lunes, 1 de agosto de 2005

LEGO y las pelis que son juguetes (1)


Legointroducción y Lego-stop-motion
-----------------------------------


Me he convencido a mí mismo de que la mayoría de las peliculitas llamadas brickfilms son un obra de arte del cine comprimido. Cualquiera que pierda su tiempo en contar una historia con muñequitos, rodando fotograma a fotograma, merece ya un premio por ese esfuerzo. Ahora mismo, proclamo (a mí mismo) que son un nuevo subgénero cinematográfico maravilloso, que debería ser promocionado y subvencionado, ser sacado de ese pozo de maravillas desconocidas del pop y potenciado para que viéramos hasta dónde es capaz de llegar.

Supongo que no hace falta explicar que las llamadas brickfilms son imágenes en movimiento rodadas mediante la técnica de stop-motion, con muñecos (minifigs) de la marca LEGO y sus accesorios, enmarcadas en escenarios de fantasía y redondeadas con voces, sonidos, luces, música y efectos especiales, que nos cuentan una historia. Hay muchos ejemplos de bonitas miniaturas que cobran vida ante los ojos del espectador gracias a la magia del cine. La stop-motion es una técnica muy primitiva que ya se utilizaba cuando todavía el cine estaba en pañales, casi siempre relegada al cine de género y la ciencia-ficción. Tuvo su edad dorada en la Historia del cine con la premiadísima y dentro de poco recuperada (hasta en la sopa, me temo) "King-Kong" (Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack, 1933) y sobre todo con los efectos especiales del mago Ray Harryhausen en los años cincuenta (con sus míticos peplums épicos, mitológicos y/o terroríficos); hubo fantásticas piezas pop en la televisión de los años sesenta como los Thunderbirds (obra de Gerry Anderson, y actualmente en pleno revival); en los años setenta y ochenta dio a conocer al mundo sus secretos gracias a Barrio Sésamo y todas esas animaciones checoslovacas con plastilina (KoNieK!); y cuenta con maestros contemporáneos de reconocido prestigio como Joe Dante (“Pequeños guerreros”) Peter Lord y Nick Park (Wallace & Grommit, “Chicken Run”) o Henry Sellick (“Pesadilla antes de Navidad”, “James y el melocotón gigante”). En realidad, decir animación es prácticamente decir stop-motion, así que estaríamos toda la vida poniendo ejemplos, y me estoy animando demasiado con la apologética charla de pleitesía...


¿Qué tienen las películas comprimidas de LEGO que las hace diferentes a mis ojos? Que estas figuritas, al ser algo así como un referente universal en lo que se refiere a muñecajos de juguete, todo el mundo los tiene en casa, y puede hacer su peliculita en cuestión de minutos con esa cámara digital que, del mismo modo, cada uno tenemos en casa con la misma naturalidad con que antaño teníamos tenedores. Además, el LEGO es un objeto extraordinariamente pop. Por eso hay legión de ellas, y en Internet se pueden ver y disfrutar miles, literalmente, de ejemplos. Y desde mi punto de vista, todas tienen su encanto. Claro que la cosa va en gustos. No son especiales por su cantidad, ni tampoco por su calidad (hay de todo), sino por esa triple condición nostalgia + pop + accesibilidad, llevada al cine de animación diminuto. El resultado, pues una cosa muy bonita.

LEGO es una marca danesa de juguetes, que toma su nombre de la expresión “leg godt”, que significa “juega bien”, y que fue creada por el joven carpintero Ole Kirk Christiansen. Inventó este pasatiempo para niños a principios de los años 30, tal y como nos cuenta la wikipedia, en parte llevado por el azar. Cabe añadir que parte de la magia y simplicidad que tienen es que todas y cada una de las piezas se pueden ensamblar unas con otras, y con ellas se puede montar absolutamente de todo.


Legohistoria y Legonostalgia
----------------------------


La compañía funciona de maravilla a día de hoy, tras pasar algún período de vacas flacas a principios de los años noventa, y arrastrando deudas casi hasta nuestros días. Pero ha sabido modernizarse ampliando progresivamente su catálogo, dirigido ahora también a los más pequeños con piezas a su escala (Duplo) y a los más inquietos adolescentes que se resisten a abandonar LEGO, poniendo en el mercado juguetes con motor, luces y sonido (Bionicle, Mindstorms).

Pero lo más interesante, volviendo a los muñequitos clásicos, es que han ido incorporando nuevas fases, nuevas colecciones o temáticas para los personajillos, que originalmente vivían en el presente y tenían vehículos, edificios y accesorios de las profesiones más comunes, como modernos cosmopolitas, y actualmente se les han unido aventureros, astronautas, medievales, samurais, ninjas, piratas, alienígenas, jugadores de la NBA, cazadores de dinosaurios y un largo etcétera. Y a alguien con gran visión comercial se le ocurrió aunar los esfuerzos de la compañía juguetera con las más exitosas licencias de Hollywood, y así tenemos también modelos de LEGO basados en Star Wars, Harry Potter, Spiderman, Alien vs. Predator o El Señor de los Anillos.


De este modo, LEGO se ha convertido en una empresa que vende universos, diseñados a la medida del consumidor. Para llevarse su parte del pastel, en una sociedad en la que los/as niños/as cada vez juegan menos con objetos analógicos, y con tanta competencia, han multiplicado y especializado el producto de una forma alarmante, casi ridícula, y seguirán haciéndolo vistos los resultados. A mí esto me parece un poco triste. En primer lugar, porque ya no soy tan niño, y ya no juego con mis LEGO. Por lo tanto, no puedo medir la ilusión que causa para un niño poder comprarse una caja con la Estrella de la Muerte repleta de soldados imperiales, o el castillo de Hogward's para ensamblar. Pero desde luego, que yo recuerde, lo bonito de los LEGO era que si querías llevarles al espacio les construías una nave con las mismas piezas con las que habías hecho el fueraborda; si querías tener un LEGO Silvester Stallone, le pintabas una cinta roja en el pelo y le guardabas sin desmontarle jamás, no como al resto; y si querías montarte una película a lo Peter Jackson, simplemente te la imaginabas, y eso era lo fabuloso de este invento, y la razón por la que tantos pedagogos e incluso matemáticos lo han alabado en el pasado. Pero en fin.

Al menos queda un resquicio de serenidad (muy friqui, eso sí) y nostalgia dentro del mundo de los amantes de LEGO, en su mayoría adultos: la customización, tunneado o, como se ha dicho toda la vida, manipulación manual y pintarrajeo de los muñecos para convertirlos en lo que uno desee. De esto también hay muchos ejemplos en Internet, pero me gusta especialmente este lugar (que ya enlacé hace tiempo a los amigos de Oink!), y que se trata de versiones de superhéroes y dibujos animados hechas a partir de muñecos LEGO modificados. En la Red hay muchísimas páginas interesantes para el fan de LEGO, pero no es éste un artículo sobre enlaces o netzapping, sino sobre cine (?), y además el aficionado a los bloques ya conocerá lugares como el MoMA de LEGO, las decenas de páginas con fotografías de cubos de plástico, la afición a construir objetos y estatuas de tamaño natural con cubos LEGO, las maquetas de lugares reales, el arte LEGO en dos dimensiones, etc. Y el que no los conozca, que vaya a los buscadores.


Legopíxeles y Legofotogramas
----------------------------


Este devenir de la marca, en el momento de exploitation multimedia que vivimos, inevitablemente ha tenido pronto su traslación al cada vez más importante mundo de los videojuegos (se dice que el año pasado dio más dinero que el cine, sin ir más lejos), visto que los muñequitos con botón en la cabeza quedan estupendamente convertidos en píxeles. Hay al menos un pack para cada universo, llevándose la palma la licencia de Star Wars.

Y por supuesto, tenemos las brickfilms, el mundo del que hablábamos al principio, y que lo monopolizará hasta que termine. La conversión de los muñecos LEGO en actores, su lanzamiento a Hollywood. La conjunción de LEGO con animación stop-motion como un género en sí mismo.

Al hablar de películas LEGO o brickfilms, cabe separar aquellas que están rodadas enteramente en stop-motion, de las películas en 3D por ordenador, pero cuyos personajes son estos muñequitos desmontables y los decorados son bloques, y que siguen la estela de los videojuegos. Tal es el caso de esta impresionante recreación de Batman. Pero nos centraremos en las primeras.

También aquí habría que separar el grano de la paja. Hay algunas películas que están hechas con muy pocos medios (un muñequito, una mesa y una cámara digital), que podrías hacer tú en cinco minutitos. Pero como decía casi al principio, en todas encuentro mucha pasión e imaginación. He visto decenas de ellas, guiado por los premios recibidos y los comentarios más entusiastas de los foros especializados. Le he grabado un CD para cuando mi hermano pequeño vuelva de vacaciones, con cerca de 40 honrosas películas, y le voy a hacer una carátula y contracarátula colorista y pop. He navegado hasta la extenuación durante unos días, buscando piezas, tecleando en Google casi todas las palabras del diccionario en varios idiomas, acompañadas de la palabra LEGO, para asegurarme de que no me quedaba ninguna obra sin escudriñar. A estas alturas he visto más películas hechas con muñecajos con un tumor en forma de aspirina sobre la cabeza, que películas de acción real. A continuación he creado mi propio avatar LEGO, mirándome al espejo esta tarde, pero dotándole de la erudición y la sapiencia comprimida de todos los contertulios que han pasado por el programa de Garci. Le he expuesto a la misma tortura, con pinzas sobre los párpados y chorreándole suero sobre los ojos. Luego he compartido impresiones durante horas con mi avatar (al que he llamado Legobulax en un derroche de imaginación). Y terminado este proceso, me veo con capacidad para montar, a partir de la próxima entrega, mi propio:

Festival de cine LEGO, el próximo post de FRUNOBULAND

Las películas de ladrillos son de todo menos un ladrillo. Lo que me recuerda que el cielo está enladrillado, quién lo desenladrillará, el desenladrillador que lo desenladrille, buen desenladrillador será. Y el cielo está intarabantantincuntillado...

2 comentarios:

  1. I am totally nude come see me. Take a bit for all pics and movies to load.

    Why do I do this I like to make men blow their jiz in their pants.

    Visit me.裸体

    ResponderEliminar
  2. Blog agréable.

    Je devrai revenir plus tard.

    ResponderEliminar