martes, 24 de marzo de 2015

El misterioso "Bigfeet" (Col. Tam-Tam, nº 16; Alex Simmons, 1982)

Una de mis lecturas más estimulantes de los últimos tiempos; quizá potenciado su disfrute por haberme hecho compañía durante un plácido viaje en tren, con lo romántico que es leer en un tren en primavera. Alex Simmons (otro seudónimo de Enrique Sánchez Pascual) nunca decepcionaba. Cuenta la deliciosa historia de “niño conoce a Bigfoot” (en este caso, a Big Feet), un homínido pelirrojo de gran corazón (y que no usa ese gorro tan tonto que le han puesto en la portada) que, sin comerlo, tiene atemorizados a todos los habitantes de los bosques de Little Rock, desde que el pequeño Peter MacGregor y su abuela Margaret lo vieron por primera vez merodeando por su jardín. El avistamiento provoca el caos en los alrededores. El bosque, de la noche a la mañana, se convierte en un punto negro para el turismo; el guardabosques (Clyton, papá de Peter) es despedido fulminantemente por avivar la leyenda, porque los propietarios del bosque insisten en que se trata simplemente de osos salvajes; la población de Star City está dividida; la prensa se lo pasa pipa; algunos bribones se disfrazan de Big Feet para hacer fechorías… Los acontecimientos se desbocan cuando el pequeño Peter es secuestrado, presumiblemente, por una familia de bigfeets. Pobre Peter, que soñaba con tener amiguitos Pies Grandes, y el mundo, o bien no cree en su existencia, o bien quiere extinguirla…

(Publicada originalmente en Microcritic en mayo de 2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario