domingo, 12 de agosto de 2018

Lindsay Lohan y el Prisionero de Azkaban

01. Hace más o menos 15 años, empecé mi primer blog en internet. Para mantener mi anonimato, por una cuestión estética, e imitando a los fanzineros que me gustaban entonces, me inventé un nick absurdo: Frunobulax. Es un nombre que aparece en una canción de Frank Zappa, Cheepnis (3'41'' del video), un tema dedicado a los monstruos del cine cutre de serie B. "Frunobulax" es el nombre que utilizó Zappa, tal vez improvisando durante aquellos conciertos del Roxy (en otros momentos de aquella gira de los que hay grabaciones, utilizó nombres diferentes), para referirse a un perrito de peluche gigante que destruye la ciudad, en una narración en mitad de ese corte. Me sonaba rimbombante, único, no aparecía en internet cuando lo buscaba por aquel entonces, y creí que sería un valioso homenaje a mi ídolo Zappa, y al mismo tiempo al cine de bajo presupuesto. Ese apodo me perseguirá eternamente (o no), y fue una elección espontánea tomada durante unos segundos de 2003.

02. A aquel primer blog, como estaba firmado con ese nombre, y por otra absurda asociación de ideas, como si fuese una muestra de "mi mundo interior" o alguna tontería por el estilo, lo llamé "Frunobuland". Lo actualicé entre diciembre de 2004 y marzo de 2007. Empezó siendo un blog de frases breves, una especie de diario de lecturas, visionados y recomendaciones muy, muy breves, como los titulares de una Agencia EFE bizarra, y empecé a firmar los posts con otros nombres, como Cheto Ardiente, Caipirinha Man... no me acuerdo de más. Quise jugar a que era un colectivo de agitadores culturales. No había muchos blogs por aquel entonces; de este tipo, en español y que yo siguiera, apenas estaban viruete.com, desde 2003, o el blog de Absence que empezó poco antes que yo. La lista de Mondo Brutto, en la que llevaba unos cuantos meses con el nick de Frunobulax, tuvo bastante que ver en que me lanzara a escribir un blog, en cuanto nació la blogosfera, la internet 2.0. Qué lejano queda todo esto...

03. Enseguida, las entradas cortísimas fueron dando paso a pequeños "artículos periodísticos" de cultura popular, sobre temas sobre los que, por aquel entonces, no había información en aquella prehistórica internet, o estaban por ahí muy dispersos en maravillosas webs americanas. Empecé a hacer textos cada vez más largos. Yo trabajaba de oficinista por aquel entonces, y dedicaba un altísimo porcentaje de mi tiempo en el curro a actualizar el blog y bajarme películas y discos. No tenía internet en casa. Algunos de aquellos posts largos tuvieron bastante éxito, y mi blog era enlazado o mencionado en muchísimos sitios. Con el tiempo decidí borrarlo, y enseguida fue zombificado.

04. Paralelamente, desde agosto de 2005, abrí otro blog más, esta vez dedicado exclusivamente a entradas cortitas. Por aquel entonces nació la red Flickr, más elegante y menos ridícula que Fotolog, y yo la utilizaba como alojamiento de las imágenes de mi blog. Pero guardaba muchísimas imágenes que no utilizaba en el blog, así que para eso creé este blog secundario, como una especie de álbum de cromos o diapositivas para mostrar a las visitas: Frunoflickr. Sigue activo, pero desde 2009 solo he puesto tres cositas promocionando mi editorial.

05. Porque publicar casi a diario en estos blogs no saciaba mi ansiedad, y en aquel 2009 lancé mi primer fanzine en papel. Seguía dedicando mucho tiempo a escribir tonterías en el trabajo, y probé suerte a hacer un artículo un poco más largo aún que los de la web (que algunos los separaba en hasta 10 extensas entregas), maquetarlo yo mismo, hacerle una portada a color, e imprimir unas cuantas fotocopias grapadas del mismo: eso fue "Hipnotismo pop", un fanzine de 48 páginas, al que siguió unos meses después otro , mucho más grueso, y acompañado de un DVD-Rom con 166 canciones, que tuvo un éxito undeground inesperado: "La música más rara del mundo".

06. Para entonces ya había dejado de trabajar de oficinista, si no recuerdo mal, o lo dejé poco después. Y desde octubre de 2008 había empezado otro blog más: Tebeos de los Simpsons. Otro lugar en el que dar salida a mis obsesiones. Soy muy fan de los Simpsons, claro, y me obsesiona la Gente Amarilla, pero sobre todo me pareció un vehículo para tratar todo lo que me interesa de la cultura popular (la música, el cine raro, el cómic, el arte en general) de manera transversal.

07. A finales de 2004 me había abierto otro blog más, este que lees, básicamente para hacer acuse de lectura y visionado de montones de maravillas que me encontraba, y que era incapaz de retener en mi cabeza. Aunque es abierto, no lo mencionaba en ninguna parte, lo hacía para mí. Como siempre me ha importado un pimiento la crítica periodística, la opinión de un mindundi sobre las cosas que contempla en un momento determinado (cuando una película te puede parecer una mierda o una obra maestra en función a menudo de que la circunstancia del visionado sea más o menos favorable, por ejemplo; yo mismo he cambiado continuamente de opinión sobre todas las cosas, y me doy cuenta releyendo mis propios textos), casi de manera irónica decidí emular a un periodista cultural, pero pergeñando una especie de "crítica sentimental", absolutamente personal y subjetiva, confiando en que nadie me hiciera caso. A lo tonto, este blog se ha ido haciendo gigantesco, y poco a poco lo he ido abandonando también. Al menos, nunca he dejado de escribir y publicar cosas aquí y allá, y ya he sacado 12 Libritos Jenkins. Creo que Benito Pérez Galdós o Stephen King estarían orgullosos de mi constancia y mi tenacidad. Creo que no puedo dejar de hacer esto, en realidad. También escribo cosas solo para mí que no quiero que lea nadie (tuve un Tumblr secreto y otro blog cerrado al público; y una agenda personal llena de pensamientos durante al menos una década); y también escribo compulsivamente en redes sociales. No sé qué es lo que me pasa. Tampoco escribo demasiado bien, solo soy correcto, poquísimas veces escribo nada que me parezca remotamente brillante. Es la única manera que conozco de ordenar mis ideas y calmar la ansiedad cuando tengo la cabeza demasiado llena de cosas. También es como una máquina del tiempo. Muchísimas veces me he sentado a escribir cualquier cosa, porque me sirve para focalizar y concentrarme en algo, y cuando termino han pasado cuatro o cinco horas y ya me puedo ir a dormir o a la mierda más a gusto.

08. En el blog Frunoflickr empecé a contar cada vez más cosas personales. Cuando abrió Twitter (mediados de 2006) me pareció una cosa horrible, y yo seguí erre que erre con mis blogs, con una etiqueta llamada "Twitter" que utilizaba como diario personal, pocas veces utilizando menos de 140 mil caracteres. Cualquier "cromo", en realidad, lo utilizaba para narrar y ficcionar alguna anécdota o sentimiento personal que se me pasase por la cabeza. He estado releyendo estos días cosas que tenía completamente olvidadas, y muchas no me gustan (a menudo escribía borracho, y ese personajillo no me representa), pero muchas otras, sobre todo cuando no hablo de cosas personales, sino que solo ofrezco opiniones, ficciones o reseñas, me han hecho reír o sentir muy orgulloso. Mi FrunoSimpsons, siendo algo tan, tan, tan minoritario y para un espectro hardcore del fandom, creo que es una pasada, y me lo estoy repasando concienzudamente desde el tablet. Y a lo que iba es a que he recordado que a menudo hacía en Frunoflickr entradas como esta: un cromo de Lindsay Lohan seguido de una serie de reflexiones inconexas, separadas unas de otras.

09. Me he copiado a mí mismo, y he retomado este blog con una entrada-Lohan, que son muy fáciles de enfrentar sin nada en la cabeza. Y lo que quería contar, sobre todo, es que a falta de "actualizaciones" en este blog, lo que he hecho ha sido "anticuarlo": he descubierto que podía añadir en este lugar los contenidos de mis otros tres blogs más longevos, Frunobuland, FrunoFlickr y FrunoSimpsons, además de las entradas del blog dedicado a mi programa de radio musical Reunión de Majorettes, y en un ratito, el otro día, los he volcado a este lugar. Ahora, este blog tiene la friolera de 2.806 entradas, y se remonta a diciembre de 2004. Lo he vestido con algunos tags, para leer cosas aleatorias, y algo más haré, aunque no aspiro a que nadie lo desentrañe. Yo no lo haría, ¿quién lee blogs o visita páginas web en 2018? Es ridículo.

10. En realidad lo hice con una idea en mente: como mis libros y fanzines sí es una especie de modelo de negocio (paupérrimo y discapacitado, porque lo hago mal), en los próximos días quisiera hacer a Libritos Jenkins una página web, una punto com en toda regla, con un diseño moderno y los libros a la venta a tiro de click en primera página, pero que se complemente con todas las cosas que hay por aquí escritas. Que la gente venga aquí a leer los maravillosos artículos que tengo en mente en el futuro, y de paso visite la tienda. No sé si lo haré. Es que me gustan los viejos diseños de Blogger, para mí internet es esto. No creo que tenga nunca una web al estilo de 2018. Yo sigo teniendo como página principal un agredador de feeds y sigo leyendo montones de páginas vía RSS. Esto tampoco lo hace ya casi nadie, creo.

11. Y dicho todo esto, saciado mi toc, ordenados los pensamientos, aclarado el cambio que he armado por aquí, voy a seguir este post al estilo de lo que hacía en 2008, a ver si llego a los 40 párrafos y cuento cosas personales y narro lecturas y cosas, me quito de encima todo lo que no he ido contando en estos meses en los que este blog estaba parado.

12. Lo último personal que conté aquí es que se me murió mi gato Fredi. En mi viejo blog, hablaba de mi gato casi todos los días. No quiero hurgar en ello. Había decidido no tener nunca más un gato, por lo mal que se pasa cuando se muere quien ha sido tu mejor amigo durante 14 años; pero también porque me sentía muy culpable por su muerte prematura, y de la de Jason, mi otro gato. Pero, cosas de la vida, ahora tengo otro gato. No deseado. No lo buscaba, apareció de pronto, se suponía que iba a estar solo un fin de semana aquí, y ya llevamos juntos más de 40 días. Se llama Felipe González, el nombre se lo puso mi sobrino de 3 años, pero el apellido se lo he cambiado legalmente. Es como un demonio de Tasmania, no para quieto y no me deja hacer nada, pero es maravilloso, en realidad, volver a tener gato, y todo fluye bien. Es fascinante mirarle todo el rato, y sobre todo me alucina verle cazar moscas, no deja una viva.

13. También he vuelto a ponerme el Canal Plus. Hace un mes y pico. Pagando menos de lo que pagaba solo por el fijo. Creo que esa sensación es la que me ha arrastrado a este brote nostálgico de recuperar viejas costumbres blogueras. Nada más emanciparme, con 21 años, en mi piso de soltero me puse enseguida el Vía Digital, y luego el Plus, y lo he tenido en varias etapas. Y ahora que es todo a la carta, lo estoy explotando muchísimo. La posibilidad de volver a ver cualquier cosa de los últimos 7 días, de los 80 canales, convierte al aparato en un videoclub alucinante, del que puedo pillar cualquier cosa. En canales abisales por ahí echan películas de terror de bajo presupuesto fantásticas constantemente, y series de animación adulta que me están transportando todo el tiempo a otra época. Antiguamente, hace 15 ó 20 años, pasaba las horas muertas en el Canal 18 o en Calle13. Estos ya no existen como tal (ahora están el SyFy y Dark, y Calle13 solo pone series malas), y tampoco existen Locomotion, Buzz, las viejas y lloradas VH1 y MTV clásicas, las cadenas en las que emitían talk-shows americanos que veía todos los días. Pero con el buscador y la opción "7 días", estoy descubriendo todo un abismo de bizarradas a la carta. O me veo dos pelis seguidas de El cine de La 2 o Historia del cine español al día siguiente, o el Peliculón o el estreno de #0 a cualquier hora. Me siento en plenos noventa, casi. Y además, con el verano, y estar más o menos ocioso pero sin problemas económicos, tengo esa sensación de cuando mis padres se iban de viaje y me quedaba solo en casa viendo cosas raras en la tele todo el tiempo. Soy el típico tonto al que le vuelve loco la tele. Estoy fascinado. Y si no ahí está el Netflix o el Youtube.

14. En realidad, lo primero que vi cuando me volvieron a poner el Plus fue "Los pingüinos del Sr. Poper", un día a mediodía poco antes de tener que irme a trabajar. Y claro, me encantó. La película es una tontería, totalmente intercambiable por otras miles de películas familiares, pero la sensación que tuve viéndola fue de absoluta felicidad; como para hacer yo una crítica para el Fotogramas, esto es a lo que me refería antes con mi escepticismo hacia la crítica cinematográfica. "Los pingüinos del Sr. Poper" es la mejor película que he visto en meses. Me flipó, la vi hipnotizado, con el gatito nuevo en brazos y con una sonrisa boba. A la mierda todas las críticas que tiene en Filmaffinity. ¡Pedantes! ¡Amargaos!

15. Después, hurgando un poco más en el invento, descubrí que están a la carta todos los programas de comedia de la cadena, que llevo años mirando a trozos en Youtube. Todo el archivo de Late motiv, La Resistencia, Óxido nitroso, Ilustres ignorantes, Loco mundo, Cero en historia y todo eso, está completo y a calidad mejor-que-el-ojo. Tuve cosas de estas de fondo todo el tiempo durante las semanas siguientes. También varios documentales de producción propia. La pena es que del SNL solo tienen la temporada en curso, no está el archivo de SNL Classic subtitulado que echaban hace unos años.

16. De entre lo más nuevo, me entretiene bastante Animado presidente (Our cartoon president), la serie de dibujos animados protagonizada por el gilipollas de Donald Trump, creada por Stephen Colbert. Lo nuevo de Sacha Baron Cohen, Who is America?, acaba de empezar y ya ha dejado un par de perlas de pura comedia. Está claro que el Plus es ideal para norteamericanófilos.

17. Como hay chopocientos canales infantiles/juveniles, con lo que me gustan los dibujines, la búsqueda en "últimos siete días" de casi cualquier cosa al azar me permite ver casi enteras series recientes a las que tenía previsto acercarme y aún no había hecho, como los nuevos Looney Tunes, Patoaventuras o el show moderno de Mickey Mouse, que son bastante decentes. El otro día estuve viendo por primera vez episodios de Robot Chicken en español, con el doblaje de los Chanantes (doy mi bendición; tengo la serie entera pirateada en DVDs, he hablado muchas veces de ella). También he visto recientemente Gravity Falls, me la devoré casi entera en realidad cuando estaba escribiendo mi último libro. Para el libro, de hecho, estuve tres de meses viendo absolutamente de todo a todas horas, como un enfermo, como el niño de Sigue soñando: vi unos 50 episodios de Cheers, que no la había prestado atención nunca. O de Taxi, de Todo en familia, de Apartamento para tres. De Los ladrones van a la oficina, de Makinavaja. Me enganché muchísimo a Pepa y Pepe, y me parece que con el tiempo ha ganado muchísimo. Me chifla su escenografía, y da gusto ver una sitcom española donde la gente no está frenética y todo el tiempo chillando chistes de Arévalo. También vi bastantes episodios de Roseanne o Las chicas de oro (esta también la están recuperando ahora mismo en algún canal de la TDT), volví a ver muchos de Matrimonio con hijos, Seinfeld y Frasier (estas sí me la he visto enteras), y claro, docenas de películas, muchísimas, casi todas las que aparecen en el libro, aunque sea con una mención pequeñita, me las vi en los últimos meses.

18. De Netflix la serie que más me gusta, con diferencia, es Comedians in cars getting coffee (estoy racionando la nueva temporada para no quedarme sin), seguida de The toys that made us. Happy! la tengo a medias, igual que las series de superhéroes Marvel, que a este paso nunca voy a estar al día.

19. Creo que voy a descartar para siempre Netflix a la hora de ver cine, porque es rarísimo que pille algo que no me parezca espantoso. No recuerdo ahora ninguna película de ficción de Netflix que me haya gustado especialmente, salvo algún estreno puntual. La búsqueda de marcianadas entre los canales de cine chatarra de Movistar+ creo que es de lo que más voy a tirar para ver películas (también hay grandes películas en TCM, Canal Hollywood, etc., claro), además del eMule o de intentar seguir con mi Ciclo Noche de Lobos.

20. En lo que va de año, creo que solo he ido al cine a ver "Vengadores: Infinity War", "Isla de perros", "It" y "Perfectos desconocidos".

21. Una de mis cosas favoritas de Netflix es Tickle fight, el especial de comedia de Craig Ferguson. Absolutamente alucinante y carcajeante. Lo vi dos días seguidos, cuando se estrenó.

22. Por alguna razón, han quitado de la plataforma esa obra maestra soterrada que es Freaks and geeks. Si alguien aún no la ha visto, se está perdiendo algo muy importante. Yo la he visto tres veces entera. Como también la repasé por encima para el libro, mi visionado anual lo pospongo para 2019.

23. Recientemente me volvió a subir la fiebre del video mixtape, y volví a ver "Crazy Dave’s totally radical pause tape" y "Crazy Dave tape 2", ¡enteras! En Youtube los mixtapes aparecen y desaparecen, y están llenos de mierda a la que la gente pone el mismo nombre, pero que son recopilaciones de reggaetón, trap y cosas peores. Menos mal que en su día me descargué una veintena de los que hablaba en Homer-Visión, porque no han vuelto a estar disponibles en ninguna parte. Curiosamente, he descubierto que en páginas de videos porno como Xvideos.com y no sé qué otra, sí hay unos cuantos, tengan o no escenas sexuales (que, ahora que lo pienso, normalmente sí, aunque no van de eso). Hace tiempo estaban las tres entregas de "Retard-O-Tron", y recientemente pasé una tarde estupenda viendo "SOS: Screw on the screen" (1975) y "Pornography in New York" (1972), que no las conocía. También se puede encontrar bastante material de Something Weird en estas plataformas. Yo veo cosas rarísimas en Youtube, es maravilloso, pero a veces, en cuanto a contenido extraño, Vimeo lo supera, y también en estas plataformas de vídeos porno hay gente que sube otro tipo de material muy difícil de encontrar.

24. Hablando de material diferente en Youtube, hace tiempo que vengo siguiendo los vídeos de un usuario llamado Blame it on Jorge, un catálogo alucinante de análisis de lo más extraño y olvidado de la cultura pop bien entendida. Me da un poco de rabia que para hablar en profundidad de algún tema haya que hacer un "top 10", que parece que si no no lo mira nadie, pero por lo demás me parece el mejor canal de cultura pop para adultos que existe. El tipo no te grita, ni intenta hacer chistes, ni bailecitos, ni te saluda a lo Leticia Sabater, y el material que utiliza es extraordinario. Pura basura retro, y estudios sobre lo que a mí más me interesa del audiovisual extraño: la tele por cable americana, la animación para adultos soterrada, videojuegos extraños, series protagonizadas por mascotas de cereales, el lado maldito de la tele de los noventa...

25. En 1992, Bruce Springsteen tenía aquella canción, 57 channels (And nothin' on), que ironizaba sobre lo absurdo de la proliferación de canales de televisión, cuando uno se sienta en el sofá y no hay nada que ver. En Futurama, Fry pulverizó la idea, con aquel chiste del primer o segundo episodio: «Tres millones de canales y solo ponen algo decente en ciento setenta.». Pues aún falta mucho para el año 3000, pero ya tenemos millones y millones de canales, infinita oferta a la carta, y encima el P2P chutando. Como a mí me gusta mirar la tele más que a un tonto, más que Alf, más que a Homer Simpson, más que a Martin Tupper, más que a Beavis y Butthead juntos, siempre hay algo que ver. Siempre hay alguna vieja serie, documental, programa, talk show o batería de anuncios vintage en Youtube que me puede a mí tener todo el día pegado a la tele; pero me resulta escalofriante pensar que de los millones y millones de youtubers que hay subiendo contenidos, no me interese absolutamente NINGUNO. Reconozco que sigo a Dross, con cierto bochorno, que me caen muy bien Auronplay, Vegetta777 y Luisito Comunica (aunque casi nunca les veo) y estoy suscrito a varios canales que hablan de actualidad sobre cómic, cine y cultura pop en general (¡sigo 396 canales de YT!), por estar al día, pero en realidad prefiero informarme por escrito en otro sitio, y es alucinante que no haya ninguno (o uno, el que puse antes) que me guste a mí. Ah sí, me entretienen los vídeos de AtomoNetwork, pero yo los haría de otra manera, me molestan también un poco. No hay nadie en Youtube que tenga un discurso que me interese, que haga vídeos que me parezcan decentes, que no insulten mi inteligencia y que estén bien elaborados. Y en realidad, le pasa, creo, a todos los que tenemos más de 30 años. Ojalá esto cambiase alguna vez.

