martes, 24 de marzo de 2015

"Yo, Curtis Garland" (Curtis Garland, 2010)

Hago un alto en el camino en mi glosario de bolsilibros, para hacer acuse de la lectura de la fantástica autobiografía de uno de los papás del asunto, uno de los autores más prolíficos y más queridos de la historia del pulp español y las novelitas de kiosko. Amena, tierna, llena de emoción y nostalgia y a ratos apasionante, aunque con ese estilo directo, con las florituras justas y una prosa correctísima y diáfana como el refranero, la historia de Juan Gallardo Muñoz se inicia en 1929, y atraviesa una infancia de padres ausentes y criado por su abuelito entre Madrid y Barcelona, salpicada de recuerdos difusos pero impermeables de bombardeos, guerras y desbarajustes políticos, hasta desembocar en nuestros días, tristes para el autor (y todo lector), tanto por el zeitgeist (terrorismo, crisis integral… y debacle absoluto de esa literatura popular escrita con cariño que tantas bocas dio de comer), como por el marcadísimo fallecimiento de su esposa, Terenchi, tras 56 años de convivencia a tres bandas: Juan, Curtis y Teresa. Curtis Garland fue periodista cinematográfico precoz y actor de teatro, conoció a docenas de artistas, tuvo una hija, fue meridianamente feliz junto a su esposa. Y sobre todo escribió y escribe. Más de 2000 novelitas pop de toda clase. Escribió lo que no está escrito. Escribió lo que el resto hipamos.

(Publicada originalmente en Microcritic en junio de 2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario