Miyerkules, Agosto 5, 2015

Ben Caplan & The Casual Smokers - "In the time of the great remembering" (2011)

Trastabillando por Bandcamp me encontré con este disco hace un par de semanas, y se ha convertido en uno de los hallazgos más sorprendentes en mucho tiempo, un álbum que no me quito de la cabeza, que no para de sonar en mi casa y que ando recomendando en otros sitios, pero aún no lo había hecho aquí. Ben Caplan es básicamente un hipster judío de Nueva Escocia, con una voz cavernosa que recuerda muchísimo a la de Tom Waits, y que hace un folk acústico intenso, arropado por instrumentos clásicos del klezmer (cuerdas, clarinete, crótalos), siempre dentro de la escala árabe, aunque esto es lo de menos. Debido a esa voz tan característica, imposible de disociar de la de Waits (temas como Bang to break the drum, Conduit o Stranger, esa barbaridad que cierra el disco, perfectamente podrían haber salido de "Swordfishtrombones" o "Real gone"), sobre todo cuando ruge y pega alaridos, la vertiente kosher pasa más desapercibida, pero es lo que a mí más me ha sorprendido tras tantos años de sometimiento al sello Tzadik, donde esto no desentonaría nada. Esos temas desgarradores con voz de monstruo sobre un crudísimo piano, las historias terribles que cuenta (de nuevo, Stranger, que me fascina), contrastan con las piezas más hermosas y delicadas, como la maravillosa Seed of love, un dúo junto a Sasha Muise, o la balada vaquera (un poco upbeat cuando entran los arreglos bluegrass) Down to the river. En otros medios tiempos (Leave me longing, Drift apart) me recuerda también a los Crash Test Dummies de Brad Roberts, uno de mis grupos favoritos cuando era joven. Ben Caplan no para de girar por su país, y anuncia nuevo disco para este otoño.

Walang komento:

Mag-post ng isang Komento