Lunes, Agosto 13, 2012

The whore church vol. 1 (2012)

No concibo cómo es posible que, en estos tiempos que corren, dominados por la generación del déficit de atención, la MTV, el Youtube, los videojuegos violentos y los jodidos anuncios de cerveza con limón para imbéciles, el video-mixtape no se haya convertido en la pieza reina del audiovisual, desplazando al cine y a las series. Resulta inconcebible que haya tan pocos refritos de videos decentes, y que sea tan difícil encontrarlos. En la televisión norteamericana (y también en Antena 3, ese ridículo canal especialista en refritos, que de no ser por Los Simpson hubiera seguido un destino similar al Canal 7), sí que son habituales los programas de recopilaciones en batería de docenas de imágenes curiosas, por bloques. Especialmente, imágenes de videoaficionados, bebés hostiándose en un columpio, chavales que se caen por el barranquillo, etc. En España tenemos las matinales de domingo de Antena 3, donde podemos asistir semanalmente, por millonésima vez, a momentos inolvidables de la videograbación profesional como a Cela amenazando con sorber agua de una palangana con el ojo del culo, o a Mercedes Milá haciendo el ridículo como sólo ella sabe. Youtube es la herramienta ideal, y separando el grano de la paja se puede uno pasar la vida entera viendo recopilaciones de demoliciones de edificios, caídas en skate, videos disuasorios de los más graves accidentes de coche en el cuarto mundo (el entretenimiento favorito de Homer Simpson) o maravillosos maratones de fails, spots incorrectos, trailers de películas insondables y saltos de monster trucks. Pero, insisto, es muy difícil encontrar este tipo de recopilatorios decentes, entretenidos, que no estén manipulados para débiles mentales o que no sean siempre lo mismo, y no comprendo cómo la gente no se lanza en masa a elaborarlos. Sobre todo, porque la "subcultura" del video-mixtape está íntimamente ligada con la del plagiarismo y el pirateo, y se anima en todos ellos a que cada uno fabrique su propio compendio de piezas breves. En la vastedad infinita de internet, es difícil encontrar video-remezclas de calidad. El recientemente aparecido "The whore church vol. 1", distribuido libremente vía P2P por sus responsables (los Vulture Bros. de thewhorechurch.com; también disponible completo en YouTube desde el miércoles pasado), recoge el testigo lanzado por los dos impresionantes volúmenes de "Retard-O-Tron", pergeñando un megamix de tres cuartos de hora de videos curiosos y sorprendentes, retazos de trailers, videoclips, publicidad nocturna, tetas, violencia y vísceras; pero esto no se limita (como tantos otros mixtapes que hay por ahí) a adicionar cortes audiovisuales con el Windows Movie Maker: los Vulture Brothers son el Fatboy Slim del video-mixtape. A una media de veinte o treinta fragmentos por minuto, utilizando recursos de VJ curtido, repitiendo imágenes en hilarantes loops, sobreimpresionando textos, manipulando el mensaje, manejando con destreza el ritmo, la música y los bloques temáticos, esto es un zapping suicida, una especie de Alguna pregunta més? incorrectísimo agitado por un Queridoantonio puesto de enteógenos, que volvería loco a Beavis & Butthead. Monstruos de corchopán, toneladas de sangre y vísceras de serie Z, dibujos animados locos, clips de porno bizarro, teletienda subnormal y gente que baila ardiendo. Un megamix audiovisual de mal gusto de un buen gusto extraordinario.

Walang komento:

Mag-post ng isang Komento