Martes, Mayo 31, 2016

Deshechos históricos ("Don Julio", 2012-2016)


A la Cheetah callando, abriéndose camino sin ruido a través del Cisma de El Jueves de junio de 2014, Julio A. Serrano, alias "Don Julio", lleva más de 250 páginas de la sección Deshechos históricos en los últimos 4 años. Una de las joyas del tebeo humorístico español contemporáneo, que a mí me fascina y me entretiene muchísimo. Creo que es uno de los más exitosos y queridos de entre los (dignísimos) restos del naufragio, pero por si acaso alguien no lo conoce, es una suerte de tira semanal llena de curiosidades de cualquier aspecto de la Historia, en formato de viñetas sueltas introducidas por un anfitrión ficticio cada semana desde el sillón de orejas. En la línea de la tira de misceláneas bizarras Ripley's believe it or not, mezclada con las clásicas planchas de la revista MAD (MAD's guide of... y The lighter side of...) de toda la vida, o esas secciones de cotilleo sobre ciencia, historia o deporte de los suplementos, los coleccionables o las revistas infantiles. El antecedente favorito que me viene a la cabeza ahora es, al margen de las cositas del TBO y los mortadelos o zipizapes (Lo que nadie se atrevió a contar sobre... del genial Ramis, por ejemplo, por citar una de mucho cachondeo y "de autor", fue una serie que me marcó muchísimo), es la maravillosa sección ¿Sabías que...? de Ana Bermejo y el grandísimo Antonio G. de Santiago para el Pequeño País de 1987 en adelante.
Es curioso que (creo que) nunca hubiera habido una sección así en El Jueves (al margen de la más o menos reciente sección La guinda, en la que cabe todo), siendo el asunto "curiosidades del mundo" un filón infinito. La sección de Don Julio destaca por su extraordinario estilo de línea clara, que al margen de la obvia tradición de los narizones de Bruguera, a mí me recuerda (quizá por la temática aparentemente "juvenil" y de diáfano instruir deleitando) a una dibujante muy concreta con cuyas ilustraciones blancas y divulgativas crecí: la olvidada y nunca reivindicada Pilarín Bayés. No consigo separar en mi cabeza las cositas litúrgicas de Pilarín, de los personajes gamberros que dibuja Don Julio. Con la enorme diferencia de que Deshechos históricos no se hace para una hoja parroquial, sino para la revista El Jueves, cuyo núcleo duro de consumidores es fan de las camisetas negras y los discos de Mojinos Escozíos. En este sentido, una maratón de Deshechos históricos, sin la dosificación semanal combinada con las otras cabeceras, adolece de running gags demasiado explícitos, que en mi opinión aburren y bajan la calidad del asunto. Los chistes de pedos, tampones y los memes sobre Rajoy (los de las filias sexuales de Hitler sí dan más risa, no dejan de ilustrar sobre el tema de cada semana y vienen más a cuento) enfangan un poco lo que por otro lado es una lectura deliciosa, estimulante y extraordinaria.

Walang komento:

Mag-post ng isang Komento