martes, 7 de junio de 2011

Fleet Foxes - "Helplessness blues" (2011)


A veces me empapo un poco de actualidad musical, para poder burlarme con conocimiento de causa de lo ignorantes y lamentables que son los grupos modernos, las bobadas que hacen los jóvenes. Del más reciente atracón, entre lo poquísimo que ha llamado mi atención están estos Fleet Foxes, que acaban de sacar un segundo disco y les llueven los laureles, después de su estupendo estreno self-titulado, que era muy divertido y mirando a los Apalaches (White winter hymnal es el tipo de canciones que me obsesionan). Han pasado mi primera criba, y he escuchado su disco más de una vez. Hacen una especie de folk renacentista a varias voces, con guitarras acústicas y percusión minimal, y alguna frase de viento exótico (Bedouin dress) e incluso enloquecido (The shrine/An arguement, donde casi rozan el free-jazz lisérgico), muchos ecos gregorianos y textos poderosos. Son cinco jipis barbudos de ventipocos, y el frontman presume de chifladito, con lo que ya tienen un poco de background con el que alimentar a la prensa. Su referencia más cercana es su idolatrado Neil Young (son de Seattle), aunque carecen de su genio, el registro vocal es muy cercano a éste. Aunque a ratos me recuerdan a Jefferson Airplane (The plains/Bitter dancer) o a Simon & Garfunkel (Sim sala bim, Blue spotted tail). En fin, una banda simpática, al menos alejada del post-rock post-noise post-pose tan desagradable del indie. Ese bosque mitológico al que me han arrastrado me ha dado ganas de escuchar a Gorky's Zygotic Mynci, que me gustaban más. Porque eran de mi época. Si es que esta juventud no tiene ni idea, bla bla...

No hay comentarios:

Publicar un comentario