viernes, 3 de junio de 2016

"Dogs of war" (PES, 1998)


Se me ha ocurrido hacer un experimento para esta mañana, que tengo que hacer una cosa en el salón que no requiere demasiada concentración. Para ver a dónde lleva esto de la "nueva rutina audiovisual", me he puesto a ver videos de stop-motion en la app de YouTube de la tele, y a ver cuánto tarda en escupirme un video de un vlogger hijo de puta faltón o, peor aún, del show de los 40 patrocinado por Vodafone.
He empezado viendo las últimas creaciones del realizador británico que responde al nombre de PES (Adam Pesapane), autor de obras maestras del stop-motion muy conocidas como "Game over" (2006) o "Western spaghetti" (2008), y la cosa de momento va bien, y La Máquina me ha guiado por a la filmografía de PES, que había varios microcortos que no había visto, y es gloria bendita todo lo que hace este Švankmajer actualizado. Además de sus cortos particulares, en su web dice que lleva más de 60 anuncios comerciales para empresas muy conocidas. Algunos (para Honda, Lipton, Coinstar, Android, Orange, Citizen M o Bacardi) son una auténtica pasada, y experimenta con muy diferentes técnicas. Aparte de sus más conocidos, que siempre es un placer para los sentidos volver a verlos ("Submarine sandwich" de 2014, "Kaboom!" de 2009, "Fresh guacamole" de 2013...) Probablemente su pieza que más me ha sorprendido, entre las que no conocía, sea "Dogs of war" (1998), que juguetea con imágenes de archivo de guerra real.
Entre medias me ha saltado también algún corto casero de pixilation, con muy buenas intenciones y entusiasmo pero copiando vilmente, con medios medios y mediocre resultado, los cortos más famosos de PES, como "The cake is a lie" (zinc2zinc2, 2016), de una señora haciendo un trampantojo en su cocina con material de pretecnología, o "The Moose, the Sausage and the Lobster" (Francine87, 2010) o el paupérrimo "Movie cooking" (Mikayla D, 20112), y es que PES da muchas ganas de copiarle. De hecho, se ha generado hasta algún spoof, como "Fresh guacamole 2" (2013) de Jason Leal. "Teddy has an operation" (Zefrank1, 2013) y su parodia "Doug has an operation" (Bubblegum Bandit, 2016) exploran algunoas ideas de PES pero sin la magia del stop-mo, sobre la autopsia de ositos de peluche rellenos de macabros objetos pop.
Por alguna razón, me han empezado a saltar cortometrajes de animación creados en Minecraft, o recreados en algún programa de animación rudimentario. A quien le pongan estos muñecajos pixelados hackeados y animados con doblaje y efectos, que no es mi caso, supongo que le harán gracia alguno de estos cientos de cortos parodiando varias franquicias (Power Rangers, Angry Birds, Bob Esponja, ¡¿Puppet Master!?...) que hay por ahí, pero yo perdí el interés a los pocos minutos y me hice un poco de trampa, saltando hacia un nuevo algoritmo de cola de reproducción.
Poco a poco la sesión se ha doblegado a la animación digital, con un corto muy majo de un tal Jang Moo Hyun llamado "Project alarm" (2009) y otro titulado "Jungle jail" (Stepaschka, 2008), comedieta sobre un tipo pequeñín que se hace fuerte en el patio de la cárcel gracias a un bichito que se encuentra. Siguiente. Cortometraje francés de influencia Pixar, brillante, titulado "Slimtime" (Bertrand Avril, Pierre Chomarat, David Dangin, Thea Matland, 2010). Parodia futurista en la que unas obesas se ejercitan y adelgazan en una especie de aséptica nave (¿espacial?), que recuerda a la segunda mitad de "Wall·E". "Paper Wars4" (Ed Skudder, 2015) parece hecho en Flash y es un poco pobretón también, pero me ha adentrado en animación amateur más artesanal, al cabo de una hora más o menos de experimento.
Los cortos de Pixar yo creo que ya los hemos visto todos, pero he vuelto a mirar atentamente "Partly cloudy" (Peter Sohn, 2009) y "For the birds" (Ralph Eggleston, 2001) porque así lo ha querido el destino. Seguidos de "Big Buck Bunny" (Sacha Goedegebure, 2008) del Instituto Blender, que no conocía y que es un bonito corto hecho con software libre que parece que lo hubiera hecho Pixar hace 20 años. "Sheep in the island" (RG-Animation Studios, 2007) consta de dos episodios de 10 minutos, y es otro ejemplo de animación 3D cuqui y con mucha pasión, divertido y original pero que flojea por culpa de lo que nos tiene acostumbrados Pixar a estas alturas. La oveja protagonista se conoce a un ornitorrinquito monstruoso en paraje exótico (que recuerda al de la premisa de partida de "Braindead"). Parece que RG-Animation Studios es una empresa koreana, y que hicieron una serie educativa que emitió TVE sobre un oso polar que hace deportes olímpicos. Muy decente.
Después de un par de horas me he echado a la calle y he dado por concluida la batería de videos aleatorios, que entraba en un bucle de animación demasiado infantil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario