martes, 24 de marzo de 2015

La espantosa muñeca (Col. Selección Terror, nº 38; Curtis Garland, 1993)

Radiante ilustración de Salvador Fabá, que abre una estupenda novelucha tardía de Curtis Garland (de 1993, anteayer practicamente) de terror clásico. París, 1928. Un viejo edificio en Montmartre aloja a una comunidad de vecinos ancianos que comienzan a morir uno tras otro misteriosamente. Peter McCoy, joven estudiante de arte de origen escocés, acaba de llegar al edificio, y pronto comienza a asistir a horribles y truculentos sucesos, que tienen como protagonista a una niña que se pasea por los pasillos portando un muñeco ensangrentado. Debajo de Peter vive monsieur Pholien, un ventrílocuo retirado, que acaba de perder, precisamente, a su muñeca Clo-Clo. Meanwhile, Peter se lo monta a dos bandas con sendas veinteañeras en ciernes, Pascale Barray, quien tiene visiones premonitorias sobre muñecos de ventrílocuo asesinos y huérfanas desaparecidas, y Mireille Descamp, a la sazón vecina del 2º derecha. Asistimos a una serie de asesinatos, apariciones, gritos en la noche y cafelitos amorosos en Pigalle para desestresar. No salen fabulosos bicéfalos como en la portada, pero sí ventrílocuos locatis, gendarmes sospechosos, niñitas asesinas en serie y ecos a “El retrato de Dorian Gray”.

(Publicada originalmente en Microcritic en enero de 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario