jueves, 21 de julio de 2011

Versos etílicos (Pepe Rueda, 1994)


Pepe era un "personaje de Malasaña". Un artista brut, poeta urbano, un menda con bigote y gorro que se paseaba por el barrio regalando poemas a cambio de la voluntad. Uno de tantos. Como el falso sordomudo de Lavapiés o el solitario de la carpeta al sobaco. Un personaje del barrio como puedan ser el tonto de Sanfrancisco, la Elvira, el Pele (qepd), los hermanos redneck lobotomizados por el CSIC (algún día tengo que investigar esto) o la fauna sintecho. Pepo murió hace algunos años, y el otro día cayó en mis manos "Versos etílicos", una simpática recopilación de algunas de sus poesías (unas cincuenta) dedicadas al beber. Vino, cerveza, bares, camareros, picaresca, curdas, esas cosas. Con un gran sentido del humor y rimas fáciles, correctas y efectivas, una lectura agradable, salpicada de dibujitos ajenos y prologado por el omnipresente Moncho Alpuente. Un librito hermoso, ameno y que atesoraré gustoso.

3 comentarios: