIST:

01. Johnny Cash – The man comes around ["American IV", 2002]
02. Hank Williams – Howlin’ at the Moon ['Howlin’ at the moon / I can't help it (If I'm still in love with you)' 7’’, 1951 ]
03. Cowboy Slim – The land of the living dead ["Twisted tales from the vinyl wasteland, vol. 12. Flea market boogie", 2015]
04. Bill Carlisle – Tiny space man ['Tiny space man / How will I know' 7’’, 1957]
05. Buddy Knox – I think I'm gonna kill myself ['I think I'm gonna kill myself / To be with you' 7’’, 1959]
06. Jon Wayne – Workin’ man blues ["Texas funeral", 1985]
07. Supersuckers – Dead in the water ["Must’ve been high", 1997]
08. Ween – Help me scrape the mucus off my brain ["12 golden country greats", 1996]
09. Southern Culture On The Skids – Daddy was a preacher but mama was a go-go girl ["For lovers only", 1992]
10. Dead Soldiers – Wicked River ["All the things you lose", 2013]
11. The Facets – Auctioneer ["Twisted tales from the vinyl wastelands, vol. 7. Elvis Reese’s peanut butter and banana cream", 2015]
12. Hank Williams 3 – Now there's a bull ["3 bar ranch cattle callin", 2011]
13. Hank Williams 3 – Y bar ranch ["3 bar ranch cattle callin", 2011]
14. Ghoultown – Drink with the living dead ["Life after sundown", 2008]
15. The Pine Box Boys – The beauty in her face ["Arkansas killing time", 2005]
16. The Pine Box Boys – Will you remember me ["Stab!", 2006]
17. Raphael – Jinetes en el cielo [EP "Eres tú / Jinetes en el cielo/ Se fue mi corazón / Yo", 1969]


Únete a ϱδμ en

RADIO ARREBATO

FACEBOOK

IVOOX

viernes, 12 de febrero de 2016

REUNIÓN DE MAJORETTES: Episodio 16 - Weird country


A la vuelta del fin de semana, tendremos nuevo episodio de REUNIÓN DE MAJORETTES, esta vez dedicado a arañar un poco el mundo de la música country, ese gran desconocido, y extraer unas cuantas canciones espeluznantes.


Baladas vaqueras sobre mostros, marcianos, aparecidos, desaparecidos, hijoeputas de la pradera, Apocalipsis, susto, muette, suicidios, encantamientos, ¡ay!, peleas de borrachos, fantasmas, zombies... El maravilloso e inabarcable mundo del country, la música folclórica norteamericana del hombre blanco, tiene su lado oscuro, extraño y de repelús, y ramificaciones tan interesantes como el cowpunk, el outlaw country, el psychobilly o el gothabilly.


El repaso no se centrará solamente (aunque también) en estos últimos estilos (pos)modernos, en esa escena musical en la que la fusión de géneros (punk, hardcore, americana, metal...) con la tradición folk ha dado lugar a fenómentos e híbridos muy interesantes desde los años 80s, sino que también nos sumergiremos en las raíces de la música vaquera. Porque también las grandes superestrellas del country ortodoxo, como Johnny Cash, Hank Williams, Wanda Jackson o Buddy Knox le cantaron a los fenómenos paranormales, los asesinos, la horca o los marcianitos.


La música country es el gran desconocido en nuestro país, y para mucha gente es sinónimo de tedio, integrismo y ortodoxia. Pero cuando yo pienso en la música de los vaqueros, enseguida me viene a la cabeza también la música de los indios; y las bandas sonoras del western de serie B, y las baladas bizarras, que en un género tan amplio e inabarcable, hay muchísimas.


Haremos una primera inmersión en este mundo tenebroso y polvoriento este lunes en directo a las 20.30 por radioarrebato.net

martes, 9 de febrero de 2016

Daredevil vol. 1, 1-45 (1964-1968)


No he cejado en mi empeño de continuar, leyendo, sin, prisa, todos los tebeos publicados jamás de mi vecino Spider-Man. Y precisamente me acabo de comprar la Biblia de Julián Eme, así que seguiré con ello, porque es algo que quería hacer alguna vez en mi vida (hay gente que quiere visitar la India antes de morir, allá ellos, a mí me la trae floja la India, ¡dejadme en paz!). Pero es que encima ahora me ha dado por intercalar la lectura con el integral digital de TODO Daredevil que tengo montado y encapsulado en una cómoda tarjeta microSD de 8gb (siento que soy el único del mundo que utiliza este tipo de tecnología obsoleta, o que va al Rastro a menudo a comprar CDs y DVDs vírgenes... Estoy un poco felizmente obsoleto yo mismo). Tenía mucha curiosidad por conocer el origen del personaje, su desarrollo durante la Edad de Plata. Siempre me gustó mucho Daredevil, siempre fue uno de mis personajes favoritos de Marvel, y desde que devoré con gran pasión la serie de Netflix (muy entretenida, aunque se me hizo un poco bola; con Jessica Jones me pasó lo mismo) supe que no habría vuelta atrás, necesitaba leerme todo aquello. Me atrae mucho ese personaje solitario y al margen de la ley que actúa desde el mismo centro de la ley. Lo de su ceguera, en realidad, siempre ha sido lo de menos; es un recurso bastante idiota, al menos en sus primeros años de vida (como cuento a continuación); lo que siempre me pareció atractivo fue ese carácter insobornable, su infinita soledad y sufrimiento cool, y su relación con la Cocina del Infierno. Igual que pasa con Spider-Man, los tebeos de Daredevil son una guía de viajes incomparable por un Nueva York palpitante y que ha ido evolucionando junto a los personajes. El favor que le ha hecho y el cariño con el que ha tratado Marvel a la ciudad de Nueva York, es mil veces más importante en la cultura popular que lo de Woody Allen, lo de Sidney Lumet y hasta lo de Hollywood entero. Daredevil y Spider-Man son New York; Woody Allen es una postal de New York con filtro Valencia (que a mí me encanta, ojo). Como sea, mi relación y obsesión con Daredevil empezó muy temprano, y no tendría ni 6 años cuando cayó en mis manos el primer tebeo de Daredevil que leí, y que me dio un bofetón ya desde la portada que tardaría en olvidar. En Forum llevaba el número 19, y es éste:


Pero claro, en 1984 a Daredevil (y a Marvel, y al medio) lo estaba revolucionando Frank Miller. Leí bastantes números más de la etapa de Frank Miller siendo muy pequeño, y los he releído después. La etapa aquella rara en la que se hicieron cargo de la colección Kevin Smith y Joe Quesada también me pilló con muchas ganas. Había leído muchos tebeos de Daredevil, y bastantes apariciones suyas en otras colecciones, porque yo he leído tebeos de superhéroes toda mi vida con la misma propensión que muestra el chimpancé por zurrarse la sardina. Pero no había leído nunca los primeros tebeos de Daredevil. Apenas había ojeado los ejemplares que tengo en papel de la era Excelsior de Forum. Sentía miedo. Pavor. Los datos que había manejado encendían mi radar cuando me acercaba a esto, por la mala fama que tienen. Sin embargo, sobreviví muy lustroso a la lectura de los 100 y pico primeros números de Spider-Man escritos por Stan Lee. Aquello no podía ser tan malo, si al joven Lee de los 60s le había pillado tan bien el truco y lo había disfrutado tanto desde la prudencia y capacidad de contextualización que proporciona la edad. Además, tenía muchas ganas de disfrutar del arte que hicieron Bill Everett o Wally Wood, esos titanes del cómic norteamericano clásico, para Marvel. No podía decepcionarme.


Pues, lamentablemente, resulta que sí. El origen y las primeras evoluciones de DD son bastante bochornosos. De momento he pospuesto la lectura para otro momento, abandonándola en el número 45. No se puede negar, ni expresar de otra manera: aunque parezca imposible, ni Everett, ni Wood, ni Romita padre ni siquiera Gene Colan (el dibujante definitivo después del baile inicial) consiguieron dignificar las absurdas, ridículas, estúpidas historietas ideadas por Stan Lee. Es más: alguno de estos extraordinarios artistas legendarios dan un poco de pena, cuando uno se asoma a lo que tuvieron que rebajarse a dibujar.

Stan Lee había acertado de pleno con la creación de Spider-Man, los Vengadores, los 4 Fantásticos y tal. Salvó a Atlas, modeló Marvel y prácticamente cambió la historia del medio, y de la cultura popular entera. Pero por algún motivo, al intentar abrir camino con la idea de un tipo ciego que adquiere superpoderes, tropezó con su propia trampa, y casi todas las historias son un continuo fluir de ideas estúpidas y autojustificación. Frank Miller supo explotar el concepto, pero Stan Lee se limitaba poco menos que a hacer chistes de Arévalo. Le insuflaba a todos los textos introductorios y de despedida de un tono exageradamente entusiasta, y se dirigía continuamente al lector, supongo que para tratar de enganchar a la gente (y debió conseguirlo, ya que el personaje sigue vivo), pero los guiones son simplemente horribles, y me he leído todas estas páginas con un poco de condescendencia y llevándome cada dos por tres la mano a la frente; y porque los dibujos son maravillosos y espectaculares, claro.


Daredevil nació con un problema obvio: el pobre muchacho huérfano y frágil ha superado todas las dificultades del mundo, ha conquistado el sueño americano, dirige un gabinete de abogados de éxito, tiene un disfraz ceñido y molón y esconde un secreto que le permite ver. Es ciego, pero VE. Mejor que cualquiera. Con una especie de radar, o de mapeo mental mágico que le proporcionan sus otros cuatro sentidos ampliados porque le cayó una inanimada barra de carbono en un ojo de niño, o por lo que sea, pero EL TÍO VE. Es decir, que el hecho de que sea ciego es una miaja, una anécdota, una gilipollez para dar pena a la chica de la que está enamorado. No tiene otro tipo de superpoderes, salvo los que le permiten escuchar, oler, saborear y sentir más que dios. Pero como ha entrenado tanto, pero tanto, cuando se pone el trajecito con cuernos prácticamente vuela, tiene superfuerza, supervelocidad y superdetodo. Pero es un tío normal, sin superpoderes; es ciego pero su singularidad le permite ver. Lo que le convierte en un superhéroe implacable es que es un gran atleta porque se entrena en secreto. Ojo a la bobada

Para salir del paso, a Stan Lee se le ocurrió que la ceguera sería su "ricito de Clark Kent"; es decir, que como cuando está de paisano es un cieguito, a nadie se le ocurre que en secreto pueda ser el famoso e invencible Daredevil. Pese a que todas las pruebas, continuamente, apuntan a él; pese a que solo un auténtico imbécil podría no enterarse de que Matt Murdock es Daredevil. En todo el universo de Daredevil solo existen dos personas más (al menos durante los primeros cuarenta y pico números): su socio Foggy Nelson y la chica por la que están colados los dos, Karen Page. Junto a Murdock, forman un triángulo amoroso de personajes absolutamente planos, que están colados unos por otros como si esto fuese una peli española; cada tres o cuatro páginas Stan nos recuerda esto en viñetas llenas de globos de pensamiento, en las que los tres se lamentan de que su amor es imposible; así casi cincuenta números, siempre exactamente lo mismo.

Hay un momento en el que, de tan endogámico que es todo, finalmente Karen y Foggy (hacia el número 30) descubren que Matt Murdock es Daredevil en secreto. Se enteran, atención, porque Spiderman le manda una carta a Daredevil en la que pone «Hola, Daredevil. El otro día me contaste que eres M. Murdock, pero no te preocupes, que no se lo diré a nadie. Adiós.», y Karen la abre sin querer y la lee. La extraordinaria trama que se abre a partir de ese momento nos trae a Mike Murdock, el hermano gemelo de Matt, que es la excusa que se inventa Matt para engañar a sus amigos y que no le descubran. Así, Matt Murdock, además de disfrazarse de Daredevil, se disfraza de vez en cuando de Mike Murdock, un Matt en cretino con el pelo despeinado y que habla en cheli. Desde ese momento, durante las peleas, Daredevil se hace siempre el gracioso y divaga para vacilar a los enemigos, sin que exista, así, diferencia entre la personalidad de Matt y la de Peter Parker.

Otra cosa increíblemente estúpida es que Stan Lee decide experimentar en el tebeo de Daredevil, enfrentándole a supervillanos absurdos. Todos estos años de Daredevil son un caldo de cultivo para personajes bochornosos de los que triunfan en los tops de Youtube. El Matador, el Búho, el Bufón, la Rana Saltarina, el Zancudo y un largo etcétera, son los repugnantes sparrings habituales de Daredevil. El único villano que mola, y mucho (y que Frank Miller recuperaría en los 80) es el Gladiador, una especie de Lobezno con cuchillas rotativas en las muñecas, nacido mucho antes que Lobezno. El origen del villano es fascinante: un día Foggy Nelson entra en una tienda de disfraces para comprarse un disfraz de Daredevil, y así dar celos a Karen Page (ah, es que la pobre chica se debate continuamente en su amor secreto hacia Matt, Foggy, el inexistente Mike y Daredevil, y no se decide con cuál casarse, y eso que aún no ha rozado a ninguno de ellos, es un triángulo amoroso de cinco aristas). El tipo de la tienda de disfraces odia a los superhéroes, así que decide, de pronto, hacerse un disfraz de supervillano y asesinar con nocturnidad y alevosía al pobre gordito que se acaba de comprar el disfraz de carnaval de Daredevil. Sí, las tiendas de disfraces son un escenario recurrente en las aventuras de Daredevil, no sé por qué coño.

Podría seguir citando elementos vergonzantes e infantiles continuamente. Otra de mis chorradas favoritas es que muchos, demasiados de los enemigos que luchan contra Daredevil, por alguna extraña razón, para vencerle deciden primero dejarle ciego, porque no saben que ya es ciego pero VE. A menudo, le atacan primero a los ojos, para así poder eliminarle después del todo, una vez cegado. Pero claro, como Daredevil ya es ciego, no le pueden vencer así, ¿lo pillas? Enemigos con gafas de visión nocturna le atacan después de apagar las luces, y yerran; no recuerdo bien qué tipo enmascarado, casualmente oculta en su traje una especie de ácido que lanza a los ojos a los buenos para impedir su visión, pero con DD yerra; el propio Matador (el supervillano que sale en la segunda imagen de este post, algo que tuvo que dibujar el pobre Maestro Wally Wood al fichar por Marvel...), es un torero ladrón que tiene como única arma o superpoder un capote de torero, que utiliza lanzándoselo a la cabeza a la peña con enorme destreza, impidiéndoles así la visión, y derrotándoles, pero con DD yerra, porque un capote de torero en la cabeza, como ya es ciego, apenas le aturde y acelera la respiración unas terroríficas décimas de segundo, antes de recordar que ya era ciego.


En fin, que los primeros años de DD, tal y como me temía, dan bastante vergüenza ajena. Creo que el personaje hubiera triunfado si en lugar de haber contado con Gene Colan y demás talentos del cómic universal, Stan Lee hubiese contratado a Jan, a Vázquez o a Ramis. Porque imagino que tanto despropósito debía ocultar mucho cachondeo, que no supo encauzar o expresar. No he tirado la toalla del todo. Creo que seguiré leyendo tebeos de DD en la intimidad, a ver cuándo cambia de guionista o de tono, o a ver si el zeitgest setentero (los desastres de la Guerra de Vietnam, el Watergate, la masacre de Jonestown...) hizo mella en las historias de un personaje tan supuestamente oscuro y atormentado. Miraré a ver, pero será dentro de algún tiempo. De momento yo me bajo aquí.

viernes, 5 de febrero de 2016

15 programas 15


Acceso a todos los PODCAST del programa

Ya llevo 15 programas de Reunión de Majorettes. En ellos he puesto más de 200 canciones de diferentes estilos, de todas las décadas del siglo XX y XXI, y también de siglos pretéritos en adaptaciones contemporáneas. En muchos idiomas distintos. Canciones que cuentan historias tristes o alegres, y que tienen una historia curiosa detrás. Temas instrumentales, a capella, canciones interpretadas por maquinitas, por muñecos, por músicos callejeros, por niños, por animales, por niños callejeros disfrazados de animales. Homenajes a músicos importantes y a artistas locales, o a la música folklórica de distintas latitudes. Canciones con onomatopeyas y ruidos extraños, composiciones originales o versiones inquietantes. Todo ello acompañado de mis improvisadas explicaciones, cuñas de risa, errores técnicos y balbuceos inconexos a veces. En un tiempo en que casi nadie escucha radio musical, en que algunos medios o poderes se empeñan en destruir, encasillar o monopolizar la cultura, y que la estrella de la radio fue asesinada por el vídeo hace más de 35 años, yo me lo paso muy bien poniendo este granito de arena, aunque lo escuche muy poquita gente, y no sé quiénes son muchos de ellos ni casi nadie me cuente qué le parece. Sé que tengo mucho que aprender y mejorar, pero siempre quise que existiese un programa musical como este, en el que el leit motiv de lo que suena no sea quién tiene más dinero para pagar a la emisora, ni un estilo musical específico, sino que cada programa se centre en un tema concreto, y que asocie historias, ideas y grabaciones muy diferentes, que de alguna manera puedan cobrar sentido sonando seguidas aunque aparentemente no tengan nada que ver; y un programa en el que suene música divertida y que no suele sonar en la mayoría de programas de radio. Huyendo de lo obvio, y abrazando el elemento de la imprevisibilidad y la anticipación.

No sé si podré seguir haciendo el programa en la emisora que me invitó a sacarlo adelante, Radio Arrebato (a lo mejor sí, espero que sí; pero ahora mismo no lo sé), y alguna vez me pregunto si merecerá la pena alguna vez el esfuerzo y el tiempo invertido, aunque generalmente me da lo mismo y lo hago porque me gusta y creo que seguiré haciéndolo durante algún tiempo, desde el micrófono que sea. Ojalá pudiera llegar a más gente que pudiera estar interesada, porque sé que hay 7 u 8 personas que lo escuchan habitualmente con muchas ganas, y que sí que me han dicho que les encanta el programa, y eso también motiva para seguir haciéndolo. Pero ojalá supiera cómo darlo a conocer a más potenciales oyentes. Cada podcast lo han escuchado a día de hoy entre 30 y 140 personas, con una media de 60 personas por programa subido a Ivoox (de las cifras de oyentes en directo, no tengo ni idea), a quienes les agradezco enormemente que estén ahí. No tengo medios para promocionarlo ni nada, y además hay miles de personas haciendo cosas e intentando llegar a la gente, pero Internet es un medio hostil y han conseguido dominar los mismos medios y poderes que históricamente le han dicho a la masa qué hay que escuchar, leer y ver. Es una época extraña, en la que un meme o un twit hecho en 10 segundos tiene más éxito y genera más tráfico y beneficios que un programa de radio que tiene bastante trabajo detrás, o incluso que una obra cultural que lleva meses y meses de trabajo para muchas personas. Al final en Internet se ha impuesto la misma dictadura de la mediocridad que domina el resto de medios, y tratar de sacar adelante un proyecto es descorazonador. A mí no me importa mucho, porque no es algo que haga para vivir, ni siquiera para sobrevivir, pero hay mucha gente desesperada y tirando la toalla ante este estado cultural de las cosas tan desaforado y en permanente cambio, en el que la gente no se gasta dinero por casi nada que no sea absolutamente necesario para su subsistencia y la de sus seres cercanos. Conozco casos muy dolorosos, no estoy pensando en absoluto en mi programa, que al fin y al cabo solo es un entretenimiento que espero que cada semana lo escuchen unos pocos aficionados mientras friegan los cacharros o se quedan dormidos por la noche.

En fin, que solo quería agradecer a quienes lo escuchan, a quienes me animaron a hacerlo, a quienes extienden la palabra y a quienes conciben la Música como algo maravilloso que no debe ser monetizado, ni prostituido, sino una simple manipulación del ruido que viaja por el aire y que surge en todas partes desde hace millones de años. Y estoy seguro de que del electro latino se sale.

miércoles, 3 de febrero de 2016

PODCAST - Episodio 15: Peluches que cantan


Esta semana llenamos la emisora de muñecos de peluche. Y también las ondas, en una hora feliz llena de divertidas canciones interpretadas por seres inanimados cantando canciones. Fue un recuerdo y un homenaje a las maravillosas criaturas de felpa creadas por el llorado genio Jim Henson: Musi, Rosi y Bombo Fraguel, los Curris, Mahna Mahna & The Two Snowths, los Sesame Street Beetles, Marvin Suggs y su Muppaphone, Mick Swagger & The Sesame Street Cobblestones, Dr. Teeth & The Electric Mayhem, el Conde "Draco" Von Count... Son solo algunos de los grupos y solistas que salieron de la mente de aquellos maestros titiriteros que llenaron el mundo de los jóvenes (y los viejóvenes) de Muppets y de canciones maravillosas. Por no quedarme en lo más popular, aproveché la segunda parte del programa para recomendar otras bandas de peluche que hay por el mundo, herederas del espíritu de The Banana Splits o (su respuesta británica) The Animal Kwackers, que son absolutamente fantásticas: como Red Band, Big Nazo!, Buba Myses, Fragile Rock o The Giraffes. Y hubo cabida también para el recuerdo del ventrílocuo más maravilloso de todos los tiempos, una estrella de Hollywood y de Broadway tristemente olvidada en su lugar de origen (Peñaranda de Bracamonte, Salamanca).

Pulsa sobre Rawlf el majorette para acceder al PODCAST:

http://www.ivoox.com/1x15-peluches-cantan-audios-mp3_rf_10307335_1.html


Esta es la LISTA DE CANCIONES que sonaron:

01. Mahna Mahna & The Two Snowths – Mahna mahna ["The Muppet Show", 1977]
02. The Pointer Sisters – Pinball number count ["Songs from The Street: 35 years of music", 2003]
03. The Muppets – Bohemian rhapsody ['Bohemian rhapsody', 2009 (Queen)]
04. Marvin Suggs & His Muppaphone – Witch doctor [The Muppet Show #304, 1978]
05. Mick Swagger & The Sesame Street Cobblestones – (I can't get no) Co-operation ["Born to add", 1983 (The Rolling Stones)]
06. The Sesame Street Beetles – Letter B ["Born to add", 1983 (The Beatles)]
07. Barrio Sésamo – Pinball [Barrio Sésamo, 1979]
08. Count Von Count – I love a waltz ["The best of the Count", 1983]
09. Musi y Rosi Fraguel – Mira este bichito dónde está (Thimble beetle) [Fraggle Rock episodio 3, 1983]
10. Bombo Fraguel – Da igual (Get Blue (Goin' Down the Road)) [Fraggle Rock episodio 15, 1983]
11. Los Curris – Sí, señor (Workin’, workin’) [Fraggle Rock episodio 5, 1983]
12. R.E.M. & The Muppets – Furry happy monsters ["Songs from The Street: 35 years of music", 2003]
13. Big Nazo! – Boot squad (Live) [Live Montreal, 2000]
14. The Banana Splits – I’m gonna find a cave ["We’re the Banana Splits", 1968]
15. Red Band & Shlomi Sranga – Please don't let me be misunderstood [Red Band רד בנד TV show episode 1x07, 2005 (Nina Simone)]
16. Buba Myses – Hakol letova ["Buba Myses (The Jewish puppet rock band)", 2013]
17. Fragile Rock – I am sad and so am I [Youtube, 2015]
18. The Giraffes – The good life ["We hear music", 2015]
19. Señor Wences – Deefeecult For You-Easy For Me ['Deefeecult for you-Easy for me / 'S-all right? 'S-all right?', 7'', 1959].


Únete a ϱδμ en

lunes, 1 de febrero de 2016

REUNIÓN DE MAJORETTES: Episodio 15 - Peluches que cantan


Esta semana, REUNIÓN DE MAJORETTES cambia de horario. En lugar de la franja habitual de los lunes por la noche, ocuparemos las ondas herzianas, en riguroso directo, el miércoles a mediodía. Y como veis en el cromo correspondiente de aquí arriba, vamos a hacer un pequeño repaso por el maravilloso mundo de la música hecha por muñecos de peluche. Así, tal cual, como suena.


Porque, como ya sabéis, en las Reuniones de Majorettes nos gusta escuchar canciones de todo tipo, de todos los estilos y épocas, y nos da igual que sean en español, en inglés, en klingon o en un idioma inventado; y mientras sean buenas canciones, los intérpretes es lo de menos. Tiene los mismos puntos para sonar una mega-estrella del rock anglosajón de los sesenta, que una marioneta de felpa que mueve la boca cuando alguien le mete el brazo por detrás. La Música es un Arte inabarcable, y en Reunión de Majorettes nos da lo mismo que los Músicos que la interpretan ni siquiera existan.


Así, en esta ocasión vamos a centrarnos en músicos de ficción. Concretamente, aquellos que tienen diseños antropomórficos, pelo sintético cubriendo toda la superficie de su cuerpo e instrumentos pequeñitos cosidos para que parezca que los están tocando de verdad. Nos da lo mismo que hagan playback (todos los músicos lo hacen), que no estén cantando de verdad (muchísimos, pero muchísimos cantantes hacen trampas, y jamás abandonarían las calles si no fuera por el autotune o la sobreproducción en estudio) o que no sepan solfeo, ni siquiera componer ni tocar nada (como si alguna de las grandes estrellas de la radiofórmula supiera distinguir una corchea de una cítara). De hecho, nos encanta poner canciones interpretadas por seres peludos inexistentes animados disimuladamente. Nos valen tanto señores disfrazados de peluches como títetes, marionetas de hilos o animatronics. Eso sí: tienen que ser peludos. En esta ocasión solo va a sonar música de peluche.


Una semana más, en RdM nos saltamos los géneros musicales pre-establecidos, una cosa que nos encanta, y vamos a escuchar un carrusel de canciones unidas por un criterio inventado: habrá marionetas rockeras, punkis disfrazados de animales súper peludos, vampiros de peluche que canturrean música tradicional rumana, duetos pop de humano/cacho-de-felpa o muñecos de ventrílocuo con alma de crooner. En definitiva, vamos a centrarnos en el infragénero de la música de peluche.


Este miércoles 3 de febrero, a las 15.30 en Radio Arrebato, y pocas horas después el podcast donde siempre.