Martes, Hulyo 22, 2014

"Black super power" (Daniel Ausente, 2012)

En los últimos meses he actualizado poquísimo este blog; pero aquí lo tengo, siempre a mano, como esas libretas que llevan los críticos de cine pedantes a las salas, para tomar notas con un boli-con-linternita cada vez que algo de lo que ven les irrita. Hoy es el último día de mis vacaciones de verano. Está a punto de anochecer. Y en esta prórroga he decidido que voy a hacer 20 entradas seguidas de este blog (ya lo tengo preparado con todas las caratulitas preparadas, que es lo que más me cuesta hacer), con algunas de las cosas que recuerde haber visto, leído o escuchado durante mis tres semanas de vacaciones. En orden aleatorio, según me he ido acordando de las cosas. Empiezo por este post, y avisaré cuando haya terminado con el veloz repaso en un post... dentro de unas horas. Tengo puesto de fondo un recopilatorio de Clarence "Frogman" Henry, seguido de Brenda Lee, Ted Taylor, King Salami, Axel Zwingenberger, Louis Prima, Cherry Casino y así una ristra de LP's digitales en cola para acompañarme en la tarea. Tenía otras cosas que hacer, pero bueno. Le tengo cariño a este espacio.

Tengo encargada la caja Black pulp box de Aristas Martínez en mi librería de confianza. Se trata de un cofre que contiene unos cuantos libelos y fanzines, de ficción y de no, que giran en torno a la negritud cutánea de los seres humanos, y su idiosincrasia. El cofre es caro, y nunca encuentro el momento ni la billetera suficientemente llena como para ir a la tienda a por él, aunque me avisaron hace ya algunos meses. De todas maneras, lo que más me apetecía leer era este ensayo de Daniel absence, maestro y amigo, experto en cultura pop y cine de derribo, y ya a estas alturas una leyenda viva del escribir, del rajar y del presentar eventos sobre tebeos, cine y subcultura. La última vez que lo vi en el lineal de una librería no pude resistirme y me lo traje a casa, y cuando me haga con el cofrazo, pues bueno, lo regalo o forro un bargueño.

"Black super power" es un ensayo, entretenidísimo, acumulativo, muy explicativo, exhaustivo, sobre el papel de los personajes negros en la cultura popular, la norteamericana sobre todo, y principalmente en los tebeos de superhéroes de los setenta y el cine blaxploitation de la misma época. Un periodo, el de la guerra de Vietnam y la explosión de la(s) contracultura(s), que me interesa muchísimo y me fascina. Sin demasiados ornamentos, directo y ordenado, el repaso no se olvida de la época de los esclavos, ni de los bluesmen ni del KKK ni de la segregación ni de Rosa Parks ni de los Panteras Negras, pero enseguida entra en materia y nos lleva de la mano por montones de cabeceras de la Marvel de los setenta, aquellas (pocas) sagas en los tebeos de superhéroes (los del grandísimo Englehart, los Claremont, Goodwin, etc.) que se inspiraban en el zeitgeist y en los periódicos para situar a los superhéroes en contextos verosímiles y controvertidos, para dar su versión y actuar ante fenómenos como el Apartheid o las guerrillas urbanas de California o Detroit. Personajes como Pantera Negra, Luke Cage, Tormenta, Jim Rhodes, Trillador Nocturno o los héroes del sello Milestone hicieron historia del cómic y de la cultura popular, tanto como los actores y directores (de serie A, B y Z) que pusieron al ghetto a protagonizar historias en la gran pantalla.

Los capítulos dedicados al cine son más escuetos y huecos, pero al fin y al cabo a mí lo que me interesaban son los tebeos; y además sobre lo otro, y sobre la cultura negra en general, hay mucha más bibliografía. En lo que respecta al goloso repaso a los superhéroes de las viñetas, probablemente este sea el estudio más completo y escrito con más amor que existe, y además salpicado de ilustraciones y nutritivas notas a pie. Si de algo cojea el estudio (por decir algo), y como ya anuncia el autor, es del lenguaje demasiado "cínico" y resabiado a ratos, al provenir el grueso del texto de un largo artículo publicado en dos entregas del outsider fanzine Mondo Brutto, que extraña un poco en un libro independiente y para todos los públicos (dentro del Sistema) como es éste, pero a pesar de ello es una lectura deliciosa y entusiasmante, especialmente indicado para el Marvel Zombie y el fandom curtido de toda la vida. Imprescindible.

Walang komento:

Mag-post ng isang Komento