26. Aparte de la rutina audiovisual, en el mucho tiempo libre que me deja mi trabajo a media jornada (o a décima parte de la jornada), intento seguir con mi programa de radio, porque es una excusa perfecta para escuchar montones de canciones, para estar todo el día escuchando música. Pero ya no me apetece seguir en la emisora de radio en la que he estado los últimos años, así que ahora estoy intentando montarme un pequeño equipo para hacer el programa desde casa. Hoy mismo voy a hacer una prueba. Espero retomarlo y llegar al menos hasta los 100 programas. Llevo 79.

27. Sigo leyendo mucho todos los días, pero ultimamente casi solo leo tebeos. Desde el último libro que reseñé en este blog, hace más de un año, he leído unos cuantos, pero ninguno que me haya gustado demasiado. Así de memoria, leí el último compendio de cuentos de Stephen King ("El bazar de los malos sueños"), "Desesperación" y "Posesión". "Cómo acabar con la Contracultura", de Jordi Costa. "Ready player one". "La exhibición de atrocidades" y "Noches de cocaína" de Ballard. "Emisarios del engaño", de Jacques Vallée. "El desayuno de los campeones", de Kurt Vonnegut. "Mercancías del horror", de Jaime Gonzalo. "Eres hermosa", "Condenada" y "Maldita" de Palahniuk (solo me gustó la primera, su trilogía de la niña en el Infierno es un poco coñazo, y ya es demasiado autoparódico). En el Kindle tengo un montón de cosas, y no me duelen prendas reconocer que muy a menudo, en un viaje en Metro o una pre-siesta, me estoy leyendo todas las colecciones de artículos de prensa de Pérez-Reverte. Una biografía de Phil Spector. Y un par de libros para mi último libritojenkins (como "Café-Bar cinema", de Jesús Lens, y otros que aparecen en la bibiografía, de algunos solo capítulos sueltos).

28. También he empezado a leer todas las novelitas de la serie Grandes Aventuras de Astri. Había leído ya cuatro o cinco de mi ídolo Indiana James, pero gracias a una comunidad de aficionados a los bolsilibros (y a mi pequeña aportación) están ahora todos en .mobi, y los tengo en el Kindle para ir leyendo la saga completa. Quiero dedicarle un post o un artículo serio en alguna parte cuando lo acabe, porque esto sí que es un tesoro de la literatura española, y no "La colmena".

29. Pero sobre todo leo tebeos, todos los días, todo el tiempo. Tarde o temprano seguiré aquí con mis posts de la lectura cronológica de todo Spider-Man, que lo había dejado nada más empezar la era de Mark Bagley, y ya he superado el #400 de Amazing y entrado en 1996 (a cuatro colecciones mensuales, más especiales, miniseries, etc., la lectura se hace densa). Creo que ya he llegado a la resolución de la Saga del Clon, ese fenómeno de los 90 que todo el mundo odia y desprecia, y la verdad es que a mí no me ha disgustado. Lo que no soporto es todo lo que tiene que ver con Veneno y Matanza, ahí sí que creo que está lo peor del Spider-Man de los 90, pero en sí la Saga del Clon, con matices, me ha entretenido y me ha gustado.

30. Aparte del histórico de Spider-Man, sigo comprando tebeos todos los meses. Creo que compro más grapas que nunca. Con El Asombroso Spider-Man, sufriendo como el que más entre la marcha de Slott y los fill-ins de mierda, y flipando con lo que ha pasado en el Peter Parker, Spectacular de Zdarsky y Adam Kubert. No sé si seguiré comprando ASM Renueva tus votos... Era mi favorita cada mes, lo de Conway y Stegman era una ambrosía, y han dado paso a algo que parece un fanzine cutre dibujado con los pies. Estoy haciendo las 4 colecciones de la Patrulla-X. Los dibujantes son increíblemente mediocres, y poca cosa se salva, pero me doy por satisfecho con la mayoría de tramas, porque es puro fanservice para los de mi generación, y es exactamente lo que yo necesito en este momento. La saga del Mundomojo, por ejemplo, me pareció brutal. También estoy muy nervioso con el regreso de los 4 Fantásticos, y la serie de los 2 Fantásticos. Estoy muy emocionado. Sigo comprando Campeones, aunque Ramos lo deja ya y puede que yo con él, y la que era mi favorita, Defensores, obviamente ha muerto, huérfana sin Bendis. Leo bastantes cosas más, pero tirando de CRG, que soy muy pobre. Por ejemplo, en todo este tiempo he seguido leyendo Daredevil, y practicamente estoy al día. Me da mucha pena, pero es que los tomos 100% Marvel no me gustan nada. Si Daredevil saliera en grapa me tendrían ahí todos los meses. De DC solo compro Mr. Miracle, aunque también sigo más cosas de manera alegal. Donde vaya Bendis seguramente que también vaya yo. En el iPad ahora mismo tengo, por ejemplo, toda la serie de Futurama Comics (en español) que ahora que ha terminado me ha dado por releerla completa, y ayer me leí 14 números de una sentada. Y también quiero ponerme al día con el Capitán América, y he empezado por lo de Remender/Romita Jr., número 1 de la actual edición española.

31. Me gustó mucho "Espacios en blanco", la novela gráfica nostálgica de Miguel Francisco; que es éste Miguel. Y tengo en la mesilla de noche "El Método Gémini" de Magius y "Disparen al humorista" de Darío Adanti.

32. Fui a la presentación de "Cómo acabar con la Contracultura" y a la de "Expertos en Jetón", como debe de ser, los más importantes eventos que han tenido lugar últimamente en el underground madrileño (aparte de mis propias presentaciones, que están muy por debajo del underground). No salgo mucho más, si no es para estas cosas, porque sé cómo me pongo, así que no me invito. Las últimas veces que he salido un rato a tomar algo volví a casa de día y cabeza abajo. En ese sentido, todo como siempre de mal. Por eso principalmente es por lo que prefiero quedarme en casa viendo Gravity Falls y debatiendo con terraplanistas del Cono Sur.

33. Sigo un centenar de podcasts, pero ultimamente no escucho casi nada.

34. Aprovechando que estoy encerrado en Madrid un agosto más, al menos, tengo la casa limpia, he hecho mucha limpieza, he tirado por fin la montaña de libros que tenía en el suelo de la habitación del fondo. Y también estoy yendo al médico, me hice una analítica y me dan los resultados en tres días. Supongo que si tuviese cáncer de codo me habrían llamado, debo tener solo riesgo de todo. Me he hecho tres pruebas, tres días distintos. Me reconforta ir al médico, esa rutina de levantarse muy pronto, salir en ayunas, desayunar fuerte después en un bar y pasar el resto del día en paz. Hacía cuatro años que no iba.

35. También estoy viendo bastante a mis sobrinos estos días, aunque se van también de viaje ahora. Como hay que hacer planes con ellos, es estupendo, ir a ver alguna exposición (como la maravillosa muestra de Madelman que hay en el Etnológico, o la de Disney del Caixa Forum) o descubrir rincones del Retiro que no conocía, como el Bosque del Recuerdo o el alucinante y vacío huerto urbano. Hoy domingo no, porque es de domingueros, pero mañana voy a irme a leer unas cuantas horas por allí. También vamos al Islazul, a la piscina, al McDonald's.

36. Anteayer en las fiestas de Lavapiés perdí el carnet de BiciMad, pero hasta hoy lo estaba usando muchísimo. A veces estoy en casa aburrido un poco inquieto, me bajo a la calle, cojo una bici y me voy a tomar por culo un rato, para matar el rato.

37. Necesito vender más libros este mes. Y también voy a aprovechar para escribir otro, que no tengo excusa. Noto cómo me vienen las ganas, y cualquier día de estos me pongo y lo acabo en unos días. El 13º Librito Jenkins está en camino, creo.

38. Está siendo un mes de agosto agradable en cuanto a la temperatura, pero tan insufrible como siempre. Hace cuatro agostos toqué fondo, y los últimos fueron algo mejor, pero estoy de acuerdo con Chiquito de la Calzada: moriré en agosto.

39. Básicamente, no siento nada. No hago nada, no quiero nada.

40. El martes fue mi cumpleaños. Hice 40 años. Varios amigos míos están celebrando los 40 con pomposas quedadas, fiestas sorpresa, encuentros especiales. Yo no hice nada, no se lo dije a nadie, nadie me regaló nada. Como además quité mi fecha de nacimiento de Facebook, solo se acordaron y me felicitaron 2 personas. Había pensado hacer algo especial yo solo, cocinar algo o hacer algún ritual, pero ni eso hice. Que me jodan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario