Martes, Marso 24, 2015

Materia vital (Col. La Conquista del Espacio, nº 241; Clark Carrados, 1975)

Clark Carrados, otro de los nombres clásicos del bolsilibrismo. En realidad se trata también de Luis Gª Lecha. En esta correcta historia nos plantamos en un Futuro indeterminado, en el que el planeta Tierra está dominado por una férrea disciplina burocrática. El protagonista es un joven llamado Jeb Carr, un tipo corriente (aunque de gran inteligencia) que está harto de un mundo tan soso, y decide agarrarse un pedo enorme a vino y montar un número en mitad de una importante conferencia televisada. El Gobierno Superior decide entonces condenarle por escándalo público, y le destierran a un lejano planeta llamado Skivor, anclado en algo parecido a la Edad de Piedra humana, y habitado por dos razas (los sharmos y los dvadios) que se odian y se matan sin cesar. Resultará que en Skivor, gracias a un entrenamiento de supervivencia al que fue sometido (una clemencia que tuvo el tribunal), Jeb se convierte en todo un titán. Es capaz de construir todo tipo de máquinas rudimentarias, coger flechas al vuelo o pelear con una fuerza y resistencia indescriptibles. Un jefe, casi casi como Jack en Perdidos. Jeb conseguirá poner de acuerdo a todo el planeta, traer la paz y pillar con la tía más buena de ese mundo, entre otras cosas. El mcguffin de la historia es esa “materia vital” del título, el critio, un metal ultra-resistente por el que se matan en Skivor y que es muy codiciado en la Tierra.

(Publicada originalmente en Microcritic en mayo de 2010)

Walang komento:

Mag-post ng isang Komento