jueves, 30 de julio de 2015

The Giraffes - I hear music (2015)

The Presidents Of The USA fue una de las bandas más frescas e interesantes de los 90. Con ese sonido tan característico de sus "bajitarras" modificadas, su sano cachonedo y la particular voz de Chris Ballew, conseguían un sonido único y nos dejaron algunos de los grandes himnos de la década. Por aquel entonces, en alguna revista que no recuerdo leí una vez un artículo sobre las bandas paralelas de mi ídolo Chris Ballew, un montón de grupos y colaboraciones extrañas que nunca logré escuchar y discos que no encontraba en ninguna tienda. Con los años, por fin pude repasar la discografía de Caspar Babypants (y Caspar & Mollusk), el grupo de rock infantil que todavía sigue en activo (me encantan lo discos que los rockeros hacen para niños, como los de They Might Be Giants o el "Alphabutt" de Kimya Dawson, un manual de comportamiento para bebés hipsters), el curioso disco de risa de The Tycoons o su inencontrable colaboración con Mark Sandman (Morphine), que en paz descanse, entre los cientos de proyectos del inquieto Chris. Pero en aquella revista (creo que fue un Ruta 66), a Ballew le preguntaban por su banda The Giraffes, y él aseguraba algo así como que no tenía nada que ver, que era un grupo formado únicamente por marionetas de peluche. Y claro, me llamó mucho la atención... Por fin, hace algunas semanas publicaron su tercer álbum, este "I hear music", nada menos que 33 temazos que suenan a unos PUSA analógicos, calmos y con algunos arreglos de piano, violín y clarinete sobre la omnipresente guitarra acústica. Tan ecléctico, impredecible y raro como siempre (por cierto, en el último disco de PUSA, "Kudos to you!" Ballew chapurreaba en castellano, en Rooftops in Spain, probablemente el tema más bizarro y wtf de su discografía, a archivar muy cerca del Spanish bombs de los Clash o del In the ghetto del Príncipe Gitano...), infantil y saltimbanqui en la línea de Caspar Babypants, "I hear music" es mucho menos enérgico y da descanso a los riffs de guitarra tan habituales en PUSA, cosa que se agradece mucho. Un juguete musical divertido, desenfadado y para todas las edades y para cualquier hora del día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario