viernes, 30 de septiembre de 2005

Demasiadas visitas (...tengo miedo...) ACTUALIZADO


Si no quieres arroz, tomas dos tazas, dice la vox populi. Es lo que me ha pasado esta semana en el blog. Y tenía que contarlo. Estoy empezando a ir por la calle con gabardina hasta la coronilla, sintiéndome observado. Es que esta semana se ha pulverizado el modestísimo récord de visitas de esta página. Dos veces. De momento. Feliz y orgulloso estaba con una media de 130 visitas diarias, de gente que (espero no suponer demasiado), tiene este blog entre sus páginas más o menos habituales, uno más de su ronda de visitas. Pero ayer por la mañana empezaron a pasar por aquí más personas de lo habitual, gracias a una nueva reseña que me han hecho los amigos de Oink!, a colación del artículo sobre los superhéroes de carne y hueso de hace unos días. De repente, el filtrado normal de visitas se dispara. Tengo la sensación de que está entrando por aquí un buen número de gente curiosa. Maravilloso. Se agradece que lean lo que uno pone. El origen del aluvión de caras nuevas, según veo en Webstats4u, fue gracias a esta mención:

Grandioso artículo de Frunobuland sobre los superhéroes de la vida real (lo que el bueno de Kiko Veneno llamaría Superhéroes de Barrio). Tiene una enorme colección con fotos y descripciones de todo aquel superhéroe que escape de las páginas de los cómics.

Gracias otra vez, Huracán Oinkez y Huracán Piltráfez, qué majos. Añadido a esto, el eco que se hizo del mismo artículo el genial agitador del link, Milinkito:

¡Superchachi! Hoy me ahorraré el numerito de pasarme por la cabina telefónica y tener que cambiarme las vestimentas a escondidas y con apreturas. Hoy no me hará falta salir a volar por esos mundos de Dios mirando fija y compulsivamente que se cuece por allá abajo (que me pilla una tortícolis que paqué). Los superduendecillos hicieron, una vez más, el trabajo mucho mejor.

Y es que no hay placer más placentero para el Supervago que, levantarse (tarde), y encontrarse con un superpost como el que se ha megacurrado uno de nuestros superhéroes de carne y hueso (o de blog y linkitos en este caso) preferidos. No es un pajarraco cualquiera. No es ningún avión de compañía de esas de tarifa reducida. ¡Es Super Frunobulax!


Muchas gracias también, qué ilusión, tómate lo que quieras. El enlace al artículo de los "superhéroes de barrio" pasó por dos o tres foros más, y todo bien, todo muy bonito, buenas palabras, parece que el curro ése friqui hizo gracia (además, yo sólo hice una labor de agrupación y redacción libre de cada uno de ellos, no pretendo darme demasiado bombo, pero imagino que entenderéis que haga ilusión). Vale, sigo.

Hoy viernes no he ido a trabajar. Me levanté esta mañana aquejado de fiebre del jueves noche, metilizado y jorobado. Y acabo de llegar a un locutorio, a ver si escribo una cosa a un colega que está de viaje. Miro otra vez las visitas, y ahora es cuando siento escalofríos: si ayer el contador de visitas llegó a las 960, hoy me indica que puede pasar de las 1.700. Porque el rollo ése de los superhéroes ha aparecido reseñado en una página que se llama:

ameblo.jp/korokorozaeega.

Creo que es un blog japonés. Espero que no se estén deseándome sarna o maldiciendo a mis ancestros occidentales. Porque no sólo no entiendo ni jota del idioma del sol naciente, sino que en este ordenador la fotito del simpático Pink Man en monociclo aparece rodeada de texto críptico, runas y cuadraditos. Que vaya por delante un sincero ARIGATO, pero no se me pasan los sudores fríos, pensando en tanta gente paseándose por aquí. Los que tenéis más experiencia y menos miedo escénico, ya me explicaréis. Yo no sé dónde meterme hasta que pase el temporal.


Doomo Arigato


Durante el fin de semana intentaré adelantar lo de las reseñas de fanzines, y ya daré noticias. Ahora ya podéis seguir visitando otros sitios, muchas gracias por la atención.


Actualizado a 4 de octubre (más autobombo):

Perdón que me regodee en mis 15 minutos de fama warholianos, pero no quiero colgar el artículo de los fanzines (y otro par de cosas que estoy haciendo) hasta que tenga bastante material escrito, que si no luego lo dejo a medias, y no mola nada.

Sigo inmerso en esta semana de creciente aunque insustancial popularidad, gracias al artículo de los superhéroes reales, que sigue haciendo gracia. Aparte de lo ya mencionado, la cosa sigue dando frutos en forma de visitas, y ha sido nombrado en cuatro o cinco páginas japonesas, en dos o tres argentinas, en algún blog amigo y en un buen puñado de foros. Estoy poniendo enlaces a cada una de las menciones en la columna de la derecha, ahí donde dice "FUIMOS RECOMENDADOS EN:", y seguiré con ello hasta que escampe y empiece a poner nuevos posts. Lejos de decaer, el ritmo de visitas se ha venido acelerando, y no baja de las 1.300 en los últimos cinco días. El pronóstico para hoy anuncia nuevo récord (puede ascender a 1600 (+/- 68)). Ayer estaba en el puesto nº 7 de los blogs más visitados de Webstats4U.com, después de meses por debajo del 100. Asi, la gráfica a día de hoy pinta así de bonita:

Pulsa para ver mis flamante aunque esporádico momentazo estadístico

Ya lo sé, pronto volveré al ostracismo, esto es sólo un espejismo, y la gráfica de aquí arriba pronto será una especie de esqueleto de diplodocus, hasta volver a ser definitivamente un esqueleto de serpiente. Pero dejad que lo disfrute...

Ah, y lo que sí sigo actualizando es el Frunoflickr, que acaba de llegar a su cromo nº 100.


Actualizado a 7 de octubre (aún más autobombo):

Supongo que es lo último que pongo sobre este tema, que ya huele. Creo que la cumbre de cantidad de visitas tuvo lugar el pasado día 5. Ya está remitiendo, aunque la previsión es que la cosa siga pasando de los 1.000 japoneses diarios. La gráfica ya empieza a ir en picado otra vez; éste es su aspecto hoy por la mañana:

Pulsa para verlo grandote

Tengo miedo y una enorme resaca

jueves, 29 de septiembre de 2005

miércoles, 28 de septiembre de 2005

Video killed the fanzine star (1)

Un botín

Una de las lacras de la blogxploitation (este fenómeno que estamos viviendo, que promueve que hasta el gato tenga su propio blog), y desde mi punto de vista la única, es que poco a poco va desapareciendo en el usuario la afición de escribir sus cosas en papel. Y concretamente, con el auge de los llamados blog-fanzines o blogzines (es decir, “revistas de información temática, hechas por un fan no profesional, y distribuidas en forma de blog”), el fenómeno de los fanzines hechos y derechos, de toda la vida, en papel, poco menos que ha desaparecido del todo. Al menos, en lo que se refiere al tipo de fanzines que yo siempre he coleccionado, los que iba a buscar a las tiendas especializadas: cine de serie b y subcultura.

Hace, digamos, diez años, uno iba a su tienda de cómics favorita y se encontraba una estantería (normalmente cerca de la caja, al lado del porno) repleta de revistillas fotocopiadas, de todos los colores y tamaños. Hechas con cariño, con dedicación, bien por autogestionados maestros del corta y pega más punk, bien por avezados y diestros maquetadores, que ponían en el mercado bonitos panfletos de colores, con papel satinado, portadas troqueladas o plateadas... Aunque yo de pequeño no leía muchos fanzines. La iniciación vino un tiempo más tarde.

Otro botín, en su hábitat

Yo nací como fan al mismo tiempo que la editorial Forum daba sus primeros pasos. Más o menos. Empecé a comprar tebeos cuando Madrid Cómics estaba todavía en aquella desaparecida galería de Gran Vía; ésa era mi Meca casi todos los fines de semana. Allí me llevaban mis padres después de dar un paseo por el Retiro, o por el Museo de Ciencias Naturales, que me gustaba mucho. Si no acabábamos pasando por Madrid Cómics, decía «me enfado y no respiro» y me pillaba mis buenos rebotes. Como todos los niños, supongo. Tendría yo entonces ocho o diez años. Recuerdo que no me gustaba nada Mortadelo, ni mucho menos Zipi y Zape; no valoraba demasiado a Astérix, ni mucho menos a Tintín. Lo mío eran los superhéroes. En su vertiente brugueriana, siempre he sido un abnegado y casi obsesivo coleccionista de SuperLópez y todo lo que ha hecho Jan. Pero sobre todo me gustaban Daredevil, el Capitán América y Spiderman.

Primeros recuerdos que tengo de los tebeos: cuando estaba en preescolar, en algún momento determinado la seño nos pidió que lleváramos cada uno un libro infantil a la clase. El que yo llevé supongo que me lo regalaría mi padre, que tenía su buena Probablemente, mi primer tebeocolección de Roberto Alcázar y Pedrín, El Jabato, El Guerrero del Antifaz y Hazañas Bélicas, y aunque era un serio profesor de Filosofía se compraba de vez en cuando algunas revistas de la Toutain, que tenía en la estantería del pasillo, camufladas entre enormes tomos de Historia y Mitología griega. El libro que yo llevé a Preescolar, decía, era un tomo de tapa dura color verde de “Spiderman contra la Antorcha Humana”. Creo recordar que era de Montena. Era algún ejemplar de la serie regular americana de Spiderman en el que unía sus fuerzas con el guaperas ignífugo de los 4 Fantásticos. En realidad no se enfrentaban, sino que se daban los dos de hostias con Mysteryo y el Escarabajo, dos de mis villanos ochenteros favoritos de todos los tiempos. El Escarabajo era el que tenía largos dedos con ventosas, y Mysteryo una especie de cabina de bólido sobre los hombros... el verdadero mysteryo para mí entonces era comprender cómo podía ponerse ese casco tan enano, ¿es que no tenía cabeza?, ¿y cómo podía alguien lucir orgulloso su condición de “escarabajo humano”?, ¿no es asqueroso? De verdad que pensaba eso.

Los primeros tebeos que recuerdo haber tenido, ya de la etapa de Forum, eran: uno de Daredevil con la portada totalmente blanca, y un pequeño DD agazapado y dolorido (Frank Miller disparatando la premisa “ciego con el resto de sentidos anormalmente agudizados”), y uno del Capitán América luchando en la portada con Constrictor y... el Acróbata, creo. Pronto empecé a coleccionarlos. Mi padre por aquel entonces trabajaba de profesor también por las tardes, en una academia. Dos días a la semana llegaba a casa con un par de tebeos en la maleta. Se los compraba al tío del kiosko grandote de la glorieta de Alonso Martínez. Una vez fui con él a la academia, no recuerdo para qué, y me lo presentó. El kioskero me regaló un chupa-chups. Qué momentazo.
Prehistoria de mi afición: Daredevil #187, de Frank Miller
En verano, mientras mi madre, mis hermanos y yo estábamos en Burgos o en la playa, mi padre se bajaba a Madrid a hacer de rodríguez. Nunca le veíamos irse, y es que tenía la costumbre de salir con el tiempo justo, de madrugada, para llegar directamente a clase después del largo viaje en coche. Cuando regresaba, los jueves a mediodía, casi siempre traía (aparte de las cosas que se habían olvidado en casa y alguna chuchería) algún tebeo bajo el brazo. Novelas de Karl Malden o Alejandro Dumas convertidas al arte secuencial por desconocidos autores europeos; aventuras de los Astrosnicks, de los Pitufos, de Sacarino, de los habituales superhéroes o de lo que tocara cada semana.

Gracias a él, y a que entonces veía con tan buenos ojos que mi hermano mayor y yo leyéramos tebeos, y nos estuviésemos convirtiendo en unos friquis de tomo y lomo (sobre todo yo; mi hermano supo parar a tiempo), empecé a completar poco a poco varias colecciones. Me gustaba What if?, Daredevil, el Capi, Spiderman, los 4 Fantásticos, la maravillosa Secret Wars II, por supuesto... Pero a eso de los 12 años descubrí a los mutantes. Tenía algunos números sueltos de la Patrulla-X, pero aquello me resultaba demasiado complejo. Los mutantes eran para mí unos tipos a quienes odiaba y temía. Eran feos de cojones y hacían cosas raras, eran oscuros y hablaban muchísimo (cosas de Claremont, su guionista estrella). Así que no me enganché de verdad hasta que salió el nº 1 de la colección propia de Lobezno. Más o menos por la misma época (hace unos 15 años) que salió el nº 1 de los New Warriors, colección que también seguí desde el primer momento.

