lunes, 19 de agosto de 2013

The Pine Box Boys - Stab! (2007)

Hace poco descubrí a esta banda de San Francisco, que me tienen absolutamente enamorado. Me chifla la música contemporánea que se mira en el folk tradicional blanco norteamericano; la música que más escucho habitualmente revolotea siempre en torno a ese concepto, a esas raíces (Dylan, Southern Culture On The Skids, Squirrel Nut Zippers, Calexico, Robert Crumb, Andrew Bird's Bowl Of Fire, Reverend Horton Heat, hillbilly, cowpunk, alt country, psychobilly y otras cosas en cursiva). The Pine Box Boys ponen el dedo exactamente en la llaga, y llevan ya cuatro o cinco discos, que estoy escuchando estos días obsesivamente. No es fácil seguirles la pista, porque no tienen entrada en Wikipedia, y su web está caída; solo queda su FB, donde reconocen que el espíritu inicial del concepto consistía en rendir homenaje (como Tom Waits o Nick Cave) a las viejas murder ballads sureñas, al country trash y a "la miseria, los zombis y en general todo tipo de formas de caos sin remordimientos". Hay por ahí quien dice que son como la versión vaquera de los Misfits. Supongo que algo de eso hay, si atendemos a la temática de sus canciones. Pero la actitud (y la puesta en escena, claro) no tienen mucho que ver. TPBB tienen muchísimos cortes de folk energético, bluegrass desatado, son una extraordinaria banda contemporánea de divulgación del bluegrass (por cierto, que entre estos y Hayseed Dixie deberían pegarle una paliza a los lloricas de Mumford & Sons, los U2 del revival folclórico), pero su pièce de résistance son sus baladas sobre muertos revividos, asesinos en serie, ajustes de cuentas, aparecidos, borrachos pendencieros e hijos de puta de la pradera. Su hábitat natural, y donde a mí me fascinan, son esos medios tiempos sobrecogedores, arropados con banjo, mandolina, fiddle (sé que uso más anglicismos que Fernandisco, pero es que las palabras fídula o vihuela suenan bastante medievales aquí) y hasta esas tiernas tablas de lavar o jarras tan propias de maravillosos paletos racistas. The Pine Box Boys hacen música para que los zombis bailen en línea al estilo de "Siete novias para siete hermanos", o para animar las peleas en esos bares de carretera del Cinturón de la Biblia con el escenario enrejado... pero también unas baladas country que me ponen los pelos de punta. Me quedo especialmente con dos de sus discos, "Arkansas killing time" (2005), y "Stab!" (2007). Y sobre todo con un tema, Will you remember me? (el quinto de "Stab!") que me tiene fascinado, y además muy intrigado, porque es la primera vez que escucho una balada country (con armadura de gospel) en la que se utiliza ese efecto de canto difónico (vulgo "salmo gutural de los monjes tibetanos"); no tenía ni idea de que el canto difónico estuviera ligado de alguna manera con el folk rural norteamericano, ni siquiera que fuera una práctica dentro del yodeling (donde se estila más el falsete, el irrintzi). De hecho, como solo he escuchado ese efecto tan impresionante en esta canción (en las versiones accesibles en directo no lo hacen), tengo mis dudas de que se trate de un efecto digital, de un didgeridoo (que tampoco tiene absolutamente nada que ver con los Apalaches) o algún rollo coral, un fraseo armónico a la armónica (valga la rebuznancia) o qué sé yo. Como sea, Will you remember me? me teletransporta y me sublima.

Agradecería cualquier opinión en los comentarios. Y así de paso salgo de dudas sobre algo que pienso de vez en cuando: ¿este blog lo lee alguien?

2 comentarios:

  1. Con los Pine Box Boys he quedado estupefacto, gran descubrimiento y más grande blog. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el comentario, me alegro que te hayan gustado, este fin de semana les he pinchado en un sitio y han triunfado también. Un abrazo

    ResponderEliminar