lunes, 26 de octubre de 2015

PODCAST - Episodio 04: Regreso al futuro


Con la excusa de la curiosa efemérides celebrada estos días 20 a 26 de octubre de 2015, mismas fechas que los personajes de "Regreso al futuro parte 2" visitaran dentro de la fección, el programa de hoy ha recuperado un buen puñado de canciones relacionadas con la franquicia "Regreso al futuro", con los viajes en el tiempo y con la idea que algunos músicos del pasado tenían sobre un futuro utópico que nunca fue. Repasamos brevemente su banda sonora, y gabaciones posteriores de algunos de sus actores, pero también viajamos hasta mediados del siglo XX para conocer a algunos pioneros de los sintetizadores, que trataron de componer la que sería la música popular del siglo venidero. Sin bajarnos del DeLorean, hubo tiempo también para escuchar algo de americana, chanson francesa, krautrock para cuarteto de cuerda, canción ligera mexicana inspirada en la vida en el futuro, folk, un montón de cuñas cachondas, curiosidades diversas y todo tipo de piezas sonoras de fantasía. Un programa completito, entretenido y para todos los públicos; también para los más hartos del bombardeo informativo sobre la saga de Robert Zemeckis.

Pulsa las majorettes reunidas para descargar el podcast:


Y a continuación, la lista de canciones que sonaron:

01. Alan Silvestri – Hoverboard chase [BSO "Back to the future, part II", 1989]
02. Chuck Berry – Johnny B. Goode ['Johnny B. Goode' 7", 1958]
03. Tom Wilson – Biff’s question song [directo rutina stand-up comedy]
04. The Flux Capacitors – Personal Jesus [directo en California, 2014]
05. Crispin Hellion Glover – These boots are made for walking ["The big problem ≠ the solution, the solution = let it be" (Nancy Suinatra)]
06. Ryan Elder – Rick & Morty theme song [BSO Rick & Morty series, 2013]
07. The DeLorean Sisters – Take On Me ["The DeLorean Sisters", 2015 (A-Ha)]
08. Guillo – Si j'étais Marty McFly ["Super 8", 2013]
09. Balanescu Quartet – Model ["Possessed", 1992 (Kraftwerk)]
10. Pierre Henry – Psyché rock ["Messe pour le temps présent", 1967]
11. Bruce Haack – Rubberbands ["The way out record for children", 1968]
12. Louis & Bebe Barron – Come back to Earth with me [BSO "Forbidden Planet", 1956]
13. Enrique Guzmán – Año 2000 ["Enrique Guzmán volumen 6", 1963]
14. Zager & Evans – In The Year 2525 ["2525 (exordium & terminus)", 1969]
15. Richard O’Brian – Time warp [BSO "Rocky Horror picture show", 1975]


Únete a ϱδμ en


REUNIÓN DE MAJORETTES. Episodio 4: Regreso al futuro

Esta noche, en directo desde Radio Arrebato a partir de las 20.30, tendrá lugar el 4º episodio de REUNIÓN DE MAJORETTES, mi programa de radio musical semanal dedicado a canciones curiosas y diferentes, de todo tipo de géneros, colores y sabores, siguiendo siempre un hilo conductor. En este caso, uniéndonos al clamor desatado durante la semana pasada en torno a la simpática efemérides de "Regreso al futuro", que tenía lugar (dentro de la ficción) entre el 20 y el 26 de octubre de 1985 y 1955, y de "Regreso al futuro parte 2", ambientada en gran parte del metraje en el futuro 20 a 26 de octubre de 2015, hemos decidido coger por los cuernos esa idea, y dedicar toda esta hora feliz a emitir canciones relacionadas con la película, sus personajes, sus actores, y sobre todo los viajes en el tiempo y el Retrofuturismo. Porque, más o menos a la hora a la que se emite el programa, la utopía narrada en la ficción de "Regreso al futuro parte 2" (salvo noticias de ultimísima hora), sabremos que no se ha cumplido: los coches no vuelan (ni falta que hace), los monopatines comerciales no se deslizan a pocos centímetros del suelo, y solo una élite glamourosa viste con trajes de neopreno fluorescente.

Así, el futuro por el que apostaban los guionistas de aquella película de culto, se ha quedado obsoleto. Algo que ya ha pasado muchas veces antes en el mundo de la ficción... y también en el de la música. Conoceremos la idea que tenía algún cantante ligero de los años 60s sobre cómo sería la vida en el año 2000; escucharemos la música marciana que aventuraban algunos pioneros de la electrónica que dominaría las emisoras de radio en nuestro presente; admiraremos la obra de agoreros errados, y disfrutaremos con temas dedicados al viaje en el tiempo hacia un futuro muy, muy lejano. Retrofuturismo musical sin complejos, sui generis, lleno de erudición y sonidos obsoletos.

Esta tardenoche en directo en la sintonía de Radio Arrebato (107.4), y pocas horas después el podcast en su casilla correspondiente de Ivoox.

miércoles, 21 de octubre de 2015

Darth Vegas - "Darth Vegas" (2003) / "Brainwashing for dirty minds" (2012)

Otra banda que descubrí hace poco, y con la que estoy muy a tope. Mr. Bungle, el proyecto de Mike Patton de metal desconcertante, carnavalesco y chiflado, en el que cabía tanto el speed metal como el free jazz, Morricone, Zappa, Zorn, Mancini o el flamenco, fue una banda que me voló la cabeza cuando me empecé a sumergir en su mundo, a finales de los 90s. Sus fans tenemos demasiado asimilados sus tres discos y soñamos con su regreso tarde o temprano. Mientras tanto, tenemos que conformarnos con otros proyectos cercanos de Patton, alumnos aventajados como Mind Control Agency, Idiot Flesh, Diablo Swing Orchestra, a.P.A.t.T., Le Singe Blanc, Plankton Dada Wave, The Tango Saloon... Pero ningún otro grupo que conozca se ha acercado tanto al sonido y el espíritu de Mr. Bungle como esta banda de siete músicos de Sidney, liderada por Michael Lira, un auténtico spin-off que emula a sus ídolos de manera certera y entusiasta. El jazz entretenido y cartoonesco, el metal burlesque (¿bunglesque?), los ritmos sincopados, los cambios de género constantes en una misma canción, las voces impostadas, sonidos extraños, bandas sonoras de spagetti western y pelis de espías... Todo ese conglomerado de sonidos, sin abandonar el rock duro, es lo que presenta este grupo australiano, con estos dos discos alocados y entretenidísimos que no decepcionarán a ningún fan de Patton.

Klingon Klez - "Honey, would you be meshuga tonite?" (2005) / "Blue suede jews" (2006)

La música klezmer, el folklore de la etnia judía, en los últimos años se ha desarrollado y mezclado con todo tipo de géneros modernos (como el resto de la música tradicional de todos los rincones del mundo, por otra parte). En mi minúsculo programa de radio tengo intención de repasar muchos de estos fenómenos puntuales, adaptados al siglo XXI, y ya le dediqué un programa al sonido de la Diáspora recientemente, donde sobre todo me centré en mis cosas favoritas de cuanto controlo del sello Tzadik, y la encomiable labor de músicos como John Zorn para acercar estos sonidos a los jóvenes contemporáneos. Pero también me vino al pelo para pinchar un tema de Klingon Klezmer (o Klingon Klez), un grupo estupendo que tienen dos discos divertidísimos en los que, sin salirse de las armonías e instrumentación habituales en el género, incorporan elementos de ciencia-ficción, temas cantados en klingon (el lenguaje de la raza antropomorfa con "agallas" en la frente de la serie Star Trek), disfraces y cachondeo. En ambos discos, con sus atractivas portadas y libretos ilustrados con estética de comic-book, esta banda de Philadelphia liderada por Jack Kessler asegura traer su música desde un planeta lejano del futuro, y además de añadir arreglos contemporáneos y eléctricos a piezas tradicionales, componen sus propios temas, algunos de ellos cantados en la lengua de Worf (em Shab'hi, Baym Rebn, Zol shoin kumen, Mojo Shabbos... aunque podría ser hebreo o cualquier otro lenguaje que desconozco, y apenas recitan unas pocas palabras extrañas). Divertidos bailables de klezmer novelty con títulos como Return of the alien bar mitzvah tutor, When the fat Klingon sings, Klingon mating dance o Party at the end of the Universe hacen de ellos una banda única y divertidísima de folk exótico de ciencia-ficción.

Necro Nazis - "Jew" (2008)

Hace algún tiempo, documentándome para un texto, descubrí un ingragénero fascinante dentro de la música metal: el black metal acústico. Básicamente, fans del black metal (esa vertiente ruidosa y gutural del heavy metal, a menudo repleta de mensajes blasfemos, paganos, satánicos y/o anticristianos, que prácticamente es la música pop de países como Noruega) interpretando canciones salvajes, engolando la voz y emulando a las famosas bandas de black metal, pero empleando solo la voz, una guitarra acústica y percusión rudimentaria, generalmente hecha golpeándose las pantorrillas con las palmas de las manos. Puntualmente, algunas bandas añaden flautitas de punkie, armónica o golpean latas con objetos que tengan a mano; el intríngulis del asunto está en las voces guturales y la actitud. Las guitarras eléctricas, la cascada de sonido sinfónico como salida de mismisimo Infierno, el bajo machacante, el doble o triple bombo y las voces oscuras y satánicas hay que imaginárselas, están en la cabeza de los músicos, que lo que hacen es aporrear una guitarra y croar frases sin sentido. Es una disciplina ideal para que los amantes del black metal puedan disfrutar de su afición haciendo un corrillo en un parque ante unas litronas, o durante un fin de semana de acampada en la sierra, sin necesidad de ceder a otros géneros musicales ridículamente no satánicos. Lejos de parecer un experimento aleatorio, todo esto tiene unas reglas muy concretas, establecidas por una banda llamada Impaled Northern Moonforest en 2000, en su disco del mismo nombre. Aquel artefacto, hoy inencontrable, fue el experimento del líder de una auténtica banda de black metal de Boston, Anal Cunt, un tipo llamado Seth Putnam, politoxicómano e inquieto salvaje, que sentó las bases del asunto con aquel lanzamiento. En aquel disco se establecían todas las características del infragénero: las portadas deben ser cutres, infantiles, naïf, hechas a boli o con MS Paint a mano alzada, parodiando la simbología oscurantista habitual de las bandas serias; las canciones, como digo interpretadas con guitarra acústica, voz y percusión humana, deben ser cortísimas, rondando los 30 segundos; los títulos de las canciones deben parodiar el salvajismo blasfemo de los originales, exagerándolo y retorciéndolo hasta el ridículo; y todo debe estar rodeado de cierto misterio y anonimato (no se supo que detrás de este disco estaban Anal Cunt hasta tiempo después).

Y por supuesto, aquí había también mucha autoparodia y sano cachondeo. "Impaled Northern Moonforest" incluía cortes como Lustfully worshiping the inverted moongoat while skiing down the inverted necromountain of necrodeathmortem, Awaiting the frozen blasphemy of the Necroyeti's lusting necrobation upon the altar of Voxrfszzzisnzf, Gazing at the blasphemous moon while perched atop a very very very very very very very forsaken crest of the Northern mountain... Las canciones, sin embargo, consistían en bramidos indescifrables. A raíz de aquel lanzamiento se produjo, a mediados de la primera década del siglo, un boom de los discos de black metal acústico pergeñados por aficionados y profesionales parapetados en el anonimato, que seguían esas mismas directrices. Y surgieron montones de bandas nuevas, con nombres como Frostbitten Yeti Cock, Inverted Inverter, Grim Necro Corpses, Nocturnal Frost Fjørd, Nekro Vomit, Necrowizard Spell, Inverted Necromancer, Saftyricon, Grim Demons Of Frostbitten Forests Of Kohmo, Wolfvein, Aaron Burr, ÖRGH, Rgrarrgkhth, Foresta Insontina... Y docenas de discos o casetes con portadas churretosas, titulos como grimorios y una duración total de unos 10 minutos. Cuando yo descubrí esto, y empecé a escuchar estas cosas, quedé fascinado por el concepto, y a veces realmente te partes de risa con el asunto. El humor es naturalmente una pieza fundamental aquí: esas voces aguardentosas de las bandas originales, que en disco suenan tan tremebundas y apocalípticas, en versión suecada y de parque quedan ridículas y apocadas, como cuando uno canta en la ducha para sí; el afán por imitar black metal sinfónico queda desactivado pero se lo puede uno imaginar, cuando llegamos a los temas instrumentales (con lentos punteos que hay que suponer atronadores), y ahí está también parte de la gracia, o de lo que a mí me fascina, que es que el silencio debe ser incorporado mentalmente como ruido infernal; y entre los títulos también existen bromas comunes, como desearle la muerte constantemente a Dave Mustaine (supongo que por demasiado tiernito; fue aquel primer guitarra de Metallica al que echaron a patadas y, enfurruñado, se fue a fundar Megadeth; por ejemplo, en los temas God created Dave Mustaine and therefore he too is a faggot de Dodfrisor, o el álbum Dave Mustaine sounds like a vagina de Nyhetsvarsel), exagerar hasta la parodia las alusiones a necrosis múltiples y enfermedades mortales, cachondeo a costa de las tendencias sexuales de los monstruos y razas inventadas por Tolkien (llevado esto al paroxismo en discos como "Exorcizing the Gaylord of the Cock Rings", 2007, de Inverted Crossvortex), todo tipo de cosas puestas del revés (mucho más allá de las cruces) o barrabasadas surtidas acerca del Evangelio (Fuck you Jesus, Christians are gay and untrve, de Infected Necromancer, que podría pasar por himno de la Iglesia Bautista de Westboro)... y nacional-socialismo de risa. Entre las más conocidas bandas reales de black metal anticristiano noruego (Mayhem, Burzum y demás) además de todas esas leyendas sobre iglesias quemadas, sacrificios de bebés, vampirismo, asesinatos, mutilaciones, etc., era y es muy habitual la iconografía nazi, la exaltación de la raza aria, el supremacismo, etc., me temo que tomándoselo muy en serio, en la línea de su compatriota tarado Breivik. En el black metal acústico (que es un fenómeno sobre todo del Oeste de EEUU, aunque también hay bandas punteras del norte de Europa o de Brasil), esa apología del nazismo también se incorpora, de risa, como en el álbum destacado, que incluye canciones como la baladita The sound of me shitting down your jew mother's throat you stupid jew, Eating Jews for lunch o Jerry Seinfeild has a big nasty Jew nose (dan bastante más miedo las niñitas arias de Prussian Blue). En fin, todo muy divertido para escuchar en Navidad con la familia (un buen sitio por el que empezar, además de los 2 discos de Impaled Northern Moonforest, puede ser el recopilatorio "Invocations of Abazagorathic unholiday grimness", de 2007). Sinceramente, a mí me gusta más esto que el black metal normal, y muchísimo más que el insufrible metal electrónico, y mejor están los chavales por ahí tocando canciones mientras pinchan marshmallows en la hoguera que sacrificando vírgenes.

lunes, 19 de octubre de 2015

PODCAST - Episodio 03: Heavy M()al


Hacer radio en directo es muy bonito, hay una magia, un silencio... la soledad de la noche, la conexión inexplicable con el oyente imaginado... Hasta que la teconología falla en el momento que estás pinchando black metal satánico anticristiano, y a partir de ahí las siguientes canciones no quieren sonar, por más que llevas varios soportes y discos probados sobradamente en otros equipos. Son las cosas del directo, y también de la inexperiencia y torpeza absolutas de un locutor de radio aficionado, las que han dado como resultado un pequeño desaguisado durante la segunda media hora del programa. Hasta entonces, la cosa iba más o menos bien, con solo un susto al principio, que aventuraba el desastre. Durante la primera media hora dio tiempo a que sonara, como estaba previsto, algo de heavy metal clásico, en homenaje a El Martillo Metálico, el programa decano de la emisora, presente en Radio Arrebato ininterrumpidamente desde 1987, y que esta temporada no ha podido unirse a la parrila. Con el heavy metal en mente, en este programa sonaron versiones extrañas, de risa, estrafalarias, infragéneros ocultos, metal noruego blasfemo y ruidoso... y también se pudo escuchar bastante al locutor balbuceando, desesperado, pura rabia contra la máquina cuando los discos de melenudos satánicos no querían sonar.

Esto es lo que dio de sí el podcast:


(He decidido dejar el playlist original, tal y como lo había concebido, aunque algunas canciones no llegaron a sonar, anotando con un "*" aquellas que fallaron, y añadiendo su enlace de escucha online, si lo hubiera):

01. Faith No More - Digging The Grave `["King for a day... fool for a lifetime", 1995]
02. Queen - Stone Cold Crazy ["Sheer heart attack", 1974]
03. Bad News - Bohemian Rhapsody ["Bad News", 1987]
04. Mac Sabbath - Pair-a-buns [directo en Phoenix, 10-07-2015]
05. Bob Wayne - Sweet child o' mine ["Hits the hits", 2015; (Guns N' Roses)]
06. Graveworm - Losing My Religion ["Engraved in black", 2003 (R.E.M.)]
07. PelleK - Hijo de la luna ["Covers vol. XX", 2015 (Mecano)] * link
08. Impaled Northern Moonforest - Lustfully worshiping the inverted moongoat while skiing down the inverted necromountain of necrodeathmortem ["Impaled Northern Moonforest", 2000] * link
09. Grim Necro Corpses - Thy corpse mourns at the loss as I wash the blood from my mouth ["The abduction from the Seraglio", 2008] * no link
10. Nocturnal Frost Fjørd - The reborn and incarnated now demonic inverted necrofarmer escapes with his hellcow of doom into the freezing hot inverted summernight ["Satanic Hymns of the Møkkakjellar", 2005]
11. Timmy And The Lords Of The Underworld - Timmy [South Park, ep. t4e03, “Timmy 2000”]
12. Muchachada Nui - Soy heavy [TV] * link
13. HeavySaurios - Quiero leche ["HeavySaurios", 2012] * link
14. Gigatrón - El barco de colegas ["Los dioses han llegado", 1998] * link
15. Mamá Ladilla - Padezco rock ["Coprofonía", 2015]
16. HRS - Alone again [EP "Once", 2013]
17. Garth Brooks - Hard luck woman ["Kiss my ass: A tribute to Kiss", vvaa, 2004 (KISS)]´
18. Aerosmith - Dream on [live MTV Unplugged] * link



Únete a ϱδμ en


SESIONES SYMBIÓTICAS DE LIBERACIÓN

viernes, 16 de octubre de 2015

REUNIÓN DE MAJORETTES. Episodio 03: Heavy M()al


La semana que viene, REUNIÓN DE MAJORETTES se suma al homenaje conjunto de Radio-arrebato al programa decano de la emisora, "Martillo Metálico", con una hora repleta de heavy metal increíblemente extraño. José, tras 28 años al frente del programa sobre la actualidad del metal de la emisora, no ha podido incorporarse todavía a las emisiones, y hemos decidido apoyarle llenando las ondas de gritos, voces del Averno y cuernecitos. El lunes 19 en directo, a partir de las 20.30.