En estos 15 años he sido una rata de tienda de cómics. Si no iba una vez a la semana a empaparme de novedades y comprarme mi dosis, no encontraba sentido al Un número de los Astrosnicks; casualmente, el que me faltadevenir de los días. Y en estos 15 años, he vivido casi en secreto mi adicción (porque apenas tenía un par de amigos que la compartieran) a las aventuras de los tipos en traje de espándex: viví el auge y caída de la editorial Zinco (guardo como oro en paño toda la saga de Batman y los Outsiders, muchos números de Flash, de Linterna Verde, de Dragonlance, Dragones y Mazmorras, las Crisis en Tierras Infinitas, el Vigilante, Animal Man y por supuesto el Watchmen en su edición original), las grandes sagas de Marvel (Fénix Oscura, Proyecto Exterminio, Secret Wars II, Días de Futuro Pasado, la del Alto Evolucionador, la Era de Apocalipsis, los vericuetos con los morlocks, Mundomojo, el Nido, Alpha Flight, los Cosechadores, el fraude del clon de Spiderman, las múltiples realidades alternativas, etc. etc.), los cómics de la Fleetway (Juez Dredd, Robo Hunter, Dan Dare, Rogue Trooper, 2000AD Presenta...), me enganché a los orígenes de Image (ése Spawn que tanto me costó descubrir que era una porquería, el impagable CiberForce, los primeros WildC.A.T.s...), empecé a coger el gustillo del completismo, rebuscando apariciones estelares de mis héroes en las colecciones más extrañas o en viejos tebeos de Vértice (en el mejor lugar que existe para ello: la tienda de segunda mano Hipercómic, muy cerca de mi casa; cuántas horas muertas me habré pasado allí...), buscando dosis de cómics en los lugares más disparatados que entonces no sabía que existieran (mercadillos en pueblos a los que uno va de vacaciones, librerías de viejo, El Vibora, Cimoc, El Jueves, suplementos de periódicos como el Pequeño País, que tengo encuadernados los primeros 5 años, aquellos tebeos que “regalaba” El Sol...), apasionándome por los autores por encima de los personajes, y montándoles altarcitos (Claremont, Alan Davis, Alan Moore, Grant Morrison, Marc Silvestri, Art 2000 AD, uno de los mejores recuerdos, al como ya intenté glosar aquí y lo dejé a medias... Adams, Jim Lee, John Byrne, George Pérez, Michael Golden, Larry Hama, Jeff Scott Campbell, Bachalo o Madureira más recientemente...), y gracias a mi afición por el género de superhéroes y a esas visitas continuas a las tiendas, fui poco a poco ampliando mis horizontes a otros géneros más adultos y a otros tiempos más remotos, acordes con mi desarrollo o la satisfacción de mi curiosidad nostálgica (así, puedo presumir de tener completas colecciones como Mondo Lirondo, Mundo Idiota, Bola 8, Bone, casi toda la obra en tomos de Alan Moore, Harvey Kurtzman, todo lo publicado recientemente de la EC, gran parte de la producción de Carlos Giménez, Moebius, Otomo, Lewis Trondheim, Azpiri, además de lo ya citado). No sabría decir cuántos tebeos tengo a día de hoy. Digamos que tengo, juntando todas las estanterías o lo acumulado en lugares menos accesibles, algo así como cuatro metros de tebeos, puestos uno encima de otro. Para el no iniciado, puede parecer mucho, pero es una cantidad bastante modesta.

No he sufrido nunca un caso agudo de “síndrome de Diógenes”. La inmensa mayoría de lo que he tenido y leído lo he acabado cambiando en tiendas de segunda mano, o directamente vendiéndolo en el Rastro (convertir tebeos en basura, lo he hecho pocas veces, o nunca). Sólo me he ido quedando con aquello que me parecía difícil de volver a encontrar, e incluso he seguido comprando religiosamente números de aquellas colecciones o autores que siempre me han gustado.

Y hablo en pasado en esta última frase, porque a día de hoy estoy desenganchado. Hace ya unos cuantos años que no compro tebeos. Sigo estando más o menos al día, gracias a los blogs o a las visitas a tiendas especializadas, que no han cesado aunque sí se han esparcido y reducido en el calendario. Sólo compro cosas muy puntuales, bien por inercia, como decía, o bien rendido inevitablemente a las ediciones pasajeras de incuestionable calidad que edita Norma o Planeta de cuando en cuando.

Pero me he desviado del tema, que había empezado hablando de fanzines, y a eso he Mudhoney nº 3. Uno de los pocos supervivientes de la última oleada pre-blogsvenido. Da lo mismo. Estos ejercicios de nostalgia siempre resultan terapéuticos y liberadores.

El caso es que es inevitable: uno se compra tebeos, y a base de ir a las tiendas especializadas, a poco que sea un espíritu curioso, empieza a coleccionar fanzines, muñecos troquelados, máscaras de lucha libre, manga o juegos de rol. En mi caso, por suerte para mi economía, no me especialicé en otras formas de subcultura propias de las tiendas de cómics, más allá de los susodichos. Bastante tenía ya con esto, los discos y las películas, que también cuento por centenares, como buen fan heterodoxo. Pero sí le cogí el gustillo al mundo de la publicación underground, amateur, a las revistas hechas por y para aficionados. No concretamente sobre cómic (aunque algunos Wendigos, Ultimates, Dolmens y similares sí tengo, pero me interesaban las revistas de información, las de leer, no los tebeos fotocopiados, dibujados por aficionados), sino sobre cine basura, principalmente.

Y aquí es donde quería llegar. Enlazo con lo que decía al principio. Con esa perogrullada con la que empecé, diciendo que los blogs de información temática han sustituido a los fanzines hasta asfixiar el género, destruirlo, hacerlo desaparecer (con contadas excepciones). La cantidad de información ha aumentado, se ha multiplicado geométricamente con la llegada de los blogs, pero creo que la calidad, el romanticismo, la pasión y el cuidado que se ponía en la facturación de fanzines, ha desaparecido. Los blogs son otra cosa, estupenda, con muchas virtudes, pero en los que apremian las “fechas de entrega”, la espontaneidad y el escribir lo primero que viene a la cabeza; uno siente cierta necesidad de comunicarse lo más a menudo posible con el lector, y lo quiera o no, acaba siendo esclavo del número de visitas que recibe, de las menciones que se le hace en otros lugares. Trabajar en un fanzine en papel, sobre todo un fanzine colectivo, recortar y pegar fotos del Noticias del Mundo en casa de los padres de un colega, entre restos de pizza y Tang, bajar Mono Grafico (.net), decano compilador del fancinerismo patrioemocionado a la reprográfica después de leerlo doscientas veces, patearse todas las tiendas del ramo sintiéndose la reina de África (y siendo tratado, generalmente, como un recolector de algodón)... Toda esta pasión se ha perdido. La investigación, el intercambio de opiniones, buscar la información en bibliotecas y en extraños libros extranjeros, ha dejado de tener sentido en la era Google. Y da un poco de pena.

Además, un blog no huele a nada: el aroma expelido al abrir por primera vez un cutre panfleto con Linnea Quigley o Bruce Campbell en la portada y repleto de monicacos garabateados en las esquinas, es incomparable, y nunca se olvida.

Tengo por casa una estantería (otros dos metros, más o menos) repleta de este tipo de publicaciones. Conservo incluso algún ejemplar de históricos fanzines musicales americanos, y números difíciles de encontrar de los fanzines más añejos de nuestro fandom. Pero esto pretende ser un texto de apoyo y admiración para aquellos que siguen contando sus cosas en papel, precariamente, con pasión y dedicación, erre que erre ajenos a las nuevas tecnologías, y enseñándonos cosas a menudo que nadie sabe de dónde se las sacan. En la próxima entrega (no sé cuándo), así, voy a hablar de los fanzines que más me gustan. Como ya he dicho, aquellos dedicados a la subcultura, al cine de derribo o al análisis de tendencias. Desgraciadamente, sólo puedo mencionar unos pocos, por limitaciones geográficas, idiomáticas o de edad. Algunos de los que hablaré ya han desaparecido, otros todavía están al pie del cañón; a algunos se les daba por muertos, y al cabo de dos años vuelven a dar señales de vida; otros no pasan de los dos números, pero llegan a arrastrar una leyenda; algunos, sorprendentemente, acaban de nacer, demostrando que donde hay vida hay esperanza. La mayoría tienen alma, personalidad, espíritu propio. Y todos son merecedores de mis aplausos.



Otra vez a vueltas con la nostalgia...

martes, 27 de septiembre de 2005

089. "Mr. T" #2

Pulsa para ampliar
Dibujo: Neil Edwards.

MR. T / AP COMICS.

088. Broads on the Bowery

Pulsa para ampliar

Bonito póster, de algo así como una pin-up-con.

087. Realism


© Tim O'Brien.

«So real, the paintings just pop out of the frame»
(Permanent collection of the Society of Illustrators)

TIM O'BRIEN.

086. Garbage Pail Ramones


© John Pound.

Ilustración promocional de los Ramones (qepd) hecha por el monstruo John Pound. Sí, el creador de la Pandilla Basura. Al respecto, unos enlaces que valen su ancho de banda en oro:

JOHN POUND ART
WAYNE'S GARBAGE PAIL KIDS REFERENCES
BARREN AARON'S GARBAGE PAIL KIDS REFERENCE GUIDE

085. Dark Dsurion


© Ciruelo Cabral.

CIRUELO.

lunes, 26 de septiembre de 2005

084. Dead Kennedys



Me encanta este cromo. P'al álbum. Es el fotomontaje musical publicitario que hicieron los Dead Kennedys, a partir de la famosa imagen del asesinato de Lee Harvey Oswald. Sí, el supuesto único asesino de JFK, silenciado aquí para siempre.

083. The KKK took my baby away

Pulsa para ampliar

"Did you mean the Klu Klux Klan?" ~ Oscar Wilde

An highly influential band started in 1492 with Jean-Luc Godard on guitar, Paris Hilton on bass and Evil-Ville on viola. Three years later, Hermann Hesse joined the band on hooter clamp. They started the American Passtime on orders from Oprah to distract the people from WWII and they were highly successfull at that particular mission.


("Ku Klux Klan" en la Uncyclopedia)

082. Kareem Abdul-Jabbar

Pulsa para ampliar

Gracias a Bello Púbico he encontrado una colección de fotografías antiguas gigantesca y maravillosa. Nada menos que el archivo fotográfico disponible online de la Los Angeles Public Library. Decenas de miles de preciosas fotografías en blanco y negro de lugares y monumentos, pero también retratos, bien de vidas anónimas o bien de caras famosas de la política, el deporte, la música, etc. de Los Angeles. Un enlace que me guardo y que iré visitando de cuando en cuando para rescatar algunos cromos.

El enlace que pone el amigo 1977 es http://jpg2.lapl.org, que es el servidor de Apache donde aloja los archivos la LAPL; pero no sólo no está ahí todo el material (hay al menos 3 páginas más de fotografías alojadas en Apache de la LAPL), sino que aquí están desordenadas y deshiladas. Lo mejor es ir a la sección "Photo Collection" de la página de la LAPL, y allí realizar búsquedas de lo que uno quiere encontrar. La colección es totalmente apabullante:

LOS ANGELES PUBLIC LIBRARY PHOTO COLLECTION

viernes, 23 de septiembre de 2005

081. Bill Murray


© John Kascht.

JOHN KASTCH.

(Creo que no lo he dicho todavía, pero me entero de la existencia de muchos de los ilustradores que menciono por aquí a través del impagable blog DRAWN. Éste es uno de esos casos).

080. Vuelve 'What if...?'

Pulsa para ampliar

Pulsa para ampliar

Pronto editarán 6 nuevos cómics dentro de esa vieja y entrañable línea de las "realidades" alternativas al Universo Marvel, la colección "What if...?", que tan de moda se puso en los ochenta. Me han gustado estas dos portadas, ambas dibujadas por un tal Tony Harris (me enteré por +Q Cómics).

jueves, 22 de septiembre de 2005

079. Bizarre Attractions


"Thrill World"
© digammo.


"The ornery hornet"
© fRedline.

Otro concurso de fotos trucadas de esos que descubren tantas genialidades, en Worth1000.com. En este caso, la premisa es recrear imposibles máquinas de parques de atracciones. Ya se han hecho 6 convocatorias:

Bizarre Attractions (38 imágenes)
Bizarre Attractions 2 (24 imágenes)
Bizarre Attractions 3 (17 imágenes)
Bizarre Attractions 4 (37 imágenes)
Bizarre Attractions 5 (41 imágenes)
Bizarre Attractions 6 (25 imágenes)

078. The Blue Demon Jr.: La leyenda continúa



Existen cómics de Blue Demon, y también viejas historietas de los años sesenta, tal como he sabido por el Foro de Kaliman. (El ejemplo que he puesto es bastante feo, lo sé; y no es McFarlane).

077. Portada de Zap Comix nº 5



El Sr. Snoid ha montado un set en Flickr recopilando 15 bellas portadas de cómics underground de ZAP COMIX.

076. Bob Neller with "Reggie"



VENT HAVEN MUSEUM, en Kentucky, dedicado al mundo de la ventriloquía.

075. Sea Wolf



Sea Wolf, submarino aventurero de los G.I. Joes de los setentas.

También se lo he robado al blog This is pop!, donde también hay imágenes del juguete en sí.

074. Fotonovela pulp de Santo



Una fotonovela de Santo el Enmascarado de Plata, escaneada a doble página en El foro de Kaliman.

Gracias, Higronauta.

073. The best of DC on TV!



(Anarroseado de This is pop!)

miércoles, 21 de septiembre de 2005

072. Mickey Mouse (perspectiva tridimensional con objetos desechados)


© Bernard Pras.

He dedicado un dossier mínimo a Bernard Pras en mi blog.

Bernard Pras

Bernard Pras (Roumazières, 1952) es uno de los artistas plásticos que más me han fascinado, siempre que me he encontrado fotos de su trabajo por ahí. Es un artista muy localizado, que apenas expone fuera de Francia (lo ha hecho recientemente en Perú, que yo sepa), y su obra es genial, elaboradísima y poderosamente pop, pero también es efímera, ya que como se puede observar construye "cuadros en perspectiva", a base de colocar estratégicamente objetos (que generalmente son reciclados de la basura y de chatarreros) sobre un espacio tridimensional, atendiendo a su tamaño, su forma y su color, formando maravillosos juegos de tal manera que sólo se puede descubrir la obra mirando desde un punto de vista en concreto. En fin, una imagen vale más que mil palabras, y a ellas me remito. Y la duda que se haría el buen bibliotecario: ¿Bernard Pras es escultor, performancer o fotógrafo? Por qué no, las tres cosas.

He encontrado muy poca información sobre él en Internet. Apenas unas pocas referencias y citas a sus exposiciones (puntuales y necesariamente temporales), la (acertada) obviedad de que es algo así como el Arcimboldo moderno, remitiendo a la casa y las ideas de Dalí y cuatro cositas más. Esta página (en francés) quizá sea la más completa en cuanto a información, pero en general hay pocas imágenes. Por eso he recopilado (robado, hablemos claro) todas las que he encontrado, y se me ha ocurrido arrejuntarlas en mi blog para dar una impresión global al primer vistazo sobre este artista, y reivindicarlo un poco por si alguien no le conocía. A partir de aquí, que cada uno busque por su cuenta, que yo estoy bastante vago (de hecho esto iba a ser una entradita breve en el Frunoflickr, pero lo he agrandado y me lo he traído para acá).


Retrato del mejor rockero ye-yé francés, Jacques Dutronc


La típica foto cachonda de Einstein


Geisha


'Le Burkinabé', se llama este homenaje al hombre afrikano


Marilyn Monroe


Mickey Mouse (sí, sé que estos pies de foto sobran un poco, pero es que no tengo más información sobre las obras)


Un pez martillo


El 'Autorretrato' de Van Gogh, montado a partir de unas estanterías llenas de cosas. ¿No es increíble?


La estatua de la Libertad de chatarra


Le DJ Royale en los comments me ha pasado otra más, un retrato de Luis XIV. Gracias:

Retrato de Luis XIV con chucherías y papel higiénico


A Bernard Pras, ni lo ves ni lo verás