Versiones apócrifas, parodias de risa, metal para críos, black metal satánico anticristiano apologético de andar por casa y otras anomalías se dan la mano en una hora de ruido, sano cachondeo y heavy increíblemente extraño, que pondrá a prueba esa duda existencial acerca de si los metaleros se ríen o no de sí mismos. Sin entrar en la polémica discusión sobre quién inventó el heavy metal (¿Blue Cheer? ¿Deep Purple? ¿Led Zeppelin? ¿Judas Priest? ¿Black Sabbath? ¿Prokófiev?), sonarán desde algún pionero de los 70s hasta black metal de finales de 2015; desde speed metal a baladas lacrimógenas. Y sobre todo prestaremos atención a bandas extrañas, paródicas, vistosas e infragéneros maravillosos que parece increíble que existan. Y seguro que no conocías casi nada de lo que suena aquí.


Este lunes en directo en la sintonía de Radio Arrebato (107.4), y el martes el podcast en su casilla correspondiente de Ivoox.


jueves, 15 de octubre de 2015

Semana Heavy Metal en Radio Arrebato


La semana que viene en todo Radio Arrebato se celebra una semana especial dedicada al Heavy Metal, en homenaje a "El Martillo Metálico", el programa decano de la emisora, que después de 28 años en emisión ininterrumpida, este año no ha podido unirse a la parrilla. En espera de su pronta recuperación, hemos llenado la emisora de jebis de parke, litronas y cuernecitos.

En "REUNIÓN DE MAJORETTES", he preparado un homenaje sui generis, lleno de heavy bastardo, apócrifo, paródico y curioso, con el máximo respeto.

Un especial de Heavy Metal titulado HEAVY M()AL. Aunque espero que esté bien.

viernes, 9 de octubre de 2015

El próximo lunes no hay programa


El próximo lunes se celebra el Día Internacional de los Patos con Paraguas (o no sé qué) y por lo tanto no hay programa. Pero ya estamos trabajando en el siguiente capítulo de "Reunión de Majorettes", que se emitirá en directo el próximo LUNES 19 DE OCTUBRE A LAS 20.30.
Hasta entonces, podéis escuchar los podcast anteriores en bucle, en este enlace:

miércoles, 7 de octubre de 2015

Tom Maxwell - "Hot: My life in the Squirrel Nut Zippers (A memoir)" (2013)

Tom Maxwell fue el guitarrista de Squirrel Nut Zippers, una de las bandas de rock que más me gustan de todos los tiempos, si no la que más. Injustamente asociados a la escena neoswing que surgió a mediados de los 90s (con montones de grupos de revival de música "discotequera" de los años 20s y 30s, como Royal Crown Revue, The Brian Setzer Orchestra, Big Bad Voodoo Daddy, Cherry Poppin' Daddies, Cigar Store Indians, etc.), SNZ fueron en realidad mucho más allá de ese (maravilloso, por otra parte) fenómeno, y de aquel revival que recuperó la esencia del swing norteamericano y lo "tradujo" y adaptó para las nuevas generaciones, llenándolo de sobreproducción, vientos, coros, un sonido impecable y fresquísimas orquestas de jóvenes tatuados y engominados, que recogieron esos viejos temas de Cab Calloway, Glenn Miller, Benny Goodman, Duke Ellington, Louis Armstrong etc., que en los formatos originales ya sonaban apagados y crujientes. En esos mismos años 90s hubo una explosión de nostalgia musical, con otro buen puñado de bandas que se pusieron a armar como locos bandas actualizadoras del rockabilly (derivando en el psychobilly), el swing (surgiendo cosas tan horribles en su mayoría, en mi opinión, como el electroswing), la música lounge, el country... Pero no es justo calificar a SNZ como una más de estas (fantásticas, insisto) muchas bandas revisionistas. En primer lugar, porque en SNZ confluyeron un puñado de músicos de muy diferente educación musical, liderados por un Jimbo Mathus que es una auténtica enciclopedia del pre-war-blues, un redneck brillante y carismático que junto con su novia Katherine Wallen (artista outsider que resultó tener una voz deliciosa), el chalado vientista Ken Mosher, el virtuoso Don Raleigh de profundo arraigo jazzístico, Tom Maxwell, coleccionista de discos y musicólogo excepcional, o el aporte puntual de Andrew Bird (probablemente, mi artista favorito, que creo que no necesita presentación), Stacy Guess (ex Pressure Boys) o Chris P. Así, SNZ no eran ni mucho menos una banda de neoswing, sino un inclasificable carrusel de referencias retro, una coctelera en la que se cocinaron las enseñanzas de Django Reinhardt, Stephane Grappelli, Raymond Scott, Robert Johnson, Big Star, Tom Waits, Miles Davis, Stephen Foster, Fats Waller, Glenn Miller... a los que añadían ingredientes com el dixie, gipsy jazz, klezmer, vaudeville, blues, punk, lounge, mento, calypso...; y en segundo lugar, porque SNZ, a diferencia de la mayoría de los citados (y de esas toneladas de bandas de revival de todos los estados de la Unión que se alquilan para bodas y bautizos) no se limitaban a hacer versiones de aquellos viejos temas grabados en polvorientos discos de pizarra o pequeños vinilos sin portada, sino que componían la inmensa mayoría de sus temas, y fabricaron su propio sonido y su leyenda.

Al propio Tom Maxwell, en estas memorias que publicó hace poco (me encontré con ellas por casualidad en Book Depository, y aunque no suelo hacer compras online, esta vez me lancé de cabeza, y llegó a mi casa hace unas semanas), le cuesta clasificar qué es lo que querían hacer con SNZ cuando se fueron conociendo, en los bares de Chapel Hill (NC). Maxwell, por aquella época, definía ese limbo de géneros y sonidos de la primera mitad del siglo XX, simplemente, como "hot". En su extraordinario libro, que se ha convertido en uno de mis objetos favoritos (con esa portada suave e impermeable) narra los comienzos de SNZ, y el fuerte carácter de cada uno de sus miembros. Nos introduce en las primeras giras, la nerviosa grabación de sus primeras composiciones (Tom dice que su tema favorito de SNZ siempre fue Wash Jones... ¡igual que el mío! Que por cierto, ¿qué tiene esto de swing?) en estudios de grabación llenos de historia. Cómo la primera vez que se pusieron a improvisar, por ejemplo, estaban en casa de un amigo excéntrico que solo tenía en la cocina 1 sola cuchara, 1 tenedor, 1 plato... y para tocar la improvisada batería tuvieron que utilizar dos cepillos de dientes, lo único emparejado que encontraron por allí. El grupo se fue formando a partir de casualidades, y Tom entró en la banda con su amigo Stacy, el primer trompetista, que falleció de sobredosis de heroína justo cuando SNZ iniciaban su primera gira europea. Narra episodios como cuando Jimbo creyó ver un fantasma en un destartalado estudio de grabación en Chicago, y jugaron a la ouija para invocarlo. Cuenta montones de bromas que se hacían entre ellos, pequeños detalles sobre cada uno de aquellos jóvenes vintage, la historia de cómo mi ídolo Andrew Bird se les acercó después de un concierto en un pueblecito de Chicago, y dijo que soñaba con tocar en una banda como ésa. El libro está escrito con pasión y fluidez (el autor actualmente escribe en bastante prensa musical), y al mismo tiempo con cierto deje escéptico e incluso rencoroso. El libro es breve, pero lo estoy disfrutando lentamente, y en realidad aún no lo he acabado, ya que todo apunta a que la relación entre Maxwell y Mathus se oscurece y esto no tiene un final feliz. Y yo sueño a menudo con que SNZ vuelven a juntarse, graban montones de canciones nuevas, y aceptan la invitación de tocar durante el banquete de mi boda con la guitarrista de The Ladies. Pero recomiendo vivamente la lectura de estas memorias repletas de referencias musicales, tonos sepia y rincones analógicos de la América Profunda.

martes, 6 de octubre de 2015

PODCAST - Episodio 02: Klezmer del siglo 21


La magia de la radio en directo hizo posible un nuevo programa de "Reunión de Majorettes" anoche, para la emisora libre Radio Arrebato. En esta ocasión, el hilo conductor de todas las canciones fue la música klezmer del siglo 21. Un repaso personal a la música judía o hebrea contemporánea, con un montón de artistas y bandas que tratan de actualizar los exóticos sonidos de la Diáspora acercándolos a ritmos y estilos modernos: el free-jazz, el prog-rock, el punk o el burlesque se dan la mano en esta hora marciana, sin abandonar en ningún momento esos clarinetes, violines, acordeones y armonías tradicionales que nos resultan tan exóticas en Occidente. Con el maestro John Zorn como majorette, delante de un desfile de canciones estupendas y el espíritu de Naftule Brandwein y Kyle Broflovski muy presentes.

Pulsa para descargar el podcast:


Playlist de esta semana:

01. Bar Kokhba Sextet - Sother ["John Zorn's Book of Angels vol. 10: Lucifer", 2008]
02. John Zorn, Mike Patton, Sofia Rei - Perfect Crime ["The Songs Project live at Le Poisson Rouge", 2015]
03. John Zorn, Anthony Coleman, David Krakauer - Mahshav ["Bar Kokhba", 1996]
04. Koby Israelite - Dance Of The Idiots ["Dance of the idiots", 2003]
05. Naftule's Dream - Partzuf ["The unknown Masada", vvaa, 2003]
06. Ben Caplan & The Casual Smokers - Beautiful ["In the time of the great remembering", 2011]
07. Salongörkesteret - Sosial antenne ["Slipp oss inn/Sosial antenne" 7", 2015]
08. Klingon Klezmer - Alien bar mitzvah ["Blue suede Jews", 2006]
09. Igor Krutogolov's Karate Band - Skeleton Dance ["How to be a crocodile", 2014]
10. KIV Orchestra - Bad Bad Horror [EP "La Roue", 2012]
11. Jewish Monkeys - Misirilou ["Mania regressia", 2014]



Únete a ϱδμ en


viernes, 2 de octubre de 2015

REUNIÓN DE MAJORETTES. Episodio 02: Klezmer del siglo 21.

El lunes a las 20:30, en directo desde la emisora de Radio Arrebato en Guadalajara, se estrena el segundo programa de REUNIÓN DE MAJORETTES. Si la semana pasada estrenamos el show pinchando un montón de canciones de diferentes estilos relacionadas con los simios, esta vez nos vamos a centrar en un único género musical: el klezmer. La música judía, hebrea, los ritmos de la Diáspora, la tradición folklórica de esa etnia milenaria repartida por casi todo el mundo... pero, concretamente, sonarán temas muy recientes, que repasan (de manera incompleta y apresurada, siguiendo únicamente mi criterio personal) el legado ancestral de estos sonidos en la música más reciente. Klezmer-fusión, jazz, harcore, ska y punk de todas las latitudes.

"Klezmer" es como se conoce al género musical oriundo de los judíos de Europa del Este, en torno a la Tierra Santa. A caballo entre los siglos XIX y XX se moderniza y se perpetúa casi imperturbable hasta nuestros días, aunque por supuesto hay músicos menos ortodoxos que han tratado de adaptar estos sonidos tradicionales a los tiempos que corren, y aparte de su uso ceremonial y religioso, existe una enorme vertiente de la música judía pagana, que nos interesa más ahora, para este programa. Por supuesto, no podemos olvidarnos de la labor de divulgación que de la música judía lleva décadas realizando la bestia del jazz neoyorkino John Zorn, pero también escucharemos a músicos israelíes que introducen la melodía de los Simpson en sus composiciones klezmer, o que nombran a su banda en honor a Joy Division. Sonará rock duro, una increíble toy band que interpreta klezmer con instrumentos de plástico comprados en los chinos, un grupo norteamericano que canta en klingon, orquestas chinas, noruegas y españolas que interpretan música tradicional judía pensando en el joven contemporáneo.

Este lunes en directo en la sintonía de Radio Arrebato (107.4), y el martes el podcast en su casilla correspondiente de Ivoox.